Romper aguas durante el embarazo

En las películas solemos ver que, cuando las madres rompen aguas, sale un torrente salvaje que indica que están a punto de dar a luz. En la vida real, puede que no sea tan dramático. Es posible que algunas madres solo observen un goteo lento de agua. Además, todavía pasará un tiempo antes de que nazca el bebé. Sigue leyendo para descubrir cómo es romper aguas y qué pasará a continuación. No te asustes, ya que el médico te indicará los pasos a seguir.

¿Qué pasa al romper aguas?

En el embarazo, tu peque está rodeado de líquido en el saco amniótico, que le amortigua y protege. Este líquido también ayuda a que se desarrollen los pulmones y el sistema digestivo, así como a mantener estable la temperatura del entorno. Durante la segunda mitad del embarazo, aunque el líquido consta mayormente de orina del bebé, también incluye nutrientes, hormonas y anticuerpos para combatir posibles infecciones. Las membranas del saco amniótico pueden romperse antes del parto, durante el parto o al comienzo de este, lo que se denomina «romper aguas». Suele ser una de las primeras señales de parto, pero los médicos aún no han logrado determinar cuál es la causa exacta.

¿Cómo es romper aguas?

Romper aguas es una experiencia diferente para cada madre. No solo eso, sino que la experiencia también puede variar si han tenido más de un parto. Las señales de que has roto aguas incluyen un goteo lento o un chorro repentino. Algunas mujeres sienten un ligero chasquido, mientras que otras pueden sentir que el líquido fluye sin control a medida que cambian de posición. La forma en que sale el líquido puede variar, porque la cabeza del bebé actúa como un tapón en el cuello uterino, de modo que el volumen aumenta o disminuye según la posición. También puede salir más líquido si tienes contracciones, aunque seguirá goteando hasta que nazca tu pequeño. Te recomendamos colocar una toalla en el lugar donde vayas a sentarte en casa o en el coche de camino al hospital para evitar que el líquido lo moje todo.

Al romper aguas, el líquido debe ser inodoro y de color transparente o amarillo pálido. El nivel de líquido alcanza su punto máximo en torno a la semana 36 de embarazo (aproximadamente 1 litro) y disminuye poco a poco a partir de ese momento. En Internet puedes consultar varios recursos para saber qué pasará cuando rompas aguas, como este vídeo.

En las películas siempre se sabe si una mujer ha roto aguas. En la vida real no es tan simple.

Kate McCabe, coordinadora de enfermería del hospital de Nueva York

¿Cómo puedes saber si has roto aguas? A veces puede ser difícil determinarlo, sobre todo si solo experimentas un goteo lento o humedad en la ropa interior. Si tienes alguna duda, consulta a tu médico. También puedes confirmarlo con un examen físico o una ecografía.

¿Qué pasa después de romper aguas?

Si crees que has roto aguas, anota la hora. También te recomendamos medir el tiempo que pasa entre las contracciones si ya has tenido alguna. Es posible que ya estés de parto, puesto que suele comenzar poco después de romper aguas. Te preguntarás cuánto tiempo tardará en nacer tu bebé después de este momento, ¿verdad? Bueno, es algo difícil saberlo, ya que la duración del parto varía según la mujer y depende de otros factores (por ejemplo, cuándo has roto aguas, si este es tu primer parto o si todo avanza sin problemas). Busca información sobre lo que puedes esperar en el caso de un parto vaginal. No olvides que los largos meses de espera están llegando a su fin y enseguida conocerás a tu bebé.

Si rompes aguas antes del parto, estarás ante una rotura prematura de membranas. Esto solo ocurre a entre un 8 y un 10 % de las mujeres. La mayoría de madres rompen aguas una vez que están de parto. Si rompes aguas, pero no tienes contracciones, puede que el médico te recomiende inducir el parto. La intervención para provocar las contracciones puede reducir el riesgo de infección, ya que este aumenta a medida que pasa el tiempo entre la rotura de aguas y el inicio de las contracciones.

Si tienes dudas sobre si estás de parto, consulta a tu médico para que lo confirme.

¿Cuándo debo consultar al médico?

Si tu embarazo llega a término y rompes aguas, mantén la calma y consulta a tu médico para que te indique cuándo debes ir al hospital o la clínica. También debes hablar con él o ella si:

  • Rompes aguas de forma prematura (es decir, en cualquier momento antes de las 37 semanas de embarazo).

  • Las contracciones no comienzan aunque ya has roto aguas. En ese caso, el médico puede sugerir la inducción del parto.

Si el médico te recomienda ir al hospital, guarda todo lo necesario en la bolsa del hospital con antelación suficiente. No olvides incluir también algunas copias de tu plan de parto.

¿Qué debes hacer (y qué no) tras romper aguas?

Una vez que rompas aguas, tu bebé dejará de estar tan protegido contra las infecciones como cuando el saco estaba lleno de líquido. Por tu seguridad, el médico puede sugerirte que no te bañes ni uses tampones.

Tras romper aguas, es posible que tardes un tiempo en ponerte de parto. Muévete hasta encontrar posiciones más cómodas, date un masaje relajante, ponte una película o descubre todas las cosas interesantes que puedes conseguir con la aplicación Dodot VIP.

¿Qué pasa si no rompo aguas?

Si no rompes aguas y el médico debe intervenir para inducir el parto, es posible que rompa el saco amniótico durante un examen vaginal. En ese caso, el parto comenzará en unas horas. Romper aguas no duele, pero puede ser algo incómodo. Es posible que sientas un tirón, seguido de un goteo o un chorro de agua tibia. Aunque el médico es quien mejor puede aconsejarte sobre tu situación específica, puedes informarte sobre algunos de los motivos para inducir el parto.

¿Qué pasa si rompo aguas de forma prematura?

Si rompes aguas antes de las 37 semanas de embarazo, estarás ante una rotura prematura de membranas pretérmino. Es diferente de la rotura prematura de membranas, que sucede cuando rompes aguas poco antes de ponerte de parto. Consulta a tu médico inmediatamente si rompes aguas de forma prematura. Podréis determinar los pasos a seguir según las semanas de embarazo que hayan transcurrido, tu salud y la del bebé. Si rompes aguas de forma prematura, también aumentará el riesgo de infección y desprendimiento de placenta (la placenta se desprende del revestimiento uterino). El médico analizará los riesgos asociados a tener un bebé prematuro y retrasar el parto.

Entre los factores de riesgo de la rotura prematura de membranas pretérmino se incluyen los siguientes:

  • Haber padecido rotura prematura de membranas pretérmino en un embarazo anterior.

  • Tener inflamadas las membranas fetales.

  • Haber tenido sangrado vaginal durante el segundo o tercer trimestre.

  • Fumar durante el embarazo.

  • Tener insuficiencia ponderal y comer mal.

  • Tener cuello uterino corto.

Sigue leyendo para saber más sobre las señales de parto prematuro y echa un vistazo a nuestros artículos.

No importa cómo rompas aguas, ya que es una señal de que estás a punto de conocer a tu bebé. Respira hondo y céntrate en lo que viene. ¡No queda nada!

Cómo escribimos este artículo
La información de este artículo se basa en los consejos de expertos que se encuentran en fuentes médicas y gubernamentales confiables, como la Academia Estadounidense de Pediatría y el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos. El contenido de esta página no debe reemplazar el consejo médico profesional. Siempre consulte a los profesionales médicos para obtener un diagnóstico y tratamiento completos.