A614

En este etapa, el niño va madurando y consolidando todo lo aprendido, con una gran madurez de la motricidad gruesa: anda solo, puede hacerlo de costado y hacia atrás, e incluso arrastrando un juguete con ruedas. Puede correr y sabe sentarse solo en una sillita, aunque con dificultad. También puede agacharse y coger un juguete sin caerse. A partir de esta edad, el niño consigue mantener el equilibrio.

Al final de esta etapa, el niño es capaz de jugar estando en cuclillas, de chutar la pelota dándole patadas sin apoyo o lanzarla con las manos sin caerse. Utiliza las manos con independencia. Sabe quitarse la ropa (no desabrochar botones). Si le damos una cuchara, sabe comer y con un lápiz imita trazos, primero verticales y posteriormente horizontales.

También desarrolla la capacidad de realizar el juego simbólico. Es decir, puede imaginarse que una piedra es un avión y hacer que se desplace por el aire. Éste es un hito importante, porque descubre que unos objetos pueden representar a otros sin necesidad de que éstos estén presentes. Este tipo de pensamiento es el precursor del razonamiento abstracto. Además, inicia el nombramiento de objetos dibujados, une dos palabras, es decir, inicia la frase, utiliza la palabra “no” y sabe señalar algunas partes de su cuerpo.

HERRAMIENTAS PARA TU BEBÉ
baby-growth-chart

Tabla de crecimiento del bebé

¿Quieres hacer un seguimiento del crecimiento de tu pequeño? Controla su estatura, peso y la circunferencia de su cabeza en comparación con la media gracias a nuestra sencilla herramienta.

What is your child*
Este campo es obligatorio

Este campo es obligatorio

Este campo es obligatorio

Este campo es obligatorio

Este campo es obligatorio

*Información de la última vez que mediste a tu bebé. **Fuente: Organización Mundial de la Salud

Actividades de estimulación de 18 a 24 meses

  • Poned obstáculos pequeños por el suelo e incitad al niño a que los pise para que aprenda a caminar sobre distintas superficies.

  • Coged al niño de la mano y andad deprisa, dando zancadas o pasos largos, corriendo y yendo muy despacio, de forma alterna. Se puede hacer el mismo juego pero gateando.

  • Jugad a la pelota: chutádsela y pasádsela con las manos de forma que tenga que perseguirla para alcanzarla. Animadle a que os la chute, ahora ya con mayor perfección que en etapas anteriores.

  • Si el niño está sentado en el suelo, podéis darle una pelota o un globo para que los tire dentro de un cesto.

  • Dadle una escoba para que juegue imaginando que es un caballito.

  • Invitadle a recoger los juguetes del suelo agachándose y sin soltar vuestra mano.

  • Enseñadle a subir escaleras y a bajarlas apoyando los dos pies en el mismo escalón.