El parto y el alumbramiento son experiencias que plantean muchas preguntas a las futuras madres, ya que pueden sentirse tanto nerviosas como emocionadas por lo que les espera. Es normal que quieras saber todo lo posible con antelación, aunque no puedas predecir exactamente lo que sucederá cuando llegue el momento. Echa un vistazo a las preguntas frecuentes sobre el parto vaginal que hemos recopilado para que te sientas más preparada.

¿Cuánto dura un parto vaginal?

Cada nacimiento es diferente. Factores como el tamaño y la posición del bebé o el progreso de la dilatación cervical pueden afectar al tiempo que tarda el bebé en nacer.

En las madres primerizas, el parto puede durar entre 12 y 18 horas, incluso más. Si ya has dado a luz antes, el parto seguramente sea más corto. No obstante, cada caso es único: algunos bebés necesitan apenas unas horas, pero otros tardan días.

¿Cuáles son las fases del parto vaginal?

Si todo sale según lo planeado, darás a luz entre las semanas 38 y 42 del tercer trimestre. Hay muchas señales a las que debes prestar atención. Una vez que te pongas de parto, pasarás por cuatro etapas.

Fase 1: preparación para el parto

Esta primera fase puede durar hasta 12 o 15 horas, aunque en algunas mujeres es mucho más corta, y se divide en tres momentos:

  • Parto temprano: el cuello uterino se dilata de 0 a 5-6 cm y las contracciones aparecen en intervalos de 15 a 5 minutos. Comenzarás a sentir contracciones (es decir, tensión en el útero) a medida que se dilate el cuello uterino. Inicialmente, pueden aparecer en intervalos de 15 minutos, aunque la frecuencia aumentará lentamente hasta 5 minutos. Cada contracción suele durar menos de un minuto, aunque se alargan progresivamente hasta unos 90 segundos. La fase temprana del parto generalmente dura entre 6 y 12 horas, por lo que te recomendamos quedarte en casa para sentirte más cómoda. El saco amniótico puede romperse, lo que se conoce como rotura de aguas, ya sea durante esta fase o en la de parto activo. En caso de que esto no suceda, lo cual es bastante normal, el médico realizará el procedimiento cuando ingreses en el hospital.

  • Parto activo: el cuello uterino se dilata de 5-6 cm a 10 cm y las contracciones son constantes e intensas. Las contracciones serán más fuertes y frecuentes a medida que se dilate el cuello uterino. Cuando aparezcan en intervalos de 5 minutos y sean regulares, sabrás que estás progresando. Es posible que médico ya te haya dado instrucciones sobre cuándo ir al hospital, aunque también puedes llamarle por teléfono para estar segura. Te recomendamos preparar la maleta del hospital con antelación para que, cuando llegue el momento, solo tengas que cogerla y salir por la puerta.

  • Parto en transición: el cuello uterino se dilata 10 cm y las contracciones son más intensas. Esta suele ser una fase breve, ya que dura menos de una hora. Las contracciones serán más fuertes, y tu cuerpo se preparará para que el bebé pase por el canal de parto.

Fase 2: nacimiento del bebé

Cuando hayas dilatado 10 cm, pasarás a la segunda fase del parto. Podrás comenzar a empujar mientras tengas contracciones para ayudar a que el bebé pase por el canal de parto. Esta fase puede durar menos de una hora, especialmente si has dado a luz antes, aunque puede llegar a dos o tres horas en el caso de las madres primerizas. Una vez que nazca el bebé, le cortarán el cordón umbilical y te lo entregarán para que lo sostengas y lo abraces. A continuación, el personal se lo llevará para comprobar su estado de salud.

Fase 3: alumbramiento

Aunque tu bebé ya esté fuera, el parto no ha terminado. Todavía tienes que expulsar la placenta, lo que podría llevar hasta 20 minutos. Es posible que experimentes algunas contracciones mientras sale, pero serán más leves que las que has sentido al dar a luz.

Fase 4: primera hora posparto

También conocida como la «hora dorada», la primera hora es un momento especial para vincularte con tu recién nacido. Si tu situación médica y la política del hospital lo permiten, podrás tenerle sobre el pecho desde que nazca. Esto es útil para promover la lactancia y el vínculo, y también regula la respiración y la temperatura corporal del bebé. Echa un vistazo a estos artículos para saber más sobre la importancia del piel con piel y las formas en que puedes vincularte con tu bebé.

