vitaminas para embarazadas

Es posible que tengas muchas preguntas sobre las vitaminas del embarazo. ¿Debes tomarlas? ¿Son necesarias? ¿Tienen efectos secundarios? Las respuestas a todas tus preguntas se encuentran en esta sección de preguntas frecuentes, así que sigue leyendo para saber más sobre las vitaminas del embarazo, cómo debes tomarlas, etc.

¿Qué son las vitaminas del embarazo?

Cuando estás embarazada, cambian la cantidad y el tipo de vitaminas y minerales que tu cuerpo necesita. Por eso, las vitaminas del embarazo son diferentes de las multivitaminas para adultos. Las vitaminas del embarazo contienen más hierro y ácido fólico, que son importantes para las embarazadas. A veces incluyen más ácidos grasos omega-3 y también pueden aportar calcio y vitamina D.

HERRAMIENTA DEL EMBARAZO

Calculadora de Aumento de Peso durante el Embarazo

Controla el aumento de peso recomendado durante tu embarazo semana a semana.
Este campo es obligatorio
Este campo es obligatorio
Este campo es obligatorio
Estoy embarazada de gemelos

¿Tengo que tomar vitaminas del embarazo?

Aunque una dieta saludable durante el embarazo puede mantenerte bien nutrida, a veces necesitas un poco de ayuda extra. En el embarazo, tu cuerpo necesita más hierro y ácido fólico que cuando no estás embarazada. Obtener una cantidad suficiente de estos dos nutrientes puede ser difícil solo con la dieta, y las vitaminas del embarazo ayudan a llenar ese vacío. Además, según algunos estudios, tomar vitaminas del embarazo también reduce el riesgo de que el bebé nazca con bajo peso.

Sin embargo, el hecho de tomar vitaminas del embarazo no significa que no sea importante comer de forma saludable y obtener una gran variedad de nutrientes. Puedes seguir leyendo sobre los alimentos saludables que debes tomar durante el embarazo para obtener los nutrientes que necesitas.

ARTÍCULO RELACIONADO

Embarazo saludable
Lo que no debes comer mientras estás embarazada

¿Cuáles son las mejores vitaminas del embarazo?

Puedes conseguir vitaminas del embarazo sin receta en la farmacia, pero también puedes pedir a tu médico que te recomiende la marca que te resulte más adecuada. Por lo general, las vitaminas del embarazo contienen:

  • Ácido fólico. El ácido fólico evita anomalías congénitas del tubo neural, que son alteraciones graves de la médula espinal y el cerebro.

  • Hierro. El hierro favorece el desarrollo y el crecimiento de tu bebé, y también ayuda a evitar la anemia, que es un número bajo de glóbulos rojos sanos.

  • Calcio. El calcio hace que tu bebé tenga huesos y dientes fuertes. Puedes leer más sobre el gran papel que el hierro y el calcio juegan en tu embarazo.

  • Vitamina D. Esta vitamina, junto con el calcio, fomenta el desarrollo de los huesos y los dientes de tu bebé, pero también es importante para ti, ya que la deficiencia de vitamina D es algo común entre las embarazadas.

Puedes beneficiarte de unas vitaminas del embarazo que también contengan:

  • Vitamina C

  • Vitamina A

  • Vitamina E

  • Zinc

  • Yodo

  • Cobre

Puedes tomar vitaminas del embarazo con DHA y otros ácidos grasos omega-3 que fomentan el desarrollo cerebral de tu bebé, especialmente si no comes pescado u otros alimentos ricos en esta sustancia.

Consulta a tu médico sobre la posibilidad de tomar vitaminas del embarazo y pregúntale antes de tomar cualquier tipo de suplemento nuevo.

¿Cuándo debo empezar a tomar vitaminas del embarazo?

Si estás intentando quedarte embarazada, es una buena idea tomar vitaminas del embarazo para asegurarte de que recibes suficiente ácido fólico. El tubo neural de tu bebé, que se convertirá en la médula espinal y el cerebro, se desarrolla durante el primer mes de embarazo, cuando puede que ni siquiera sepas que estás embarazada. Habla con tu médico si tienes alguna duda o preocupación.

¿Durante cuánto tiempo debo tomar vitaminas del embarazo?

Tomar vitaminas del embarazo durante todo el embarazo es una buena idea; sin embargo, es posible que tu médico te aconseje que sigas tomándolas incluso después de que nazca tu bebé. Las vitaminas del embarazo pueden ser especialmente beneficiosas si le estás dando el pecho a tu pequeño.

¿Las vitaminas del embarazo tienen efectos secundarios?

Algunas embarazadas pueden sentir náuseas después de tomar las vitaminas. Para evitarlo, toma las vitaminas con algo de comida o justo antes de acostarte.

A veces, el hierro puede provocar estreñimiento. Aquí tienes algunas formas de evitarlo:

  • Bebe muchos líquidos.

  • Añade más fibra a tu dieta.

  • Haz ejercicio, siempre y cuando tu médico lo autorice.

  • Habla con tu médico sobre otras opciones, como tomar un laxante.

Si sigues teniendo problemas con los efectos secundarios, habla con tu médico sobre alternativas. Puede que te recomiende otra marca o que te dé suplementos de ácido fólico, hierro o calcio con vitamina D.

¿Qué pasa si me cuesta tragar las pastillas de las vitaminas para embarazadas?

A veces, las vitaminas del embarazo son demasiado grandes y tragarlas puede resultarte difícil. Una alternativa es probar las vitaminas del embarazo masticables o en forma de gominola.

Obtener todos los nutrientes que necesitas es importante para tu salud y la de tu bebé. Mantener una dieta sana es una buena forma de obtener de forma natural las vitaminas y los minerales que necesitas, pero las vitaminas del embarazo pueden echarte una mano para que tu bebé tenga el mejor comienzo posible en la vida.

PREGUNTAS FRECUENTES

  • Durante el embarazo, necesitas una cantidad superior a la habitual de hierro, yodo y ácido fólico. Otros nutrientes importantes son el calcio, el zinc y las vitaminas A, C y D.

  • La vitamina B6 mejora considerablemente las náuseas, aunque no el vómito, en muchas embarazadas.

  • Durante el embarazo, la vitamina K es importante porque previene hemorragias en el feto.

¿Cómo hemos escrito este artículo?
La información de este artículo se basa en los consejos de expertos y se extrae de fuentes médicas y gubernamentales fiables, como la American Academy of Pediatrics y el American College of Obstetricians and Gynecologists. A continuación, se incluye una lista con las fuentes utilizadas para elaborar el artículo. El contenido de esta página no debe reemplazar el consejo médico de un profesional. Consulta a un profesional médico para obtener un diagnóstico y tratamiento completos