Bebé jugando

Tabla de Crecimiento: Cómo interpretarla

11/02/19
6 minutos para leer

Cada bebé crece a su ritmo y tiene un tamaño y un cuerpo únicos. En las revisiones médicas, seguramente se irá registrando el desarrollo de tu bebé en una tabla de crecimiento para comprobar que todo va bien. Es posible que la tabla de crecimiento te resulte un poco abrumadora de buenas a primeras, pero el médico te ayudará a entender esta práctica herramienta y a comprender qué significan los resultados. Para facilitarte la tarea, queremos ayudarte a entender una tabla de crecimiento y a interpretar los resultados.

¿Qué hay en este artículo?

¿Qué es una tabla de crecimiento? Tabla de crecimiento de niños: 0-24 meses Tabla de crecimiento de niñas: 0-24 meses ¿Cómo y cuándo se mide a mi bebé? Cómo interpretar la tabla de crecimiento de tu bebé Cómo interpretar los resultados ¿Qué pasa si el patrón de crecimiento de mi bebé cambia? ¿Qué pasa si mi bebé está por encima o por debajo de la media?

¿Qué es una tabla de crecimiento?

Las tablas de crecimiento son herramientas importantes que utilizan los profesionales sanitarios para comprobar el estado de salud general de tu bebé. Las tablas se utilizan para evaluar su desarrollo con respecto a otros bebés de la misma edad y el mismo sexo, así como para valorar su crecimiento con el paso del tiempo. Los parámetros que se utilizan para medir el desarrollo del bebé hasta los 24 meses son los siguientes:

  • El perímetro cefálico o craneal (la distancia que rodea la parte más ancha de la cabeza y que indica el crecimiento del cerebro)
  • Relación peso-longitud
  • Relación peso-edad
  • Relación longitud-edad.

Las tablas de crecimiento son distintas para niños y para niñas y también varían según la edad: se utiliza una tabla concreta para los bebés de menos de 24 meses y otra a partir de los dos años de edad.

Estas tablas recogen información que el médico valora teniendo en cuenta otros factores que afectan al desarrollo del bebé y la complexión de los miembros de la familia, entre otros. A continuación, te mostramos dónde puedes encontrar y descargar estas tablas.

¿Cómo y cuándo se mide a mi bebé?

Seguramente durante el embarazo ya hayas elegido pediatra u otro tipo de profesional sanitario y acudas por primera vez unos días después del nacimiento del bebé o poco después de recibir el alta hospitalaria. Desde la primera consulta, medir el crecimiento del bebé se convertirá en algo rutinario. Al principio, iréis a revisión cada pocas semanas y, después, cada pocos meses hasta que el bebé tenga un año. En la propia consulta, te dirán si el bebé necesita ir a revisión más a menudo y cuándo pedir la siguiente cita. Es importante que consideres al pediatra de tu bebé como un aliado y tengáis la suficiente confianza como para preguntar cualquier cosa que quieras saber sobre el desarrollo del bebé. Las consultas médicas son una buena oportunidad para quedarte tranquila sabiendo que estás haciéndolo genial.

Estas son las medidas más habituales que se tomarán de tu bebé:

  • Perímetro craneal: se rodea la zona más ancha de la cabeza del bebé, por encima de las cejas y las orejas, con una cinta flexible.
  • Longitud: medir la longitud de un bebé que no para de moverse puede ser un poco complicado, pero los médicos y las enfermeras son verdaderos expertos. Para conseguirlo, tumbarán al bebé sobre una superficie plana y le estirarán las piernas para poder obtener una medida precisa desde la coronilla hasta la planta de los pies.
  • Peso: te pedirán que le quites la ropita al bebé y seguramente utilizarán una báscula para bebés de modo que el resultado sea lo más preciso posible.