¿Cuándo es necesario inducir el parto?

A veces, es necesario inducir el parto. Esto puede suceder si el bebé no nace forma natural en la semana 41 o 42, si hay complicaciones que afectan a tu salud o la de tu peque, o si experimentas una ruptura prematura de membranas (es decir, rompes aguas demasiado pronto). El médico te ayudará a que el cuello uterino se dilate y romperá las membranas en caso de que esto no suceda, lo que puede promover el inicio del parto. También es posible que te dé un medicamento similar a la hormona oxitocina.

¿Qué opciones hay para aliviar el dolor?

Hay muchas opciones para aliviar el dolor del parto, desde masajes hasta medicamentos. Quizás decidas considerarlas si el dolor se vuelve demasiado intenso. Comenta las opciones con el equipo médico de antemano para saber qué pedir cuando llegue el momento.

Muchas mujeres eligen medicamentos para estar cómodas durante el parto vaginal, entre los que es muy común el bloqueo epidural. En este caso, los analgésicos se administran a través de un pequeño tubo colocado en la parte inferior de la espalda, que adormecen la mitad inferior del cuerpo para minimizar el dolor. Permanecerás despierta y alerta durante el parto, y podrás empujar sin problemas cuando tu bebé esté a punto de salir. La epidural tiene algunos efectos secundarios, por lo que te recomendamos hablar con el médico antes de optar por esta o cualquier otra opción de alivio del dolor.

Echa un vistazo a este artículo para saber más sobre el alivio de las molestias en el parto y conocer mejor las opciones disponibles.

¿Necesito un plan de parto? ¿Qué debe incluir?

Muchas embarazadas preparan un plan de parto para compartirlo con el equipo médico por adelantado. En él se enumeran las preferencias con respecto al alivio del dolor, las personas de apoyo, las opciones de movimiento y cambio de posición durante el parto, las peticiones con respecto a alimentos y líquidos, y otros datos para estar más cómoda (por ejemplo, la música).

Comenta tu plan de parto con el médico unos meses antes del y entrégales copias impresas. Mete algunas copias adicionales en la bolsa del hospital, por si acaso.

Ten en cuenta que el parto es impredecible, por lo que deberás ser flexible. Puede suceder cualquier cosa. Mantente abierta a posibles imprevistos y céntrate en cómo te sientes en cada momento.

¿Necesitaré puntos después de dar a luz?

Si experimentas desgarros vaginales durante el parto, es posible que necesites puntos. Un pequeño desgarro de la piel alrededor de la entrada de la vagina puede requerir sutura, pero en el caso de un desgarro grave te los darán con toda seguridad. Estos problemas son más comunes en el primer parto y los partos rápidos, ya que el tejido vaginal tiene menos tiempo para estirarse.

¿En qué consiste la recuperación de un partovaginal?

Puede que te preguntes cuánto tiempo tardarás en recuperarte de un parto vaginal. Bien, no existe una respuesta única para todas las madres. La recuperación del parto vaginal suele ser más rápida y menos incómoda que en el caso de la cesárea, y la estancia hospitalaria también es más breve.

Si has tenido un desgarro grave, es posible que notes dolor intenso durante varias semanas. Sin embargo, después de un parto vaginal, lo normal es sentir algo de molestias, especialmente al sentarte o al ir al baño.

Quizás experimentes hinchazón, moratones, dolor y picazón alrededor del desgarro (en caso de que lo tengas) y malestar general en la zona vaginal. Para que la cicatrización sea más rápida, mantén fresca la zona pélvica (por ejemplo con compresas frías) durante las primeras 24 horas. La hinchazón y los moratones disminuirán con el tiempo.

Muchas mujeres descubren que ir al baño durante los días posteriores al parto puede ser realmente doloroso. Para reducir el estreñimiento o los gases, te recomendamos dar paseos cortos, beber mucho líquido y comer alimentos ricos en fibra. Los ejercicios de Kegel ayudan a tensar los músculos pélvicos, lo que disminuye la incontinencia y restaura la función rectal.

El tiempo que sangras después del parto vaginal depende de varios factores. Muchas mujeres lo experimentan durante varias semanas. Hazte con un buen cargamento de compresas higiénicas absorbentes con antelación. Si tienes un sangrado más abundante que una regla normal o la cantidad de sangre aumenta, llama al médico de inmediato.

