Segundo trimestre de embarazo

Para muchas madres el segundo trimestre es la fase más agradable del embarazo. Probablemente las náuseas matutinas habrán disminuido y la tripa no te molestará todavía. De hecho, puede que incluso sientas más energía. Sigue leyendo para saber cómo se desarrollará el feto en el segundo trimestre y qué te espera en las próximas semanas.

¿Cuánto dura el segundo trimestre?

El segundo trimestre abarca desde la semana 14 hasta la semana 27 de embarazo (es decir, unos 3 meses y medio).

Segundo trimestre de embarazo: desarrollo del bebé

En el segundo trimestre de embarazo el bebé seguirá desarrollándose como en el primer trimestre. Pasará de tener el tamaño de una nectarina al de una coliflor. Este estirón será más visible desde el exterior, ya que tu tripa aumentará de tamaño. Cada semana de embarazo aporta algo nuevo. Aquí tienes algunos de los aspectos más destacados en el segundo trimestre:

Semana 14: reflejo de succión

En torno a la semana 14 de embarazo tu pequeño desarrollará el reflejo de succión, por lo que es normal que empiece a chuparse el dedo cualquier día de estos.

Semana 16: movimientos

Entre las semanas 16 y 18 de embarazo (o poco después) notarás un ligero aleteo en la tripa cuando tu pequeño se gire en el saco amniótico. Esta sensación recibe el nombre de movimientos fetales. Si este es tu primer embarazo, es posible que tardes más en detectar las sensaciones de movimiento. Sin embargo, si ya has tenido hijos antes, las identificarás antes. Esta es solo una de las muchas formas en la que un segundo embarazo puede ser diferente del primero. Las patadas y los movimientos del bebé suelen ser más fuertes a partir de la semana 19. Tu pequeño está creciendo, pero todavía tiene mucho espacio para moverse. Esto es bueno, ya que durante el tercer trimestre no tendrá tanta suerte.

Semana 17: capa blanquecina protectora

Las glándulas de la piel del bebé comenzarán a producir una sustancia grasa llamada vérnix, que cubrirá su cuerpo y actuará como una barrera impermeable protectora.

Semana 22: cejas

¿Te has fijado? Esos pequeños mechones de pelo fino sin pigmento son las cejas de tu hijo. Aunque sus párpados seguirán unidos durante unas semanas más, ya mueve los ojos.

Semana 23: respuesta a los sonidos

Los oídos del bebé ya se habrán desarrollado, por lo que es posible que se mueva si escucha un ruido fuerte o el sonido de tu voz. En este punto te recomendamos cantarle o ponerle música. También puedes hablarle y contarle lo que estás haciendo.

Semana 27: sonrisas

La primera sonrisa del bebé podría aparecer en cualquier momento, ya que suelen practicar esta acción a partir de la semana 27 de embarazo. Normalmente sonríen mientras están dormidos, a menudo durante el sueño de movimientos oculares rápidos (MOR).

Imágenes de desarrollo del feto semana a semana

desarrollo fetal segundo trimestre

¿Qué te espera durante el segundo trimestre?

A continuación, te mostramos algunas de las cosas que sucederán durante el segundo trimestre:

  • Notar la tripa. Cada embarazo es diferente, pero es posible que la tripa aumente de tamaño a principios de este trimestre. Es un buen momento para leer más sobre cuándo comenzará a notarse.

  • Anunciar el embarazo. Aunque algunas personas ya lo hayan adivinado, muchas otras no sabrán todavía que estás embarazada. Busca en Internet formas divertidas y creativas de compartir la noticia cuando te sientas preparada.

  • Averiguar el sexo del bebé (si quieres). Entre las semanas 18 y 20 de embarazo te harán una ecografía para comprobar la salud de tu hijo. Durante el procedimiento el médico podrá diagnosticar problemas de la placenta, como la placenta previa. Además, puedes preguntarle el sexo del bebé si quieres saberlo.

  • Organizar una fiesta para revelar el sexo del bebé. Si quieres revelar el sexo del bebé a tus familiares y amigos de una forma especial, puedes organizar una fiesta. Son una buena forma de reunir a tus seres queridos para que todos se enteren al mismo tiempo. ¿No sabes cómo hacerlo? Tranquila, hay muchos recursos en Internet para inspirarte.

  • Hacerte pruebas y revisiones. Durante el segundo trimestre seguirás con tus cuidados prenatales habituales. En las revisiones el médico comprobará la altura del fondo uterino, que es la distancia entre el hueso púbico y la parte superior del útero. Este valor permite evaluar el tamaño y el ritmo de crecimiento del bebé. Si tienes riesgo de padecer algunas enfermedades, como la diabetes gestacional, el médico te recomendará otras pruebas.

  • Comprar un sujetador de maternidad. En este trimestre la tripa y los pechos crecerán bastante. De hecho, pronto tendrás que usar ropa de maternidad o camisetas y pantalones anchos. No te extrañes si también necesitas una talla más de sujetador. Te recomendamos pedir ayuda a un profesional para que te indique una talla adecuada. Si te duelen los pechos, busca información sobre cómo aliviar las molestias de los pechos y consulta al médico.