Quizás te estés preguntando en qué más consisten las revisiones de tu bebé. Para saber más, echa un vistazo a cada revisión:

Cómo interpretar la tabla de crecimiento de tu bebé

Aunque en la consulta se encargarán de explicarte cómo interpretar los resultados después de cada revisión, nosotros también queremos ayudarte a entenderlo con esta breve guía. Es importante utilizar la tabla de crecimiento que corresponda al sexo de tu bebé, ya que son distintas para niños y para niñas.

Perímetro craneal: busca la edad de tu bebé en meses en la parte superior de la gráfica. Aunque sólo aparecen numerados algunos meses, los demás se representan con una línea vertical. Ahora, busca la medida del perímetro craneal de tu bebé en la parte izquierda (aparece tanto en pulgadas como en centímetros). Ve siguiendo tanto la línea vertical como la horizontal hasta que se encuentren. En la mayoría de los casos, este punto de encuentro coincidirá con la línea de una curva. Sigue esa curva hasta el final para comprobar el número que tiene asignado, que corresponde al percentil en el que se encuentra tu bebé.

Tabla de crecimiento para niñas

En el ejemplo anterior, las medidas corresponden a una niña de tres meses con un perímetro craneal de unos 39 cm. Esta bebé se encuentra en el percentil 50, lo cual quiere decir que la mitad de las bebés de tres meses tienen la cabeza más grande y la otra mitad tienen la cabeza más pequeña.

Peso-longitud: busca la longitud de tu bebé en pulgadas o centímetros en la parte inferior de la gráfica. Después, busca el peso del bebé (en libras o kilogramos) en el lado izquierdo de la tabla. Sigue las líneas vertical y horizontal de estas dos medidas hasta que se encuentren sobre una curva de crecimiento. Sigue la línea de la curva hasta el final para averiguar en qué percentil se encuentra tu bebé.

Tabla de crecimiento para niños

En el ejemplo anterior, las medidas corresponden a un niño que pesa 4,5 kg y mide 53 cm. Esto significa que el bebé se encuentra en el percentil 90, es decir, que el 90 % de los bebés varones pesan menos y el 10 % pesan más.

Longitud-edad: busca la longitud de tu bebé (en pulgadas o centímetros) en la parte de la izquierda de la tabla y busca la edad en meses en la parte inferior. Sigue las líneas vertical y horizontal hasta que se junten sobre una curva de crecimiento. Sigue esa curva hasta el final, donde aparecen indicados los percentiles sobre un fondo blanco en la zona sombreada.

Tabla de crecimiento de longitud-edad para niñas

En el ejemplo anterior, las medidas corresponden a una niña de 18 meses que mide 77 centímetros. Esta bebé se encuentra en el percentil 10, es decir, que el 10 % de los bebés miden menos y el 90 % miden más.

Peso-edad: busca el peso de tu bebé (en libras o kilogramos) en la parte derecha de la tabla y luego busca la edad en meses en la parte superior. Sigue las líneas horizontal y vertical hasta que se crucen sobre una curva. Sigue esa curva hasta el final, donde aparecen indicados los percentiles sobre un fondo blanco en la zona sombreada.

Tabla de crecimiento de longitud-edad para niños

En el ejemplo anterior, las medidas corresponden a un bebé de 12 meses que pesa 10,5 kg. Este bebé se encuentra en el percentil 75, es decir, que el 75 % de los bebés varones de 1 año pesan menos y el 25 % pesan más.

Cómo interpretar los resultados

El profesional sanitario que atienda a tu bebé es la persona más adecuada para explicarte su desarrollo. No olvides que las curvas y tablas de crecimiento muestran los patrones habituales de crecimiento para niños y niñas y que los resultados de los bebés sanos pueden ser muy dispares. A título individual no hay resultados correctos o incorrectos, pero lo ideal sería que tu bebé siguiera la misma curva de crecimiento con el paso del tiempo y que su altura y su peso aumentaran de forma proporcional.

¿Qué son los percentiles?

