¿Cómo comienza el parto? ¿Rotura de aguas? ¿Contracciones? Ambas son señales seguras, pero a veces la cosa no está tan clara. Nuestro cuerpo casi siempre nos indica que ha llegado el momento. No obstante, para ayudarte a identificarlos mejor, hemos recopilado una lista de los síntomas de parto más comunes.

Descubre cuáles son las fases del parto, si un parto es verdadero o falso, cuáles son las señales de que tu bebé está en camino y qué debes hacer cuando llegue el momento.

¿Qué es el parto?

El parto es la experiencia por la que tu bebé sale del útero cálido al mundo exterior. Probablemente, llevas un tiempo esperando este momento con entusiasmo y ansiedad, pero debes saber que es un proceso lento de varias fases. Depende de cada mujer y cada embarazo. Dicho esto, el parto tiende a seguir un patrón general en la mayoría de las mujeres. Saber lo que puede suceder te ayudará a prepararte para el gran día que se avecina.

¿Cuándo comienza el parto?

Aunque la fecha de parto se calcula según la duración promedio del embarazo, que es de 40 semanas para un embarazo a término, no esperes que el bebé la respete. Un embarazo puede durar entre 41 y 42 semanas, lo que se denomina término tardío, o incluso más de 42 semanas, lo que se conoce como postérmino.

Tampoco es raro que el parto comience antes de las 40 semanas, como en la semana 38 o 39. El trabajo de parto antes de las 37 semanas de embarazo se considera parto prematuro. A veces se detiene por sí solo sin llegar a esta situación, pero necesitarás atención médica inmediata.

Si tu fecha de parto ya ha pasado, es posible que estés ansiosa por que llegue el momento. Tal vez hayas oído hablar de los métodos tradicionales para inducir el parto, como beber aceite de ricino, que no ha demostrado ser eficaz. De hecho, los expertos no recomiendan probar ninguno de estos remedios caseros. Si te preocupa no haberte puesto de parto todavía, te recomendamos consultar al médico.

Fases del parto

El parto se divide en tres fases:

  1. Parto. Esta primera fase se divide en dos etapas: el parto temprano y el parto activo. Las principales diferencias entre ambas son la frecuencia y la intensidad de las contracciones. El parto temprano se caracteriza por contracciones leves, mientras que en el parto activo se producen contracciones más fuertes y regulares.

  2. Pujo y expulsión. Esta fase suele ser más corta que la anterior. Sin embargo, es la que requiere más trabajo por tu parte, ya que tendrás que empujar al bebé.

  3. Alumbramiento. Es la fase más corta. Puede que aún tengas contracciones, que ayudan a separar la placenta de la pared uterina y desplazarla hacia el canal de parto. Solo tendrás que empujar un par de veces para expulsarla; una vez que tu útero se contraiga por completo, el parto habrá terminado.

Señales y síntomas de parto

El parto es una experiencia diferente para cada mujer, incluso puede variar de un embarazo a otro en la misma persona. No obstante, hay algunas similitudes. Estas son las diez señales de parto más comunes en la mayoría de las mujeres:

  1. Anidamiento: un estallido repentino de energía.

  2. Aligeramiento: sensación de que el bebé ha bajado.

  3. Contracciones: desde leves (durante el parto temprano) hasta fuertes (durante el parto activo).

  4. Borrado: adelgazamiento del cuello uterino.

  5. Dilatación: ensanchamiento de la abertura del cuello uterino.

  6. Pérdida del tapón mucoso.

  7. Rotura de aguas.

  8. Calambres en las piernas.

  9. Dolor de espalda o presión.

  10. Náuseas.

Sigue leyendo para saber más sobre estos síntomas en las dos secciones siguientes, que describen las dos etapas (parto temprano y activo) de la primera fase del parto.

Señales y síntomas de parto temprano

El parto temprano puede ser impredecible en cuanto a la duración. Pueden pasar horas o incluso días antes de pasar al parto activo, especialmente si es tu primer bebé. Por lo general, este tiempo se acortará si decides tener más hijos. Hasta que las contracciones sean más regulares e intensas, o bien hasta que rompas aguas, intenta estar relajada. El parto activo no tardará mucho en empezar.

