Cuidado del cordón umbilical

Como madre de un recién nacido, querrás saber los cuidados del cordón umbilical: cómo mantener seco el muñón del cordón umbilical de tu bebé hasta que se caiga, cómo identificar los signos de infección y cuándo debes llamar a tu médico. Sigue leyendo para obtener información sobre todo estos aspectos y muchos más.

¿Qué es el muñón del cordón umbilical y cuándo se caerá?

El cordón umbilical lleva nutrientes y oxígeno al útero para tu bebé. Al poco tiempo de nacer tu bebé, el cordón umbilical se pinza y se corta. Tu bebé no lo sentirá, ya que el cordón umbilical no tiene nervios.

La pinza suele mantenerse en su sitio entre 24 y 48 horas. Se retira una vez que lo que queda del cordón se ha secado y ya no sangra.

Una vez retirada la pinza, lo que quedará en el vientre de tu bebé es un pequeño muñón. A medida que el muñón del cordón umbilical se seca, se arruga y se endurece, pasará de un color amarillo a un negro amarronado.

El muñón del cordón umbilical suele caerse a las pocas semanas de nacer el bebé. Ponte en contacto con el pediatra de tu bebé si tiene dos meses y el muñón del cordón umbilical no se ha caído todavía.

En algunos casos, puede existir un motivo por el que el muñón del cordón umbilical no se cae, como una infección o un trastorno del sistema inmunitario. El médico lo investigará.

Cuando el muñón se caiga, la piel de debajo debería estar curada. A veces, es posible que la piel esté en carne viva y que salga algo de líquido. Sigue manteniendo el ombligo de tu bebé seco y limpio, y pronto debería curarse por completo. Ponte en contacto con tu médico si no se ha curado en las dos semanas siguientes a la caída del muñón.

¿Cómo cuido y limpio el muñón del cordón umbilical de mi bebé?

La clave es mantener la zona del muñón limpia y seca. Lo mejor es limpiar el muñón de tu pequeño cuando le cambies el pañal o cuando lo bañes. Aquí tienes algunos consejos para el cuidado del cordón umbilical que puedes seguir:

  • Mantén el muñón del cordón umbilical limpio y seco. Los expertos recomiendan el «cuidado seco del cordón», es decir, dejar que el muñón del cordón esté al aire y no cubrirlo con agua o pomadas. Es posible que hayas oído algo sobre frotar el muñón con alcohol, pero hoy en día los expertos suelen recomendar no hacerle nada. Pídele consejo a tu médico si no tienes claro qué hacer.

  • Evita la irritación. Evita que los pañales de tu recién nacido rocen el muñón. Para ello, dobla la parte superior del pañal por debajo del muñón del cordón umbilical o usa un pañal desechable con una muesca recortada en la parte superior. Algunos pañales, como los Pro Sensitive Plus, tienen un cómodo acabado alrededor del corte del cordón umbilical.

  • Busca signos de infección. Un líquido claro que sale del muñón, algunas gotas de sangre y la aparición de una costra pueden ser normales pero, si observas algunos signos de infección en el muñón del cordón umbilical o tu bebé tiene fiebre, avisa a tu médico inmediatamente.

  • No toquetees el muñón. Deja que el muñón del cordón umbilical se caiga por sí solo en lugar de cogerlo o tirar de él, aunque esté colgando. Se caerá a su debido tiempo.

  • Vigila que no haya sangrado. Es normal que salgan algunas gotas de sangre cuando se cae el muñón. Si sangra más que unas gotas, ponte en contacto con el pediatra de tu bebé.

  • No pegues ni cubras la zona del ombligo con una moneda. Al contrario de lo que hayas oído, pegar cinta adhesiva en la zona del ombligo o colocar una moneda sobre ella no ayudará a cambiar la forma del ombligo de tu pequeño y, de hecho, puede causarle daños. Acude al pediatra de tu bebé si te preocupa la forma de su ombligo o si sospechas que tu pequeño puede tener una afección como una hernia umbilical.

¿Cómo cuido el cordón umbilical al bañar a mi bebé?

Hasta que el muñón se caiga y el ombligo de tu bebé se cure, lo mejor es que sigas bañándolo con una esponja para evitar empapar el muñón con agua. No es necesario que bañes a tu bebé con una esponja todos los días; con dos o tres veces a la semana suele ser suficiente.

Puedes aprovechar el momento del baño con la esponja para limpiar suavemente el muñón del cordón umbilical.

Para darle a tu pequeño un baño con esponja, prepara todo lo que necesitarás:

  • Un recipiente con agua tibia.

  • Una toalla pequeña.

  • Jabón para bebés.

  • Un bastoncillo o una bola de algodón.

  • Toallas.

  • Un pañal limpio.

  • Ropa.

Acuesta a tu bebé en una superficie plana y acolchada, como el cojín del cambiador o en el suelo sobre una toalla suave (con todo lo necesario al alcance de la mano). Nunca dejes a tu bebé sin vigilancia durante el baño con esponja; si está en una superficie elevada, como el cambiador, mantén la correa de seguridad abrochada y una mano sobre él en todo momento.