¿Qué pasará una vez que nazca el bebé?

Una vez que nazca el bebé, el médico comprobará su estado de salud antes de colocarlo sobre tu pecho para iniciar el contacto piel con piel. Mientras miras a tu pequeño a los ojos y absorbes su olor, expulsarás la placenta y te olvidarás de cualquier desgarro o intervención que hayas sufrido durante el parto. Hablando de intervenciones, merece la pena mencionar la episiotomía, una incisión que el médico puede hacer en el área entre la vagina y el ano (perineo) para ayudar a que el bebé salga y evitar desgarros graves. Para saber qué sucederá después del parto, echa un vistazo a este artículo.

¿Puedo dar el pecho justo después de un parto vaginal?

Sí. De hecho, se recomienda dar el pecho cuanto antes después de que el bebé nazca para que comience a practicar el agarre y la succión. El primer alimento de tu hijo será un líquido nutritivo llamado calostro, que el cuerpo produce antes de la leche materna. Se trata de una sustancia más espesa y amarilla que la leche materna, que apenas dura unos días.

¿Hay riesgo de complicaciones?

Sí. Hay varios riesgos asociados al parto vaginal, como el desgarro y el debilitamiento de los músculos del suelo pélvico. El médico puede coser el desgarro, mientras que los ejercicios de Kegel ayudarán a tensar esos músculos.

Algunas complicaciones que surgen a mitad del parto vaginal pueden hacer que se recomiende una cesárea de emergencia para garantizar la salud de la madre y el bebé. Al programar una cesárea con antelación, se evitan varios riesgos asociados al parto vaginal.

¿Puedo tener un parto vaginal después de una cesárea?

Es posible tener un parto vaginal después de una cesárea si no hay ningún impedimento para ello y la cesárea que te practicaron con anterioridad no aumenta los riesgos asociados. Avisa al médico al principio del embarazo si está interesada en que tu parto sea vaginal, independientemente de que te hayan hecho una cesárea antes, para que te informe sobre los beneficios y riesgos que se aplicarían a tu situación.

Estoy embarazada de gemelos, ¿puedo tener un parto vaginal?

Sí. Muchas mujeres que están embarazadas de gemelos dan a luz por vía vaginal. Sin embargo, si uno o ambos bebés están de nalgas, se puede recomendar una cesárea. Por lo general, si vas a tener trillizos o más hijos, el parto vaginal es una opción rara porque el riesgo de complicaciones es mayor.

ARTÍCULO RELACIONADO

Dar a luz
¿Cómo funciona la epidural en el parto?

¿Mi pareja puede estar conmigo durante el parto?

Es importante contar con una persona que te apoye durante el parto, ya sea con técnicas de respiración y relajación, cronometrando las contracciones o sujetando tu mano. Aunque la mayoría de las mujeres se lo piden a su pareja, algunas prefieren a un pariente cercano o a un amigo. Otras optan por contratar a una doula, una profesional capacitada de apoyo en el parto.

Además, tu pareja no tiene que quedarse contigo todo el tiempo. Muchas personas optan por tomarse un descanso o salir durante la fase final. Se trata de una decisión muy personal con la que la persona en cuestión y tú debéis sentiros cómodas.

Conclusiones

Independientemente de que tu pareja esté contigo o no durante el parto, hay muchas otras formas de demostrarte apoyo antes y después de este momento tan importante (por ejemplo, hacer recados, atender el teléfono, cambiar pañales o cuidar al recién nacido mientras descansas un poco).

Recuerda que las mujeres llevan miles de años dando a luz. Confía en los médicos que te rodean y no olvides que el cuerpo femenino puede hacer cosas extraordinarias.

Mientras planificas el nacimiento del bebé, es posible que te preguntes qué debes meter en la bolsa del hospital. Algo es seguro: pañales. Si vas a comprarlos, descarga la aplicación Dodot VIP para obtener acceso a cupones y descuentos.

¿Cómo hemos escrito este artículo?
La información de este artículo se basa en los consejos de expertos y se extrae de fuentes médicas y gubernamentales fiables, como la American Academy of Pediatrics y el American College of Obstetricians and Gynecologists. A continuación, se incluye una lista con las fuentes utilizadas para elaborar el artículo. El contenido de esta página no debe reemplazar el consejo médico de un profesional. Consulta a un profesional médico para obtener un diagnóstico y tratamiento completos.