Molestias del tercer trimestre del embarazo

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

Molestias del tercer trimestre del embarazo

Ya estás en la recta final. Tu abdomen aumenta de tamaño cada día, a medida que va creciendo tu pequeño dentro del útero. Estás más cerca que nunca de ver a tu bebé, pero es probable que todavía tengas que soportar algunos dolores nuevos antes de dar a luz.

El aumento del peso y de la presión trae sus propias molestias, como la falta de aire y los problemas digestivos. Lo más probable es que estas indisposiciones desaparezcan nada más dar a luz, pero hay cosas que puedes hacer ahora para que los últimos meses de tu embarazo sean lo más fáciles posible.

Falta de aire.

Debido al aumento de tamaño del útero en el abdomen, con la consiguiente presión sobre el diafragma, puede que te resulte más difícil respirar. Quizás notes que no puedes subir un tramo de escaleras sin jadear. Lo mejor que puedes hacer es tomártelo con calma e intentar no acalorarte.

Algunas mujeres también tienen problemas para respirar cuando están tumbadas. En este caso, trata de dormir un poco incorporada, rodeada de almohadones que te sirvan de apoyo. La falta de aire durante el último trimestre casi siempre es normal, pero si estás preocupada, habla con tu médico.

Ardor de estómago e indigestión.

Estas dos indisposiciones estomacales están relacionadas y suelen presentarse en el tercer trimestre. Para algunas mujeres, ésta es la primera vez que tienen problemas digestivos y les sorprende mucho. ¿Por qué ahora? Durante el embarazo todo el sistema gastrointestinal se ralentiza.

En consecuencia, los músculos del estómago y el esófago (el tubo que va de la boca al estómago) se relajan. Esto permite que los ácidos digestivos, que normalmente permanecen en el estómago, suban por el esófago hacia la boca. Estos ácidos crean una sensación de ardor en la garganta y dejan un horrible sabor a comida rancia y agria.

Para prevenir el ardor de estómago y la indigestión, prueba a aplicar las siguientes recomendaciones:

  • Haz comidas pequeñas y frecuentes. De este modo, los ácidos del estómago se mantendrán ocupados en digerir, en lugar de subir por la tráquea.
  • Evita las comidas grasas.
  • Mantente vertical después de comer (la gravedad ayuda). Y no hagas tu última comida justo antes de irte a dormir.
  • Mastica chicle para quitarte el sabor amargo de la boca.
  • No tomes ningún medicamento comercial, como los antiácidos, sin consultar previamente con tu médico.

Artículo realizado por la Dra. Margaret Comerford Freda y el Dr. Jim Thornton.

Tal vez te interese: