cesarea programada

Aunque quieras tener un parto vaginal, a veces hay que hacer una cesárea para garantizar tu salud y la del bebé. Dado que es una cirugía mayor, es normal que tengas dudas sobre cómo son este tipo de partos. Independientemente de que sea planificada o no, estas son las preguntas más comunes sobre la cesárea.

¿Qué es una cesárea?

Una cesárea se da cuando el bebé nace a través de una incisión en la pared abdominal y el útero de la madre en lugar de hacerlo por vía vaginal. Actualmente, aproximadamente el 22 % de los partos siguen este método.

¿Cuándo se programa una cesárea?

El médico recomienda el parto por cesárea a algunas madres como medida de precaución antes de que llegue la fecha de parto. Se puede programar una cesárea en embarazos múltiples o si se ha practicado una cesárea anteriormente. Otros motivos para hacerlo son si el bebé viene de nalgas (los pies o las nalgas están hacia abajo en lugar de la cabeza), es muy grande o la madre sufre una patología crónica, como enfermedades cardíacas, diabetes, hipertensión o enfermedades renales, ya que el parto vaginal sería más peligroso. Algunas madres piden que se les haga una cesárea, aunque los médicos suelen recomendar el parto vaginal si no hay riesgos. Tampoco está recomendada si tienes pensado tener varios hijos. Las mujeres que se someten a varias cesáreas presentan mayor riesgo de tener problemas en la placenta y sangrado intenso, lo que puede requerir la extirpación quirúrgica del útero.

¿Cuándo se requiere una cesárea de urgencia?

Aunque quieras tener un parto vaginal, a veces es necesario hacer una cesárea. Los médicos pueden recomendar practicar una cesárea al final del embarazo e incluso durante el parto. Entre los casos en los que puede ser necesaria una cesárea se incluyen aquellos en los que la madre tiene preeclampsia o placenta previa (la placenta se desprende y sale antes que el bebé), el cuello uterino deja de dilatarse a mitad del parto, haya una ruptura uterina o se sufra una infección por herpes activa en el momento del parto. También se puede recomendar una cesárea de urgencia si el bebé muestra un ritmo cardíaco insuficiente, está sufriendo, tiene problemas con el cordón umbilical o no avanza por el canal del parto.

¿Cómo me preparo para una cesárea?

La preparación es muy similar a la de un parto vaginal, ya que también tendrás que llenar una bolsa para el hospital y elaborar un plan de parto. Los médicos comentarán contigo las opciones de gestión del dolor. Si se trata de una cesárea programada, deberás ayunar la noche anterior. Además, te pedirán que firmes un formulario de consentimiento. Puede que te sugieran consultar a un anestesiólogo sobre las enfermedades que podrían aumentar el riesgo de complicaciones por la anestesia, así como realizarte algunos análisis de sangre antes de la cesárea. De este modo, podrán obtener información sobre el grupo sanguíneo y el nivel de hemoglobina en el caso improbable de que necesites una transfusión sanguínea durante el procedimiento. Sea como sea, debes analizar la posibilidad de una cesárea con bastante anticipación a la fecha de parto. Haz preguntas, comparte tus inquietudes y revisa las circunstancias en las que podría ser la mejor opción. No olvides que después de la cesárea necesitarás tiempo para descansar y recuperarte. Considera buscar ayuda de manera anticipada durante las primeras semanas de vida del bebé.

¿Qué pasa durante una cesárea?

Al igual que con cualquier otra cirugía, te administrarán una serie de medicamentos y líquidos por vía intravenosa. También limpiarán la zona con una solución estéril. En algunos casos se administrará anestesia epidural o raquídea, pero en algunas cesáreas de urgencia es posible que te pongan anestesia general. Durante el procedimiento, el cirujano hace una incisión horizontal de 10 a 15 cm a lo largo del hueso púbico (es decir, donde está la línea del bikini). Cortará el tejido, separará los músculos abdominales y abrirá el útero. Es posible que sientas una sensación de tirón mientras el médico ayuda a salir al bebé. A continuación, cortará el cordón umbilical y lo sacará. Por lo general, tu acompañante podrá pasar contigo al quirófano con una de las batas proporcionadas por el hospital. Si alguno de los dos sois aprensivos, puede que queráis mirar hacia otro lado cuando llegue el bebé. No obstante, se suele colocar una cortina entre la parte superior e inferior del cuerpo. Después del nacimiento suelen dejarte ver a tu peque, aunque puede que sea poco tiempo porque el personal médico debe controlar la frecuencia cardíaca, el color y la temperatura. Mientras comprueban el estado de salud de tu bebé, extraerán la placenta y suturarán el útero y el abdomen. También te administrarán antibióticos para prevenir infecciones. Durante las horas posteriores te vigilarán de cerca en una sala de recuperación. En ese tiempo podrás estar con tu bebé, darle el pecho y disfrutar del contacto piel con piel.

ARTÍCULO RELACIONADO

Dar a luz
Preparación al parto en la mujer embarazada

¿Estaré despierta mientras me hacen una cesárea?

Si se trata de una cesárea programada, lo más probable es que puedas solicitar anestesia epidural o raquídea y permanecer despierta durante el parto. A veces, se duerme a la madre con anestesia general durante las cesáreas de urgencia para que el bebé salga de forma segura y rápida.

¿Cuánto se tarda en hacer una cesárea?

Aunque la situación de cada mujer es diferente, el parto por cesárea puede durar entre 15 y 20 minutos. No obstante, se necesitan 45 minutos más para suturar el útero y el abdomen.

¿Puedo coger a mi bebé en cuanto terminen de hacerme una cesárea?

Comenta esto con tu médico antes del procedimiento, ya que las políticas varían según el hospital. Algunos hospitales te permitirán conocer y besar al bebé justo después del parto. Te entregarán al pequeño en cuanto terminen de suturar para que hagáis contacto piel con piel, lo cual tiene muchos beneficios y ayuda a crear lazos afectivos.

¿Puedo dar el pecho después de una cesárea?

No hay diferencias entre el parto vaginal o por cesárea en lo que respecta a la lactancia, por lo que es posible que tengas o no leche llegada a este punto. Si el bebé y tú estéis bien, puede intentar agarrarse para alimentarse con calostro poco después del parto.

¿Cuánto tardaré en recuperarme de una cesárea?

Aunque el tiempo de recuperación difiere de una persona a otra, suele costar más recuperarse de un parto por cesárea que de un parto vaginal. Por lo general, permanecerás en el hospital unos días más después de un parto por cesárea para que los médicos comprueben que te estás curando bien. Aunque puede ser un desafío con un recién nacido, intenta descansar todo lo que puedas. Evita levantar objetos que pesen más que el bebé. Consulta a tu médico para saber cuándo te quitarán los puntos de la barriga (los puntos del útero se disuelven) y limpia la cicatriz con regularidad para prevenir infecciones. Usa ropa holgada que no irrite la cicatriz. No podrás conducir ni hacer ejercicio hasta que el médico te dé el visto bueno, que normalmente será entre dos y cuatro semanas después del nacimiento. La recuperación de una cesárea complicada puede durar de cuatro a seis semanas.

¿Cuáles son los riesgos de una cesárea?

La cesárea es una cirugía mayor y, como en cualquier parto, puede haber complicaciones. Consulta a tu médico para que te aconseje la mejor opción de tratamiento según tus necesidades. Los médicos siempre sopesan los riesgos de una cesárea frente a los de un parto vaginal. Para tu tranquilidad, pregunta por qué te ha recomendado una cesárea y si hay alguna alternativa disponible.

¿Puedo tener señales del parto con una cesárea?

Si te programan una cesárea antes de que te pongas de parto, no notarás ninguna señal. No obstante, a veces se requiere una cesárea de urgencia una vez que el parto ya ha comenzado. Independientemente de que te estés preparando para una cesárea o no, debes conocer las señales de parto que puedes experimentar durante el tercer trimestre, normalmente entre la semana 38 y la 42. No olvides que tu equipo médico te atenderá de la mejor forma posible, ya sea en un parto vaginal o por cesárea. En poco tiempo, serás tú quien cuidará del pequeño. El recuerdo del nacimiento se irá desvaneciendo y podrás centrarte en las tareas cotidianas de la crianza, como bañar y alimentar a tu bebé. Mientras tanto, es posible que quieras saber lo que necesitarás para la habitación del bebé y la bolsa del hospital. Descarga la aplicación Dodot VIP para recibir recompensas por la compra de pañales y toallitas Dodot.

Cómo escribimos este artículo
La información de este artículo se basa en los consejos de expertos que se encuentran en fuentes médicas y gubernamentales confiables, como la Academia Estadounidense de Pediatría y el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos. El contenido de esta página no debe reemplazar el consejo médico profesional. Siempre consulte a los profesionales médicos para obtener un diagnóstico y tratamiento completos.