La tabla de crecimiento muestra en qué percentil se encuentra tu bebé en comparación con otros bebés de la misma edad y el mismo sexo. Los percentiles se muestran como líneas curvas. Por ejemplo, si tu bebé se encuentra en el percentil 70 en la curva de longitud-edad, esto significa que el 30 % de los bebés de su misma edad y su mismo sexo miden más y que el 70 % miden menos.

Sin embargo, sólo este aspecto no es suficiente para valorar el desarrollo general de un bebé. El médico tendrá en cuenta varios factores a lo largo del tiempo para valorar su patrón de crecimiento en comparación con la curva de crecimiento habitual que figura en la tabla.

Intenta no obsesionarte con un resultado concreto. Los bebés pueden ser de tamaños y longitudes muy variadas y aun así estar sanos. Además, hay muchos factores que influyen en el crecimiento del bebé, como la genética, los factores ambientales, la nutrición, los niveles de actividad y los problemas de salud. El momento de pegar un estirón también varía en cada bebé. Por ejemplo, los patrones de crecimiento varían dependiendo de si al bebé se le da el pecho o si toma leche artificial. Los bebés que maman suelen tardar más en engordar que los bebés que toman biberón, mientras que los bebés que toman biberón suelen pegar un estirón y engordar más rápidamente a partir de los 3 meses de edad. En lo que respecta al peso, el patrón normal de crecimiento de un bebé consiste en duplicar su peso a los 5 o 6 meses y haberlo triplicado al alcanzar el primer año de edad. Tu pediatra es la persona más indicada para explicarte si tu bebé presenta un patrón de desarrollo normal.

A medida que tu bebé va creciendo, también irá cambiando la talla de pañal que le corresponde. Echa un vistazo a nuestra guía de tallas de pañales para asegurarte de que tu bebé lleve el pañal más cómodo para su tamaño y que no haya fugas ni escapes.

¿Qué pasa si el patrón de crecimiento de mi bebé cambia?

Un cambio en el patrón de crecimiento no tiene por qué ser indicador de un problema. Es posible que tu bebé simplemente esté pegando un estirón, por ejemplo. Sin embargo, a veces sí puede indicar que algo va mal y es posible que el pediatra lo examine en profundidad para averiguarlo. Por ejemplo, si tu bebé siempre ha pesado o medido más que el 40 % de los bebés de la misma edad y el mismo sexo, pero ahora pesa o mide más que el 80 %, es posible que el médico investigue qué ha provocado ese mayor ritmo de crecimiento. Un bebé sano y bien alimentado suele presentar un patrón de crecimiento predecible, de modo que un cambio a este respecto puede ayudar a los pediatras a detectar y tratar algún problema médico, de alimentación o desarrollo.

¿Qué pasa si mi bebé está por encima o por debajo de la media?

La mayoría de los bebés se encuentran en percentiles entre el 3 y el 97. Sin embargo, si tu bebé no entra en esos percentiles, el médico valorará si existen otros factores que influyan en su desarrollo, así como la complexión que haya heredado de la familia. Algunas familias tienen bebés que crecen muy rápido, mientras que los bebés de otras familias lo hacen de forma más lenta y constante. Trata de no preocuparte y ten en cuenta que cada bebé es un mundo. Si el pediatra considera que tu bebé pesa demasiado o no lo suficiente, o bien que está creciendo demasiado rápido o demasiado despacio, confía en que tu bebé está en las mejores manos y sigue los consejos que te den.

Las tablas y curvas de crecimiento pueden resultar un poco abrumadoras y los resultados quizás te parezcan confusos. Intenta no comparar a tu bebé con otros niños y piensa solamente en lo mucho que ha crecido en los últimos meses. Si el médico dice que el bebé está bien, ¡no hay de qué preocuparse! Seguro que te llena de orgullo (y quizás hasta te sorprenda un poco) comprobar lo grande que está en comparación con el día en que nació. Si te interesa seguir aprendiendo sobre el crecimiento y el desarrollo de tu bebé, suscríbete a nuestro boletín mensual.

Ver todas las fuentes

Tal vez te interese: