Semana 37 de embarazo

Semana 37 de embarazo: desarrollo del bebé

El embarazo está llegando a su fin, pero tu pequeño aún crecerá un poco más. Esta semana engordará unos 14 g al día, principalmente de grasa. Aunque quede un poco para la fecha de parto, se considera que el embarazo ya ha llegado a término temprano. Para llegar a término completo tendrás que esperar a la semana 39. En cuanto al desarrollo, el bebé perderá la mayor parte del lanugo, que es el vello corporal fino que cubre su cuerpo mientras está en el útero. También hará movimientos de agarre con los dedos y responderá a las luces brillantes del exterior con movimientos o giros. Si aún no lo ha hecho, es posible que se coloque con la cabeza hacia abajo como preparación para el parto.

¿Qué tamaño alcanzará el feto durante la semana 37 de embarazo?

En la semana 37 de embarazo el tamaño del feto será similar al de una acelga. Seguramente quieras saber qué posición adoptará tu hijo durante esta semana. Aunque no podemos decirlo con certeza, echa un vistazo a esta imagen para hacerte una idea:

Feto en la semana 37 de embarazo

El cuerpo de la madre en la semana 37 de embarazo

¿Te preguntas de cuántos meses estás en la semana 37 de embarazo? Dado que el embarazo no se divide en meses exactos, puedes estar de 9 o 10 meses en este momento. En la semana 37 de embarazo el cuello uterino comenzará a dilatarse. Si es el caso, puede que expulses el tapón que ha protegido el útero contra las infecciones durante este tiempo. Este se conoce como tapón mucoso. Si esta semana notas más flujo que de costumbre (claro, rosado o con un poco de sangre), puede que se trate del tapón mucoso. Esta secreción es una señal de que el parto está cerca. Puedes expulsar el tapón mucoso horas, días o incluso semanas antes de que comience el parto. Algunas madres no se dan cuenta. Si observas el tapón mucoso en la ropa interior o el papel higiénico después de limpiarte, o si crees que puedes haberte puesto de parto, llama al médico para que te aconseje. Las mujeres embarazadas de gemelos o trillizos suelen dar a luz antes que las que solo llevan un bebé. Presta atención a las señales de parto si tienes un embarazo múltiple.

Semana 37 de embarazo: síntomas

Estos son los síntomas que puedes tener durante la semana 37 de embarazo:

  • Presión o dolor en la pelvis. Puede que tu pequeño descienda hacia la pelvis unas semanas antes de dar a luz, por lo que notarás un poco más de presión en la parte baja del abdomen. Este dolor de pelvis puede hacer que te cueste andar. Si la presión te incomoda, prueba a darte un baño con agua tibia. Pregunta al médico qué otras cosas puedes hacer para aliviar las molestias.

  • Falta de aire. Si el bebé aún no ha descendido, seguirá presionando la parte superior del abdomen y te impedirá respirar con normalidad. Descansa, muévete despacio y mantente recta para que los pulmones tengan más espacio. Cuando el bebé descienda hacia la pelvis, liberará lo pulmones y el diafragma, por lo que respirarás mejor.

  • Náuseas. Algunas madres tienen náuseas en la semana 37 de embarazo, lo que indica que el parto está a punto de comenzar. Come cantidades más pequeñas con mayor frecuencia para aliviar las molestias. Los alimentos suaves como el arroz, las tostadas o el plátano también pueden ayudarte a superar estos episodios.

  • Ronquidos. Es posible que esto no te preocupe tanto como a tu pareja. La mayoría de las madres experimentan cambios respiratorios durante el embarazo debido a las hormonas. En la recta final es normal que ronques un poco, ya que las membranas mucosas de las fosas nasales tienden a secarse. Mantente hidratada y pon un humidificador en el dormitorio si tus ronquidos resultan molestos.

  • Falta de estabilidad. En este punto el aumento de peso provocará que tu centro de gravedad cambie, por lo que te será más fácil perder el equilibrio. Los kilos de más que suponen el bebé, la placenta, el líquido amniótico y tú misma pueden impedir que te muevas con normalidad. La distribución del peso volverá a cambiar cuando tu hijo descienda hacia la pelvis, así que debes tener cuidado. Para mantener la estabilidad te recomendamos levantarte con los pies apuntado en la misma dirección. No inclines la pelvis hacia adelante ni hacia atrás, y evita levantar o cargar objetos pesados.

  • Contracciones. En la semana 37 de embarazo puedes notar contracciones, que son similares a los calambres menstruales. Si son irregulares y desaparecen al cambiar de posición, lo más probable es que sean contracciones de Braxton Hicks. Sin embargo, si las contracciones son regulares, aumentan de intensidad y no desaparecen al cambiar de posición, consulta al médico para que te aconseje. Mide el tiempo entre cada contracción y coméntaselo al médico, ya que esta información es muy útil. Sigue leyendo para saber cómo medir las contracciones.