Mantén a tu pequeño cubierto con una toalla para que no tenga frío y pon al descubierto solo las partes del cuerpo que se están lavando. Empieza por su cara; usa la toalla pequeña húmeda, pero sin jabón para que no le entre en los ojos. A continuación, añade jabón al agua y sigue lavando suavemente el resto del cuerpo, especialmente los pliegues de la piel alrededor del cuello, las orejas y la zona genital.

Para la zona del muñón del cordón umbilical, sigue los consejos de cuidado del cordón umbilical indicados anteriormente. Puedes utilizar una bola de algodón húmeda o un bastoncillo para limpiar la piel de alrededor del muñón, teniendo cuidado de no mojar el propio muñón.

Una vez que el cordón se haya caído, no tengas miedo de bañar a tu bebé en una bañera para bebés o en el lavabo.

¿Cómo cuido del cordón umbilical al cambiar el pañal de mi bebé?

Puedes buscar información sobre cómo cambiarle el pañal a tu bebé aquí, pero ten en cuenta que en estas primeras semanas deberás tener especial cuidado para proteger la zona del muñón del cordón umbilical.

Si el muñón del cordón aún no se ha caído, utiliza pañales con muescas o dobla la parte superior del pañal para evitar que la orina llegue al muñón y que el propio pañal lo irrite.

Sigue el resto de los consejos de cuidado del cordón umbilical indicados anteriormente. De nuevo, puedes aprovechar los cambios de pañal para limpiar suavemente la piel alrededor del muñón con una bola de algodón o un bastoncillo mojados.

HERRAMIENTAS DE PAÑALES

Calculadora de Pañales

Averigua la talla de pañal de tu bebé, cuántos pañales necesitará al día y durante cuánto tiempo, gracias a nuestra sencilla herramienta.

Signos de infección en el muñón del cordón umbilical

Es poco probable que el muñón del cordón umbilical de tu bebé se infecte pero, si observas alguno de estos signos de infección, ponte en contacto con el pediatra de tu bebé:

  • El muñón produce una secreción amarilla y maloliente.

  • La piel de alrededor del muñón está enrojecida.

  • La zona del ombligo está hinchada.

  • El bebé llora cuando se le toca el muñón, lo que indica que la zona está sensible y dolorida.

Afecciones del cordón umbilical

Estas son dos afecciones relacionadas con el cordón umbilical o con la zona del ombligo. Habla con tu médico si crees que tu bebé puede tener alguna de estas afecciones:

  • Granuloma umbilical. Tras la caída del cordón umbilical, notarás un bulto o un nódulo húmedo de color rojizo cerca del lugar de donde se ha caído el cordón, que puede aumentar ligeramente de tamaño y seguir supurando un poco. Es probable que desaparezca al cabo de una semana aproximadamente pero, si no es así, el pediatra de tu bebé podría extraerlo.

  • Hernia umbilical. Si ves que el ombligo de tu bebé sobresale cuando llora, podría tener una hernia umbilical. Una hernia umbilical es un pequeño orificio en la pared abdominal que permite que el tejido sobresalga cuando hay presión, como cuando tu bebé llora. La hernia umbilical suele curarse cuando tu pequeño tiene entre 12 y 18 meses.

PREGUNTAS FRECUENTES

El muñón del cordón umbilical suele caerse entre diez días y tres semanas después del nacimiento.

Es posible que exista infección, si:
• El muñón produce una secreción amarilla y maloliente.
• La piel de alrededor del muñón está enrojecida.
• La zona del ombligo está hinchada.
• Tu bebé llora cuando le tocas el muñón.

Cuando el muñón se cae, la piel de debajo debería estar curada. A veces, es posible que la piel esté en carne viva y que salga algo de líquido. Sigue manteniendo la zona seca y limpia, y pronto se curará. Ponte en contacto con tu médico si la piel no se ha curado en las dos semanas siguientes a la caída del muñón.

Deja que el cordón umbilical esté expuesto al aire. No debes tirar y toquetear el muñón. Se caerá por sí solo a las pocas semanas del nacimiento de tu bebé. Si no lo hace, visita a tu médico.

La piel que hay debajo del muñón puede estar un poco roja cuando el muñón seco se cae, pero debería curarse pronto, normalmente en un par de semanas. Habla con tu médico si no se cura en dos semanas.

A las pocas semanas de nacer tu bebé, lo que queda del cordón umbilical se desprenderá y dejará al descubierto su bello ombligo. Esto es un recordatorio de lo lejos que ha llegado tu pequeño en poco tiempo. Mientras cambias cuidadosamente los pañales de tu recién nacido, debes saber que podrías recibir regalos y descuentos con todo lo que estás haciendo. Descarga la aplicación DODOT VIP para ponerte en marcha.

¿Cómo hemos escrito este artículo?
La información de este artículo se basa en los consejos de expertos y se extrae de fuentes médicas y gubernamentales fiables, como la American Academy of Pediatrics y el American College of Obstetricians and Gynecologists. A continuación, se incluye una lista con las fuentes utilizadas para elaborar el artículo. El contenido de esta página no debe reemplazar el consejo médico de un profesional. Consulta a un profesional médico para obtener un diagnóstico y tratamiento completos