Tercer trimestre de embarazo

Has llegado al último tramo del viaje. Este es el trimestre más emocionante del embarazo, ya que dentro de poco tendrás a tu recién nacido en brazos. Sigue leyendo para saber cómo se desarrollará el feto en el tercer trimestre, cuáles son los síntomas más habituales y qué cosas debes hacer antes de la llegada del bebé.

¿Cuánto dura el tercer trimestre?

Oficialmente, el tercer trimestre abarca desde la semana 28 hasta la semana 40 de embarazo, por lo que dura unas 13 semanas. Sin embargo, en la vida real termina cuando nace el bebé. Cuando se alcanzan las 39 semanas, se considera que el embarazo ha llegado a término. Algunas madres se ponen de parto un poco antes y otras deben esperar incluso a la semana 42. De hecho, solo un pequeño porcentaje de bebés nacen en la fecha de parto prevista, ya que la mayoría lo hacen durante las dos semanas anteriores o posteriores. Algunos bebés nacen antes de la semana 37, lo que se conoce como parto prematuro. Al comenzar el tercer trimestre es importante saber cuáles son las señales de parto prematuro por si tu pequeño decide llegar antes de tiempo.

Tercer trimestre de embarazo: desarrollo del bebé

En el tercer trimestre de embarazo el bebé sigue creciendo a un ritmo rápido. De hecho, aumentará la mitad de su peso al nacer durante estos últimos meses. Cuando nazca, tu pequeño pesará entre 2,5 y 4 kg y medirá entre 45 y 50 cm. Sigue leyendo para saber más sobre el peso medio del bebé al nacer. Dado que tu hijo acumula grasa bajo la piel, cada vez se parece más al bebé que conocerás al nacer. En la semana 36 habrá crecido tanto que tendrá muy poco espacio para moverse durante el resto del embarazo. Aquí tienes otros hitos de desarrollo del feto en el tercer trimestre:

Semana 28: ojos abiertos

En la semana 28 de embarazo el bebé puede abrir o cerrar los ojos e incluso percibir los cambios de luz.

Semana 30: caída del vello

Durante el segundo trimestre el bebé desarrolla una capa de vello fino por todo el cuerpo, que se denomina lanugo. Lo más probable es que desaparezca antes de dar a luz. Sin embargo, no debes sorprenderte si algunas zonas de su cuerpo están cubiertas de vello al nacer, ya que es muy normal en algunos niños. A diferencia del lanugo, la mayoría de los bebés nacen con vérnix, que es la capa de grasa que protege su piel. En esta semana del embarazo también es posible que a tu hijo comience a salirle pelo en la cabeza.

Semana 31: control de la temperatura corporal

El cerebro del bebé madura rápidamente esta semana. Ya puede regular su temperatura corporal, por lo que no dependerá de la temperatura del líquido amniótico para estar cómodo. El contacto piel con piel tras dar a luz también es fundamental para regular su temperatura corporal una vez salga al mundo exterior.

Semana 34: posición con la cabeza hacia abajo

En la semana 34 de embarazo (o poco tiempo después) tu pequeño intentará colocarse en una posición con la cabeza hacia abajo. Esto indica que se está preparando para su llegada. Si no está en esa posición cuando se aproxime el final del tercer trimestre (por ejemplo, si está de nalgas), el médico puede recomendar girarlo o hacer una cesárea.

Semana 39: embarazo a término completo

Cuando se alcanzan las 39 semanas, se considera que el embarazo ha llegado a término. No obstante, el bebé seguirá creciendo. Los órganos principales, como los pulmones y el cerebro, seguirán desarrollándose durante los próximos años. Sea como sea, ya está preparado para salir al mundo exterior.

Imágenes de desarrollo del feto semana a semana

desarrollo fetal tercer trimestre

¿Qué te espera durante el tercer trimestre?

A continuación, te mostramos algunas de las cosas que sucederán durante el tercer trimestre:

  • Hacerte revisiones y pruebas. El medico te informará de las pruebas y revisiones específicas que debes hacerte durante el tercer trimestre. Por ejemplo, te ofrecerá la prueba del estreptococo grupo B, que es una prueba rutinaria para comprobar si tienes esta bacteria en tu organismo y recetarte tratamiento en caso de que vayas a tener un parto vaginal.

  • Asistir a la fiesta del bebé. Tómate el tiempo necesario para disfrutar de este maravilloso evento, ya que demuestra el amor que tus seres queridos sienten por ti y por tu pequeño. Una vez terminada, envía notas de agradecimiento por los regalos recibidos y habla con la persona encargada de organizarla. Si todavía no has terminado la lista de regalos, echa un vistazo a esta lista.