  • Tener más energía. Durante el segundo trimestre es posible que tengas más energía, lo que puedes aprovechar de muchas maneras. Sigue con tu rutina de ejercicios (aunque deberás consultarlo primero con tu médico) o comienza a practicar un nuevo deporte, como caminar, nadar o hacer yoga prenatal. Empieza a preparar la habitación del bebé y elabora una lista de todos los artículos que vas a necesitar. También puedes irte de «luna de miel del embarazo». Sea cual sea la forma en la que decidas emplear tu energía, intenta no excederte y dejar tiempo para descansar.

  • Crear la lista de regalos. Aunque todavía queda mucho tiempo, es un buen momento para empezar a elaborar la lista de regalos de la fiesta del bebé. En Internet puedes consultar reseñas de otros padres sobre los mejores productos para bebés, pero no te olvides de echarle un vistazo a estos artículos imprescindibles para recién nacidos.

  • Aumentar las calorías. A pesar de lo que suele decirse, no es necesario que comas por dos. Normalmente las embarazadas solo deben ingerir unas 300 calorías adicionales al día, lo que equivale a un vaso de leche desnatada o medio bocadillo como parte de una dieta saludable. Sigue leyendo sobre el aumento de peso durante el embarazo y pide al médico que te aconseje según tu situación. También puedes utilizar nuestra calculadora de aumento de peso durante el embarazo para obtener información general basada en tu índice de masa corporal antes del embarazo.

NUESTRAS HERRAMIENTAS PARA EL EMBARAZO

Buscador de nombres para bebés

Filtrar por género:

NIÑA

NIÑO

Unisex

Filtrar por tema:

Tierno

Biblico

Flores

Literatura

Segundo trimestre de embarazo: síntomas

Aunque cada embarazo es único, estos son algunos de los síntomas más comunes del segundo trimestre:

  • Mareos. El embarazo produce cambios en la circulación, como la reducción del flujo sanguíneo hacia la parte superior del cuerpo y la cabeza. Esto puede hacer que te sientas un poco mareada. Túmbate de lado y mantente hidratada. Además, te recomendamos moverte despacio al cambiar de posición o ponerte de pie. Si estás preocupada, pide consejo al médico.

  • Dolor del ligamento redondo. Si sientes calambres en la zona de la ingle, lo más probable es que se deba al dolor del ligamento redondo. A medida que el útero crece, los ligamentos que lo mantienen en su sitio se estiran, lo que puede causar molestias. El dolor del ligamento redondo no suelen ser un motivo por el que preocuparse, pero debes consultar al médico si se vuelve más intenso o no desaparece. El dolor inguinal o abdominal durante el embarazo también puede ser una señal de complicaciones, por lo que el médico deberá descartar algo más grave. Otro síntoma que puede aparecer es el dolor de cadera y pelvis.

  • Cambios en la pigmentación de la piel. Durante el embarazo tu cuerpo produce más melanina, que es el pigmento que da color a la piel, por lo pueden aparecer manchas marrones en la cara (lo que recibe el nombre de cloasma) u oscurecerse los pezones. También puedes observar una línea oscura que va desde el pubis hasta el ombligo, llamada linea nigra. Todo ello tiende a desaparecer después de dar a luz.

  • Picor en la piel y estrías. A medida que el bebé crece y aumentas de peso, puedes notar picor en la piel o desarrollar estrías. No hay forma de evitar la aparición de estas últimas, pero te recomendamos usar crema hidratante para aliviar el picor.

  • Congestión nasal. ¿Tienes la nariz taponada y no puedes respirar bien? Esto se debe a que la hormona progesterona aumenta la circulación sanguínea a las membranas mucosas de la nariz, lo que provoca que se hinchen. Es una afección que se denomina rinitis del embarazo. Aunque no puedes hacer nada para que desaparezca, te recomendamos mantenerte hidratada, usar un humidificador o aplicar un poco de vaselina alrededor de las fosas nasales para que la zona se seque menos. Unas gotas o un enjuague con solución salina también son buenas opciones para aliviar los síntomas.

  • Calambres en las piernas. Algunas madres tienen calambres en la parte inferior de las piernas, normalmente por las noches. Haz estiramientos y mantente hidratada para evitarlos. Si sientes dolor agudo en las pantorrillas, masajea el músculo o date un baño con agua tibia.

  • Dolor en la zona lumbar. A medida que el útero crece y aumentas de peso, el centro de gravedad y la postura cambian, lo que ejerce más presión sobre la espalda. Hacer ejercicio y estiramientos, aplicar calor o utilizar una compresa fría pueden aliviar algunas molestias. Evita también estar de pie durante mucho tiempo.

