placenta previa ecografia

La placenta previa es un problema que afecta a un pequeño porcentaje de mujeres embarazadas. Provoca que el crecimiento y la posición de la placenta, que el órgano encargado de nutrir al feto y eliminar los desechos, sean anormales. Sigue leyendo para obtener más información sobre esta afección y las formas de tratarla.

¿Qué es la placenta previa?

En la mayoría de los embarazos, la placenta se adhiere a la parte lateral o superior del útero. Si tienes placenta previa, la placenta se encuentra en la parte baja del útero y cubre el cuello uterino. Esto puede causar sangrado intenso en el momento del parto o incluso durante el embarazo.

Muchas mujeres a las que se les diagnostica placenta previa al principio del embarazo descubren que desaparece por sí sola. Esto es especialmente común en el caso de la placenta previa marginal, donde la placenta cubre parcialmente el cuello uterino. En el caso de la placenta previa completa, donde la placenta cubre completamente el cuello uterino, es poco probable que se resuelva antes del nacimiento.

tipos de placenta

¿Cuáles son los síntomas de la placenta previa?

El síntoma principal de la placenta previa es el sangrado vaginal indoloro en la segunda mitad del embarazo (segundo y tercer trimestre). Consulta al médico si sangras a partir de este momento o experimentas contracciones y síntomas de parto prematuro. Acude a urgencias si el sangrado es intenso.

¿Cuáles son las causas de la placenta previa?

Se desconocen las causas de la placenta previa, pero algunos factores de riesgo pueden ser los siguientes:

  • Has tenido un bebé.

  • Te has sometido a una cirugía u otro procedimiento que deje cicatrices en el útero, como una cesárea o la extirpación de un fibroma.

  • Has tenido placenta previa anterior o posterior antes.

  • Estás embarazada de mellizos, trillizos o más bebés.

  • Tienes más de 35 años.

  • Fumas.

ARTÍCULO RELACIONADO

Embarazo saludable
Preeclampsia: qué es y cómo evitarla

¿Cuáles son los riesgos de tener placenta previa?

Es importante que el médico os supervise tanto a ti como al bebé para reducir posibles complicaciones. Los riesgos de tener placenta previa incluyen:

  • Sangrado intenso. Puede ocurrir durante el parto o más adelante.

  • Parto prematuro. El sangrado puede ser motivo para someterte a una cesárea de emergencia aunque no hayas llegado a término.

¿Cómo puedo saber si tengo placenta previa?

Si tienes placenta previa, lo averiguarás durante los controles prenatales habituales o la ecografía del segundo trimestre. Para estar segura u obtener un diagnóstico más completo, el médico puede realizar una ecografía transvaginal con un dispositivo similar a una varita, que se introduce en la vagina.

Si sospecha o nota algún síntoma de placenta previa, puede realizar ecografías convencionales o 3D adicionales para determinar la ubicación precisa de la placenta y evaluar si se resolverá por sí sola en el transcurso del embarazo. Sin embargo, si experimentas sangrado intenso durante el embarazo, acude a urgencias.

¿Qué puede hacer mi médico si tengo placenta previa?

La placenta previa es una afección rara. Si la padeces, la gravedad también depende de factores como tu salud y la del bebé, las semanas de embarazo de las que estás, la posición de la placenta y la medida en que cubre el cuello uterino. El médico controlará si la placenta previa desaparece por sí sola. De no ser así, intentará que llegues a término en la medida de lo posible.

Si el embarazo está avanzado y sigues teniendo placenta previa, es posible que se requiera una cesárea. En caso de estar en una posición baja, pero sin cubrir el cuello uterino, es posible que puedas tener un parto vaginal. No obstante, háblalo con el médico.

Sea como sea, debes cuidarte, descansar y evitar cualquier actividad que pueda desencadenar un sangrado, como el deporte intenso.

PREGUNTAS FRECUENTES

  • La placenta previa es un problema que debe controlarse, ya que puede provocar en un desprendimiento de placenta si no se tiene cuidado. No obstante, no debes preocuparte excesivamente, ya que los médicos sabrán qué hacer para que el bebé y tú estéis bien. Además, es muy fácil de detectar.

  • La placenta posterior implica que la placenta se ha implantado justo en la pared posterior del útero, el lado más cercano a la columna vertebral (es decir, la parte trasera del útero). Varios estudios han demostrado que la placenta posterior presenta pocos riesgos. No obstante, sí es común que las madres que la tienen sientan a su bebé antes que el resto, ya que la placenta se encuentra por detrás del feto.

  • Por lo general, la placenta previa es una complicación del embarazo que no suele ocasionar problemas graves si está controlada, pero es potencialmente peligrosa. Ante un sangrado durante el embarazo, es importantísimo acudir al médico para obtener un diagnóstico y tomar decisiones oportunas para garantizar vuestra seguridad.

No te preocupes excesivamente por la placenta previa, ya que es muy poco frecuente. Aunque el médico la diagnostique o tengas síntomas, es probable desaparezca por sí sola. De no ser así, los médicos controlarán la situación para que el bebé y tú estéis bien.

¿Cómo hemos escrito este artículo?
La información de este artículo se basa en los consejos de expertos y se extrae de fuentes médicas y gubernamentales fiables, como la American Academy of Pediatrics y el American College of Obstetricians and Gynecologists. A continuación, se incluye una lista con las fuentes utilizadas para elaborar el artículo. El contenido de esta página no debe reemplazar el consejo médico de un profesional. Consulta a un profesional médico para obtener un diagnóstico y tratamiento completos.