  • Tener «síndrome del nido». A medida que se aproxima la fecha del parto, es posible que sientas la necesidad de preparar tu casa para el bebé. Centra tu energía en dar los últimos retoques a su habitación, lavar la ropa, colocar la sillita el coche o preparar algunas zonas concretas antes de dar a luz. Algunas madres también aprovechan este tiempo para limpiar, hacer reparaciones o preparar comida que luego puedan congelar.

  • Controlar los movimientos fetales. Si el médico te pide que cuentes los movimientos del bebé, sigue sus indicaciones. También hay herramientas en Internet que pueden ayudarte. Pregúntale cuándo debes ponerte en contacto con él si crees que hay un problema.

  • Estar atenta a las señales de parto. Aunque puedes ponerte de parto en cualquier momento, lo más probable es que ocurra entre las semanas 38 y 42. Presta atención a cualquier señal de parto, como el descenso del bebé por la pelvis, la expulsión del tapón mucoso, la rotura de aguas o el aumento de contracciones. En Internet hay tablas de seguimiento de las contracciones que puedes utilizar. Si crees que te has puesto de parto, llama al médico.

  • Leer sobre el parto y el nacimiento del bebé. Tanto si piensas tener un parto vaginal como por cesárea, debes informarte sobre qué puede ocurrir en ambos casos. A continuación, te dejamos una serie de artículos muy útiles:

  • Elegir el nombre del bebé. Pronto conocerás al bebé y tendrás que tomar una decisión respecto a su nombre. Si todavía estás buscando inspiración, echa un vistazo a nuestra lista de mil nombres de niños o mil nombres de niña. Si te gustan varios, pero te cuesta decidirte, puedes organizar una reunión con tu familia para escoger el nombre del bebé.

  • Considerar los nombres compuestos. Si quieres ponerle un nombre compuesto a tu pequeño, puedes consultar artículos en Internet en caso de necesitar más inspiración.

  • Descansar. Te recomendamos reservar energía para el parto, el nacimiento y el cuidado del recién nacido. Si el tiempo lo permite, puedes dar un paseo al aire libre varias veces por semana. El aire fresco te sentará bien, mejorará la circulación de la sangre y reducirá el estrés. Pide a tus seres queridos que te ayuden con los recados de última hora y regálate un poco de tiempo para ti. ¡Te lo mereces!

Tercer trimestre de embarazo: síntomas

Estos son algunos de los síntomas más comunes durante el tercer trimestre de embarazo:

  • Falta de aire. Respirar puede resultar difícil, ya que el útero aumenta de tamaño y presiona el diafragma. Es probable que no seas capaz de subir un tramo de escaleras sin cansarte. Lo mejor es tomártelo con calma, moverte más despacio y ponerte de pie o sentarte con la espalda recta para que los pulmones tengan más espacio. Si tu respiración cambia drásticamente, tienes tos o te duele el pecho, consulta al médico inmediatamente. Una vez que el bebé descienda hacia la pelvis como preparación al parto, la presión en los pulmones desaparecerá y podrás respirar mejor.

  • Necesidad frecuente de orinar. Es posible que debas orinar con más frecuencia en las últimas semanas de embarazo. Esto se debe a que, a medida que el bebé desciende hacia la pelvis, presiona la vejiga. También puedes tener algunas pérdidas de orina, sobre todo al reírte, estornudar, agacharte o levantar algo de peso. Si esto te resulta molesto, usa un salvaslip. Si observas un chorro o un goteo de líquido constante, podría ser la rotura de aguas, que indica que el parto está empezando.

  • Pies y tobillos hinchados. Muchas madres notan hinchazón en los tobillos y los pies (conocida como edema) debido a la retención de líquidos, los cambios hormonales y el aumento de peso. Pon las piernas en alto siempre que puedas y sumerge los pies en agua fría para aliviar las molestias. Tal vez tengas que comprarte unos zapatos más grandes para ir más cómoda.

  • Picor en la piel. A medida que la tripa crece, es posible que empiece a picarte, ya que la piel se estira y se seca. Te recomendamos aplicar crema hidratante en la zona y mantenerte hidratada.

  • Dolor en las encías y problemas dentales. Si tienes sensibilidad en las encías es normal que se hinchen o sangren al cepillarte los dientes o usar hilo dental. Enjuagarte con agua salada y usar un cepillo más suave pueden ayudarte con este problema. Los cambios hormonales provocan que los ligamentos se aflojen, incluidos los que mantienen los dientes en su sitio, por lo que quizás notes los dientes más sueltos. Según los expertos, es poco probable que se te caigan por este motivo. Además, esa sensación suele desaparecer después del parto. Usa hilo dental a diario, cepíllate dos veces al día y acude a las revisiones con el dentista.

  • Contracciones de Braxton Hicks. En el tercer trimestre (o incluso antes) puedes sentir falsas contracciones, conocidas como contracciones de Braxton Hicks o de práctica. Son útiles para tu cuerpo, ya que ayudan a los músculos a prepararse para el parto. Las contracciones de Braxton Hicks son leves al principio, como una tensión del abdomen, pero pueden volverse más dolorosas a medida que se acerca la fecha del parto. En resumen, las contracciones de Braxton Hicks son irregulares y desaparecen al cambiar de posición, mientras que las contracciones de parto reales se vuelven más regulares con el tiempo y no desaparecen.

PREGUNTAS FRECUENTES

  • El parto es único para cada madre, pero la señal principal de que se acerca son las contracciones regulares. También puedes romper aguas o expulsar el tapón mucoso.

  • Sí, es completamente normal. Muchas mujeres se sienten más cansadas en el tercer trimestre que en el segundo. Tu cuerpo se esfuerza por mantener al bebé sano y la tripa impide que duermas bien por las noches.

  • No todo el mundo gana la misma cantidad de peso durante este tiempo. Depende del peso antes del embarazo, el tipo de cuerpo, la salud en general y de si vas a tener más de un bebé. Por ejemplo, en el tercer trimestre puedes engordar aproximadamente medio kilo por semana.

  • El tercer trimestre abarca desde la semana 28 hasta el nacimiento del bebé. Se considera que el embarazo ha llegado a término al inicio de la semana 39. La mayoría de los bebés nacen en las dos semanas anteriores o posteriores a la fecha de parto prevista.

  • Según los expertos, solo 1 de cada 20 bebés nace exactamente en la fecha de parto prevista. La mayoría lo hacen durante las dos semanas anteriores o posteriores.

    La fecha de parto que indica el médico o se obtiene mediante una calculadora de fecha de parto es una estimación general de cuándo nacerá tu pequeño.

Tercer trimestre de embarazo: cosas que debes hacer

En el tercer trimestre te recomendamos centrar la energía en las tareas previas al parto. Recuerda descansar a menudo y no excederte. Tres meses antes:

  • Busca información sobre lo que te espera en nuestros artículos sobre el embarazo semana a semana.

  • Pregunta al médico cuáles son las vacunas que debes ponerte este trimestre, incluida la vacuna contra la tosferina, la difteria y el tétanos.

  • Pregunta al médico si tienes un riesgo alto de padecer preeclampsia, que es un trastorno de la tensión arterial. De ser así, busca cuáles son los síntomas.

  • Pregunta al médico cuánto tiempo puedes seguir trabajando.

  • Asiste a una clase de preparación al parto con tu pareja. Aprenderás opciones de alivio del dolor, técnicas de relajación y ejercicios de estiramiento. Además, tu pareja aprenderá lo importante que es en todo este proceso. El médico puede recomendarte opciones en tu zona.

  • Lee todo lo que puedas sobre el parto y el cuidado del bebé. De este modo, reducirás la ansiedad y te prepararás para lo que está por venir.

  • Regístrate con antelación en el hospital o la clínica de maternidad. Si no estás segura de cómo hacerlo, pregunta al médico.

  • Compra y coloca la sillita del bebé en el coche para que puedas volver a casa desde el hospital o ir a otros sitios.

  • Recopila información sobre los pediatras de tu zona y lee nuestros consejos sobre cómo encontrar el adecuado.

  • Compra productos de primera necesidad para no tener que hacer compras grandes justo antes del parto o en las primeras semanas de vida del bebé.

  • Si quieres elaborar un plan de parto, comenta tus opciones y preferencias con el médico.

  • Busca información sobre guarderías y canguros para estar preparada cuando llegue el bebé.

  • Piensa cómo anunciarás que tu pequeño ya ha nacido. Lo ideal es que solo te quede añadir la fecha de nacimiento, el nombre y una fotografía en este punto.

  • Si tienes más hijos, prepáralos para la llegada del bebé.

  • Considera si quieres almacenar la sangre del cordón umbilical y comenta tus preferencias al médico.