Aunque cada embarazo es diferente, es posible que experimentes los síntomas de parto temprano siguientes (algunos más sutiles que otros):

  • Anidamiento. Es normal experimentar un aumento repentino de energía en los días o semanas previos al parto. También puede tener la necesidad de «anidar» o preparar tu hogar para el bebé. Aunque esta etapa puede comenzar en cualquier momento durante el embarazo, muchas mujeres la experimentan justo antes del parto. No te esfuerces demasiado e intenta tomártelo con calma.

  • Aligeramiento. El bebé baja por la pelvis en las semanas, los días o las horas anteriores al parto. Esta etapa se llama aligeramiento porque es posible que te sientas más ligera y puedas respirar mejor una vez que tu peque de presionarte el diafragma.

  • Contracciones leves. Puedes notar contracciones leves con una diferencia de 5 a 15 minutos. Suelen durar entre 60 y 90 segundos. El dolor o la presión puede comenzar en la espalda y descender hasta el abdomen. En ocasiones, al final del parto temprano las contracciones ocurren con una frecuencia inferior a 5 minutos.

  • Borrado. El cuello uterino adelgaza, se ablanda y se acorta por completo antes del parto vaginal. Es posible que notes contracciones leves, pero también nada en absoluto.

  • Dilatación. El cuello uterino comienza a ensancharse y abrirse hasta que está completamente dilatado. Esta etapa ocurre lentamente al principio, pero se acelera una vez que llega el parto activo.

  • Expulsión del tapón mucoso. Puede que observes un flujo vaginal espeso, rosado o con vetas de sangre cuando el gran día esté cerca. Se trata de lo que ha sellado el cuello uterino durante el embarazo. Suele aparecer varios días antes de que comience el parto, aunque no siempre se nota.

Señales y síntomas de parto activo

El parto activo indica que tu bebé está a punto de llegar. Es aquí cuando debes ir al hospital. Puede durar de cuatro a ocho horas, aunque a veces es más. En este momento, es probable que el cuello uterino se haya dilatado de 6 a 10 centímetros. Además, tendrás señales y síntomas más fuertes de que el parto ha comenzado:

  • Rotura de aguas. El saco amniótico que rodea al bebé durante el embarazo puede romperse varias horas antes del parto o durante el proceso. Es posible que se produzca una descarga de líquido acuoso en forma de goteo o un chorro.

  • Contracciones fuertes y regulares. A medida que el útero se contrae con más frecuencia antes del parto activo, puedes notar dolor en la espalda o la pelvis. Las contracciones serán más regulares y seguidas, llegando incluso a los tres minutos de frecuencia, y cada una durará aproximadamente 45 segundos. Anotar las contracciones puede ayudarte a controlar el progreso.

  • Calambres en las piernas. Tal vez sientas calambres en las piernas cuando comience el parto activo.

  • Dolor de espalda o presión. Podrías experimentar dolor de espalda o una sensación de dolor pesado cuando aumente la presión en la espalda.

  • Náuseas. Algunas mujeres tienen náuseas cuando comienza el parto activo.

¿Parto verdadero o falso?

A veces puedes notar que te has puesto de parto, pero no es así. ¿Cuál es la diferencia entre las señales de parto verdadero y falso (también denominadas contracciones de Braxton Hicks )? Un método probado para saberlo es cronometrar las contracciones y anotar si desaparecen cuando te mueves.

Utiliza esta tabla para saber si estas de parto o es una falsa alarma:

 

 

Parto verdaderoParto falso
Las contracciones son regulares y siguen un patrón predecible (por ejemplo, cada ocho minutos).Las contracciones son irregulares e impredecibles (por ejemplo, en intervalos de diez minutos, seis minutos, dos minutos, ocho minutos, etc.).
Notas tres tipos de progresión: las contracciones se vuelven más frecuentes, más duraderas y más fuertes.No se observa progresión con el tiempo en la frecuencia, la duración ni la fuerza de las contracciones.
Las contracciones comienzan en la parte baja de la espalda e irradian hacia la parte delantera, en la zona baja de la ingle. Las contracciones se sienten en la parte delantera.
Un cambio de actividad o de posición no retrasa ni detiene las contracciones.Un cambio de actividad o de posición puede hacer que las contracciones disminuyan o se detengan.
El médico notará que el cuello uterino adelgaza, se ablanda o se dilata. No se producen cambios cervicales.

 

¿Qué debo hacer durante el parto temprano?

En el parto temprano, con solo algunos síntomas, lo más seguro es que no tengas que ir al hospital todavía. El parto puede durar mucho tiempo, y es posible que te sientas más cómoda y segura si te quedas en casa. Si en algún momento te preocupa lo que estás notando, consulta al médico.

Darte cuenta de que estás de parto puede generar muchos sentimientos, desde la emoción hasta la incredulidad o la aprensión. Intenta mantener la calma y concentrarte. Organízate para que tu pareja, familiares o amigos te ayuden a registrar los síntomas de parto, te hagan compañía y te lleven al hospital cuando llegue el momento.

También puedes hacer lo siguiente para aliviar las molestias:

  • Levántate y sal a caminar.

  • Prueba las técnicas de relajación o respiración que aprendiste en las clases prenatales.

  • Cambia de posición.

  • Date una ducha o un baño.

ARTÍCULO RELACIONADO

Dar a luz
¿Cómo funciona la epidural en el parto?

¿Cuándo debo llamar al médico e ir al hospital?

Si tienes dudas sobre el parto, llama al médico para que te aconseje. Consulta a un profesional o acude al hospital si experimentas alguno de estos síntomas:

  • Has roto aguas, pero no tienes contracciones y el líquido es verde, marrón o huele mal.

  • Observas sangrado vaginal de color rojo brillante (no las secreciones de color rosa pálido o marrón oscuro del tapón mucoso) y notas dolor abdominal.

  • Tienes dolor de cabeza, problemas de visión o hinchazón repentina, ya que todo puede ser indicador de una complicación llamada preeclampsia.

  • Sientes un dolor intenso constante sin ninguna sensación de alivio entre las contracciones.

  • Notas que tu bebé se mueve menos.

  • Crees que puedes estar de parto prematuro.

PREGUNTAS FRECUENTES

Los signos de trabajo de parto prematuro pueden indicar que el trabajo de parto está cerca o ha comenzado. Estos signos pueden incluir:

  • Anidamiento: un estallido repentino de energía para tener todo listo antes de que llegue el bebé.
  • Aligeramiento: el bebé baja por la pelvis y alivia un poco la presión sobre el diafragma.
  • Contracciones leves: puede notarlas en la espalda y el abdomen. Ocurren con una diferencia de 5 a 15 minutos y duran entre 60 y 90 segundos.
  • Borrado: el cuello uterino adelgaza, se ablanda y se acorta.
  • Dilatación: el cuello uterino comienza a abrirse.
  • Pérdida del tapón mucoso: notarás un flujo vaginal espeso, rosado o con vetas de sangre.

Conclusiones

Cuando se acerque la fecha de parto, presta atención a las señales de parto y ten a mano el plan de parto. Si aún no lo has elaborado, puedes echar un vistazo a nuestro artículo para saber cómo hacerlo y qué debes incluir.

Probablemente, no te pondrás de parto sin previo aviso. Tu cuerpo te hará saber que estás cerca del gran día. Asegúrate de preparar la bolsa del hospital con antelación para no tener que preocuparte por nada cuando llegue el momento. Saber que estás preparada reducirá la ansiedad cuando notes los primeros síntomas de parto. Estás llegando al final del embarazo, y tu bebé llegará al mundo en cualquier momento. ¡Tú puedes!

Mientras tanto, compra pañales para recibir recompensas con la aplicación Dodot VIP.

¿Cómo hemos escrito este artículo?
La información de este artículo se basa en los consejos de expertos y se extrae de fuentes médicas y gubernamentales fiables, como la American Academy of Pediatrics y el American College of Obstetricians and Gynecologists. A continuación, se incluye una lista con las fuentes utilizadas para elaborar el artículo. El contenido de esta página no debe reemplazar el consejo médico de un profesional. Consulta a un profesional médico para obtener un diagnóstico y tratamiento completos.