Movimiento fetal

Sentir que tu bebé se mueve por primera vez puede ser uno de los momentos más especiales del embarazo.

Si este es tu primer embarazo, puede que te preguntes cuándo comenzarás a notar esos primeros desplazamientos del bebé, llamados movimientos fetales, así como otros movimientos más pronunciados (por ejemplo, patadas). También es importante saber si debes realizar un seguimiento de los movimientos de tu peque. Sigue leyendo para averiguar todo esto y mucho más.

¿Qué es el movimiento fetal?

Aproximadamente en el quinto mes de embarazo empezarás a sentir los primeros desplazamientos de tu bebé, denominados movimientos fetales. Las mamás que han estado embarazadas antes pueden experimentarlos un poco antes, más o menos a las 16 semanas.

Ten paciencia si aún no has sentido nada. Cada embarazo es único, por lo que es posible que debas esperar un poco más. Por ejemplo, las mamás primerizas pueden sentir el movimiento un poco más tarde, en torno a las 18 semanas, o incluso varias semanas después.

Aunque tu peque ya lleve un tiempo moviéndose, comenzará a desarrollar y mover los músculos aproximadamente en el quinto mes, por lo que sentirás sus desplazamientos a medida que se acerque el ecuador del embarazo.

Conforme pasen las semanas, notarás el movimiento de formas mucho más pronunciadas. A continuación, te damos más detalles sobre el movimiento fetal a lo largo del embarazo.

Para saber más sobre el desarrollo semana a semana del bebé, echa un vistazo a nuestro calendario del embarazo.

¿Cómo son los movimientos fetales?

Los movimientos fetales pueden ser similares al aleteo de una mariposa o incluso un rugido en el estómago.

Si has estado embarazada antes, es posible que ya conozcas esa sensación y la notes un poco antes, alrededor de las 16 semanas.

Si este es tu primer embarazo, probablemente no sabrás qué sensaciones buscar y no percibirás los movimientos fetales hasta las 18 semanas o más. Este es solo un ejemplo de cómo un segundo embarazo puede ser diferente al primero.

¿Cuándo sentirás los movimientos fetales?

Hacia el final del segundo trimestre, puedes comenzar a sentir que el bebé está mucho más activo. Ya no es la sensación de agitación de los movimientos tempranos, sino que puedes sentir los puñetazos, las patadas e incluso el hipo de una manera mucho más intensa.

Cuando los primeros desplazamientos del bebé se conviertan en patadas, será un momento de unión que tal vez te gustaría compartir con tu pareja y otros miembros de la familia. Puedes pedirles que coloquen la mano sobre tu barriga para que también puedan sentir los movimientos de tu bebé.

Hacia el final del embarazo, los movimientos fetales pueden volver a cambiar porque hay menos espacio en el útero. Por lo tanto, aunque el bebé se mueva lo mismo que antes, la sensación puede ser diferente para ti.

Es importante que no te preocupes si no has sentido a tu pequeña todavía. En los tiempos que corren, también podemos verle moverse. En las ecografías del último trimestre, si observamos el monitor, es frecuente ver cómo se desplaza e incluso percibir los movimientos sutiles que no notamos en la barriga, como chuparse el dedo.

Recuento de movimientos fetales

En algún momento del embarazo, el médico puede pedirte que comiences a contar los movimientos del bebé. Para ello, puedes hacer un seguimiento del tiempo que tardas en sentir 10 patadas, por ejemplo.

Sentir los movimientos fetales de manera regular cada día puede ser una señal de que todo está bien. Se puede indicar el recuento de patadas si no has sentido movimientos regulares.

¿Cómo se cuentan los movimientos fetales?

El médico te indicará cómo debes contar las patadas y cuándo debes comenzar a registrar los movimientos del bebé. A continuación, te mostramos dos formas de contar las patadas:

  • Túmbate de lado y cuenta cuánto tiempo tarda el bebé en hacer 10 movimientos. Si tarda menos de dos horas, es una señal de que todo está bien. Si tarda más, consulta a tu médico.

  • Cuenta cuántos movimientos hace el bebé en una hora. Puedes hacer esto tres veces a la semana. Si el resultado es similar en ese periodo o aumenta respecto al recuento anterior, es una señal de que todo está bien.

Un buen momento para contar las patadas es cuando el bebé está más activo (por ejemplo, cuando termines de comer).

Puede que descubras que tu peque no está igual de activo de un día para otro. Esto no implica que pase nada, ya que podría estar durmiendo o descansando. No obstante, si estás preocupada, consulta a tu médico.

Preguntas frecuentes

  • Los movimientos fetales aluden a la sensación de aleteo que experimentan las futuras mamás cuando notan que su bebé se mueve por primera vez. Suelen ocurrir entre las semanas 17 y 20 de embarazo, aunque pueden tener lugar un poco antes o después porque cada embarazo es único.

  • Los movimientos fetales pueden ser similares al aleteo de una mariposa o incluso un rugido en el estómago.

  • Cuando tu pequeño esté activo, es posible que sientas patadas o puñetazos, ya que son las formas más comunes de movimiento fetal. A veces, puedes sentir un movimiento rítmico, que probablemente será hipo. Los primeros desplazamientos que sientes se denominan movimientos fetales y ocurren al principio del embarazo.

  • Lo más probable es que empieces a sentir movimientos fetales más fuertes (por ejemplo, patadas o puñetazos) hacia el final del segundo trimestre o el principio del tercero. Los primeros desplazamientos se notan mucho antes, entre las semanas 17 y 20.

Ahora que sabes cómo reconocer el movimiento fetal, solo tienes que esperar pacientemente a que sucedan si aún no lo han hecho. Sentir movimiento es una señal de que tu pequeño está creciendo y desarrollándose cada día. Si no estás segura de lo que sientes o no sientes nada, consulta a tu médico.

Cuando los movimientos de tu bebé se vuelvan más fuertes, podrás pedir a tu pareja u otros seres queridos que coloquen una mano en tu barriga para sentir esos golpes y pequeñas patadas. Compartir esta experiencia hará que la inminente llegada del bebé sea aún más real.