Dos meses antes:

  • Sigue acudiendo a las visitas prenatales para que el médico controle tu evolución y la del bebé a medida que se acerca la fecha del parto.

  • Averigua qué opciones tienes para aliviar el dolor durante el parto. Un ejemplo es la epidural, pero también hay otras opciones no médicas. Comenta tus preferencias al médico y tu pareja. Si quieres tener un parto natural (es decir, un parto sin apenas intervención médica), investiga opciones de alivio del dolor y posiciones de parto. Interésate también por las técnicas que ofrece el hospital, como parto con bañera o pelota.

  • Si es posible, visita el hospital o la clínica de maternidad.

  • Planifica, practica y cronometra la ruta que vas a seguir para llegar al hospital o la clínica de maternidad.

  • Piensa quién quieres que te acompañe durante el parto y comenta tus preferencias con tu pareja. Abarca detalles como quién cortará el cordón umbilical.

  • Ten preparada la bolsa que llevarás al hospital por si tu pequeño llega antes de lo previsto. Haz una lista de todo lo que solo puedes añadir en el último momento (por ejemplo, el teléfono o el cargador) y ponlo encima de la bolsa como recordatorio.

  • Asiste a más clases. Pueden ser sobre cuidado del bebé, reanimación cardiopulmonar infantil o lactancia materna.

  • Si quieres darle el pecho al bebé y te gustaría contar con una asesora de lactancia, este es un buen momento para buscar información.

  • Termina de planificar y decorar la habitación del bebé.

  • Escribe notas de agradecimiento por los regalos recibidos en la fiesta del bebé.

  • Ve algunos vídeos gratuitos de preparación al parto en Internet.

  • Consulta reseñas de otros padres sobre los mejores productos para bebés. No es necesario que te estreses por tenerlo todo listo ahora, ya que puedes seguir comprando lo que necesites una vez que llegue el bebé. Eso sí, asegúrate de tener la cuna, la sillita para el coche, la ropa y los pañales.

  • Según en qué consista tu trabajo, puedes empezar a organizarte para que tus compañeros sepan qué cosas hay que hacer mientras estás de baja por maternidad. Habla con tu empresa sobre los trámites para obtener la baja por maternidad.

Un mes antes:

  • Pregunta al médico si te hará más revisiones cuando se acerque la fecha de parto y, de ser así, cuándo serán.

  • Pregunta al médico si puedes contratar un fotógrafo o videógrafo para el nacimiento del bebé. También debes consultarlo con el hospital o la clínica de maternidad, ya que es posible que esté prohibido grabar en algunas instalaciones. Si quieres hacerle a tu bebé una sesión de fotos, organízala en los días posteriores a su nacimiento.

  • Considera poner una funda impermeable al colchón por si rompes aguas durante la noche.

  • Lava todo lo que vaya a usar el bebé y organiza la ropa por tallas para encontrar lo que necesitas más fácilmente.

  • Compra pañales y toallitas, como los pañales Dodot y las toallitas Dodot Sensitive. Te recomendamos tener varias tallas de pañales (por ejemplo, tallas 0, 1 y 2) para cuando llegue el bebé, sea cual sea su talla.

  • Limpia y desinfecta todo lo que vaya a estar cerca del bebé, como la sillita para el coche, la cuna y los biberones.

  • Prepara algunas comidas y congélalas.

  • Si tus amigos o familiares se han ofrecido a echarte una mano ahora o después del parto, acepta su ayuda. Tanto si van a cuidar de tus hijos mayores como hacer la compra, harán que estos días sean más fáciles para ti.

  • Piensa quién cuidará de tus hijos mayores o mascotas durante el parto y la estancia en el hospital.

  • Busca información sobre el periodo de recuperación posparto para saber qué te espera en las semanas y meses posteriores al nacimiento de tu bebé.

  • Regístrate en la aplicación Dodot VIP para obtener recompensas por los pañales y las toallitas que compres.

  • Baja el ritmo y exígete menos. Es probable que pase un tiempo antes de que puedas volver a relajarte.

  • Si quieres obtener más información sobre el embarazo, regístrate aquí:

¿Cómo hemos escrito este artículo?
La información de este artículo se basa en los consejos de expertos y se extrae de fuentes médicas y gubernamentales fiables, como la American Academy of Pediatrics y el American College of Obstetricians and Gynecologists. A continuación, encontrarás una lista completa de las fuentes utilizadas para la redacción de este artículo. El contenido de esta página no debe reemplazar el consejo médico de un profesional. Consulta a un profesional médico para obtener un diagnóstico y tratamiento completos.