  • Estreñimiento. La actividad de las hormonas y el crecimiento del bebé pueden provocar estreñimiento. Es un problema muy incómodo, pero beber mucha agua y comer fibra pueden resolverlo.

  • Amnesia del embarazo. Si te sientes un poco desconectada últimamente, es muy normal. Los expertos aún no saben si el embarazo tiene un impacto real en la memoria y la agudeza mental, pero debes saber que muchas otras madres están igual que tú. Utiliza la tablet o el móvil para crear listas y recordatorios. Sigue leyendo para saber más sobre la amnesia del embarazo y otros métodos de organización.

  • Volumen capilar. Durante el embarazo muchas madres observan un aumento del volumen y el crecimiento capilar. Es uno de los cambios físicos que más disfrutarás este trimestre.

PREGUNTAS FRECUENTES

Mientras estés cómoda y apoyada, no es necesario que te sientes de una manera determinada. Si vas a estar sentada durante mucho tiempo, siéntate en una silla ajustable con soporte para la parte inferior de la espalda o coloca un cojín detrás de ti. Para reducir la hinchazón de las piernas puedes utilizar un reposapiés u otra cosa que te permita tener las piernas en alto.

A medida que la tripa aumenta de tamaño, es posible que te cueste encontrar una posición cómoda para dormir. Estar tumbada bocabajo puede ser incómodo, mientras que dormir bocarriba hace que el peso del bebé recaiga sobre los músculos de la espalda y la columna vertebral. Por ello, la mejor posición para dormir es de lado y con las rodillas dobladas.

El segundo trimestre abarca desde la semana 14 hasta la semana 27 de embarazo.

Aunque algunos expertos recomiendan acostarse sobre el lado izquierdo para mejorar la circulación, también afirman que no pasa nada por girar sobre la espalda o el lado derecho mientras duermes.

Si por casualidad te das la vuelta y notas molestias, te despertarás y podrás volver al lado izquierdo.

Si te cuesta encontrar una posición cómoda para dormir, considera la posibilidad de comprar una almohada para embarazadas.

Puedes empezar a leerle a tu bebé en cualquier momento. De hecho, te sentirás más conectada con tu pequeño. Según los expertos, a partir de la semana 23 de embarazo el bebé responde a sonidos familiares como tu voz, así que no te sorprendas si tu pequeño se mueve a la hora del cuento.

Segundo trimestre de embarazo: cosas que debes hacer

  • Lee nuestros artículos sobre el embarazo semana a semana para saber más sobre el segundo trimestre.

  • En Internet hay muchos recursos que puedes consultar para hacer para anunciar el embarazo.

  • Considera comprar ropa elástica para estar más cómoda.

  • Apúntate cuanto antes a clases prenatales para asegurar tu plaza.

  • Pide cita para la ecografía del segundo trimestre, que suele realizarse entre las semanas 18 y 20.

  • Pregunta al médico qué pruebas genéticas se recomiendan en estas semanas. Piensa si la amniocentesis y la prueba de alfafetoproteína sérica materna son adecuadas para ti.

  • Pregunta al médico si necesitas una inyección de inmunoglobulina Rh. Puede que te la recomiende si en una analítica se ha visto que tu Rh es negativo.

  • Elabora una lista de las preguntas que tengas sobre el embarazo y el parto para plantearlas al médico en tu próxima revisión. También puedes preguntarle qué opciones tienes para el parto y el nacimiento del bebé.

  • Piensa en el lugar donde te gustaría dar a luz y si te gustaría redactar un plan de parto.

  • Empieza a hacer ejercicios de suelo pélvico. Echa un vistazo a nuestro artículo sobre ejercicios de Kegel.

  • Piensa en la posibilidad de contratar una doula (es decir, una persona de apoyo al parto). En ese caso, empieza a investigar qué opciones tienes.

  • Habla con tu empresa sobre la baja por maternidad si aún no lo has hecho.

  • Ponte en contacto con otras madres de tu zona o a través de Internet para crear una red de apoyo con otras personas que estén pasando por situaciones similares a las tuyas.

  • Empieza a buscar guarderías para cuando nazca tu bebé.

  • ¿Sigues buscando el nombre perfecto para tu bebé? Utiliza nuestro generador de nombres de bebé si necesitas inspiración.

  • Si no quieres saber el sexo del bebé durante la ecografía, puedes divertirte un rato con nuestro predictor chino de género.

  • Si te dan una la ecografía impresa, empieza con ella el primer álbum de fotos del bebé.

  • Si quieres obtener más información sobre el embarazo, regístrate aquí:

¿Cómo hemos escrito este artículo?
La información de este artículo se basa en los consejos de expertos y se extrae de fuentes médicas y gubernamentales fiables, como la American Academy of Pediatrics y el American College of Obstetricians and Gynecologists. A continuación, encontrarás una lista completa de las fuentes utilizadas para la redacción de este artículo. El contenido de esta página no debe reemplazar el consejo médico de un profesional. Consulta a un profesional médico para obtener un diagnóstico y tratamiento completos.