Semana 37 de embarazo: consejos

  • Hay varias posiciones para dar a luz y otros factores que pueden ayudarte durante el parto. Algunas madres solicitan una cama de partos, una silla, una bañera o una pelota. Te recomendamos preguntar con antelación qué opciones ofrece tu hospital o clínica de maternidad. Además, debes mantener la mente abierta. Una vez que te pongas de parto, lo que pensabas que era cómodo puede que no lo sea tanto.

Posiciones para dar a luz
  • Investiga opciones para alimentar al bebé. Puedes optar por la lactancia materna o la leche de fórmula, pero infórmate antes sobre las ventajas e inconvenientes de cada una. Consulta al médico o una asesora de lactancia para obtener más información. En Internet hay muchos recursos que puedes consultar.

  • Si aún no lo has hecho, compra una sillita para el coche. Debes orientarla hacia atrás y montarla correctamente para llevar a tu pequeño a casa desde el hospital. Asegúrate de que esté homologada. Si alguien te presta una sillita o usas la de tus hijos mayores, comprueba que esté en buen estado y que no haya superado la fecha de caducidad indicada por el fabricante. Obtén más información sobre la seguridad para los bebés en el coche. Si necesitas ayuda, algunos cuerpos seguridad locales pueden asesorarte sobre cómo instalar y utilizar la sillita.

  • Pide a tus seres queridos que hagan tareas como ir al supermercado, lavar la ropa o cuidar de tus hijos mayores y mascotas durante las primeras semanas de vida del recién nacido. Haz una lista de las cosas en las que pueden ayudarte para que sepan exactamente qué es lo que necesitas.

  • A lo largo de esta semana el médico puede solicitar una prueba de estreptococos del grupo B. Es una prueba ordinaria que consiste en tomar una muestra de la vagina y el recto para comprobar si esta bacteria está presente en el organismo. Si el resultado de la prueba es positivo, el médico te recetará un tratamiento para que el bebé no entre en contacto con las bacterias durante el parto (en caso de dar a luz por vía vaginal).

  • Recuerda que esta semana el embarazo ha llegado a término temprano. Por lo general, suele ser al principio de la semana 39. El bebé aún debe desarrollarse en muchos aspectos, pero apenas te quedan unas semanas para conocerle.

  • Informarte de lo que puede pasar en los primeros días de vida de tu pequeño hará que te sientas más segura. Hemos recopilado una lista de artículos que pueden ser útiles:

Semana 37 de embarazo: consultar al médico

  • ¿Qué pasa si el bebé no se coloca con la cabeza hacia abajo?

  • ¿En qué casos pueden practicarme una cesárea?

  • ¿Mi pareja puede estar conmigo mientras doy a luz? ¿Qué pasará si me practican una cesárea?

  • ¿Cuánta gente puede estar conmigo durante el parto?

  • ¿Qué pasa justo después de dar a luz?

  • ¿Cuánto tiempo me quedaré en el hospital después de dar a luz? ¿Qué sucederá durante ese tiempo?

Semana 37 de embarazo: cosas que debes hacer

  • Si aún no lo has hecho, prepara la bolsa del hospital. ¡Ya no queda nada para el gran día!

  • Prepara platos que puedas congelar. Cuando nazca el bebé, es posible que no tengas tiempo para cocinar.

  • Termina la habitación del bebé y compra los productos que te falten. La mayoría de los bebés no nacen exactamente en la fecha de parto prevista, y el tuyo podría adelantarse.

  • Considera comprar un protector de colchón por si rompes aguas mientras duermes.

  • Si quieres dar el pecho a tu pequeño o usar un sacaleches, compra varios sujetadores de lactancia.

  • Plantéate establecer un «punto de lactancia» en la habitación del bebé u otro lugar de la casa. Puedes comprar una mecedora, colocar una lamparita y usar una almohada de lactancia o una colcha para estar más cómoda. Algunos padres también preparan una cesta de lactancia con pañuelos, paños, crema para pezones (si das el pecho) y algo de comida.

  • Comienza a comprar pañales y acumular puntos con la aplicación Dodot VIP.

  • Si tienes algo de tiempo esta semana, busca listas de productos para bebés antes de hacer una compra. Aunque ya lo tengas casi todo mirado, te recomendamos buscar algunas cosas útiles que agradecerás más adelante, como biberones y calientabiberones.

  • Si quieres obtener más consejos semanales sobre el embarazo, regístrate aquí:

¿Cómo hemos escrito este artículo?
La información de este artículo se basa en los consejos de expertos y se extrae de fuentes médicas y gubernamentales fiables, como la American Academy of Pediatrics y el American College of Obstetricians and Gynecologists. El contenido de esta página no debe reemplazar el consejo médico de un profesional. Consulta a un profesional médico para obtener un diagnóstico y tratamiento completos.