¡Te damos la bienvenida a la maternidad! Un recién nacido llena nuestras vidas de alegría y emoción, pero también de cansancio y agotamiento. No te preocupes, estamos aquí para ayudarte. Sigue leyendo este artículo para saber cuáles son los hitos del desarrollo desde que tu bebé nazca hasta que cumpla un mes, con qué frecuencia tendrás que darle de comer o llevarle al médico y cuánto dormirá. El pediatra será tu persona de referencia en cuanto al desarrollo, pero hemos recopilado otros aspectos destacados y consejos que te serán útiles. ¿Preparada para descubrir qué te espera estas primeras cuatro semanas?

Hitos de desarrollo del recién nacido

Durante las cuatro primeras semanas de vida, el bebé tendrá que acostumbrarse a la vida fuera del útero. Te sorprenderá todo lo que puede llegar a cambiar. A continuación, te dejamos algunos aspectos destacados:

Crecimiento y desarrollo físico: un aspecto diferente

En los primeros días, los bebés pueden perder un poco de peso. Se trata principalmente de un exceso de líquido corporal. La mayoría lo recupera rápidamente; de hecho, el décimo día suelen pesar lo mismo que cuando nacieron. El pediatra hará un seguimiento exhaustivo del crecimiento de tu peque. Controlará la altura, el peso y la circunferencia de la cabeza en cada revisión. Con el tiempo, utilizará estas medidas para determinar las tendencias en la tasa de crecimiento. Sigue leyendo para saber cómo se usan las tablas de crecimiento del bebé.

Pasarás mucho tiempo mirando a tu recién nacido. Aunque te encantará cada centímetro de él, es posible que al principio tenga un aspecto diferente. Acaba de llegar al mundo y su cuerpo aún se está adaptando. Estas son algunas de las características físicas que observarás en las primeras semanas:

  • Un vello fino, llamado lanugo, cubre su cuerpo durante unos días o semanas.

  • La piel se pela.

  • Aparecen zonas enrojecidas en la cara o el cuello, que desaparecen con el tiempo.

  • Los genitales se hinchan durante unos días.

  • Tiene dos puntos blandos, llamados fontanelas, en la parte superior de la cabeza. Es el lugar donde se fusionan los huesos del cráneo. No te preocupes, ya que una membrana gruesa protege el cerebro.

  • Si el bebé nace por vía vaginal, es posible que tenga el cráneo alargado. Esto se debe a que las placas del cráneo se ajustan para permitir el paso a través del canal de parto. Muy pronto, recuperará su forma normal.

  • Es posible que el bebé pase bastante tiempo acurrucado, tal y como estaba en el útero. Hacia el final de este primer mes, comenzará a estirarse.

Sentidos: abrazos

Para tu recién nacido, uno de los sentidos más importantes es el tacto. Percibirá tu estado de ánimo por la forma en que lo toques. Cuando le llevas en brazos, le proporcionas seguridad y comodidad. Asegúrate de sujetarle la cabeza y el cuello para que no se mueva de lado a lado o de adelante hacia atrás. Mécelo suavemente para tranquilizarlo. Si quieres mejorar el vínculo, prueba a darle masajes.

Por lo general, los bebés solo pueden ver a una distancia entre 20 y 30 cm. Esto significa que verá tu cara mientras le coges. También mostrará interés en tus manos cuando las pases por delante de él. En esta etapa, diferenciará la luz de la oscuridad, pero aún no podrá ver la gama completa de colores.

Los recién nacidos prefieren escuchar sonidos y voces agudas. Si usas este tono, probablemente girará la cabeza para mirarte.

Movimiento: instintos y agarre

En las primeras semanas, los movimientos de tu peque pueden parecer muy espasmódicos. Aprenderá a controlarlos durante los próximos meses. Estos son algunos de los reflejos comunes que tienen los recién nacidos:

  • Reflejo de búsqueda. El bebé girará la cabeza hacia tu dedo si le acaricias la mejilla o la boca.

  • Succión. Tu hijo puede succionar instintivamente, pero coordinar la succión, la respiración y la deglución requiere bastante habilidad. Es posible que tarde un tiempo en acostumbrarse a comer.

  • Reflejo de Moro. Si el bebé se sobresalta por un ruido o cambia la cabeza de posición rápidamente, puede reaccionar extendiendo los brazos y las piernas repentinamente y luego juntándolos.

  • Agarre. Si tocas la palma de la mano de tu peque, te agarrará el dedo. No lo apoyes en ningún sitio usando esta técnica, ya que no tiene control sobre el movimiento y puede soltarse repentinamente.

  • Pasos. Si sostienes al bebé de pie con las plantas de los pies tocando una superficie, puede hacer un movimiento de paso.

Personalidad: su primera sonrisa

En las primeras semanas, es posible que tu bebé sonría mientras duerme. Los expertos no están muy seguros de qué causa estas sonrisas reflejo, pero es posible que se deban a un impulso interno. A finales de este mes o principios del segundo, comenzarás a ver sonrisas reales mientras está despierto (por ejemplo, cuando le sonríes o te escucha hablar). Con el tiempo, aprenderá que sonreír es una forma de comunicarse.

Los recién nacidos lloran para comunicar cosas como hambre o incomodidad y liberar tensión. Si tu hijo está llorando, pero no necesita comer, eructar ni cambiarle el pañal, es posible que solo necesite un poco de atención. Dale un abrazo o háblale para que se calme, ya que esto suele funcionar. En algunos casos, el llanto persistente podría indicar un problema. Si estás preocupada, consulta al pediatra para comprobar que todo esté bien.

En estos primeros días y semanas, es posible que te vaya mostrando rasgos de su personalidad. ¿Llora si se moja el pañal o le da igual? ¿Se sobresalta fácilmente o se toma las cosas con calma? Si tienes hijos mayores, observarás muchas diferencias en el temperamento del bebé y sus hermanos.

HERRAMIENTAS PARA TU BEBÉ
baby-growth-chart

Tabla de crecimiento del bebé

¿Quieres hacer un seguimiento del crecimiento de tu pequeño? Controla su estatura, peso y la circunferencia de su cabeza en comparación con la media gracias a nuestra sencilla herramienta.

What is your child*
Este campo es obligatorio

Este campo es obligatorio

Este campo es obligatorio

Este campo es obligatorio

Este campo es obligatorio

*Información de la última vez que mediste a tu bebé. **Fuente: Organización Mundial de la Salud

¿Cómo respaldo el desarrollo de mi hijo?

El pediatra te dará muchos consejos personalizados, pero aquí te mostramos algunas cosas que puedes probar:

  • Contacto piel con piel. Coloca a tu bebé desnudo contra tu pecho descubierto. Es bueno practicar este «método canguro» durante los primeros meses de vida. Los beneficios del contacto piel con piel incluyen mejorar el vínculo con el bebé y regular su respiración y ritmo cardíaco.

  • Tiempo boca abajo. Pon a tu pequeño boca abajo en el suelo un ratito cada día para que refuerce el cuello y los hombros. Supervísalo siempre de cerca.

  • Seguimiento visual. A medida que se desarrolle la visión del bebé, mejorará su capacidad de seguir objetos en movimiento con los ojos. Para ayudarle a practicar, pasa algún objeto llamativo (por ejemplo, un sonajero) por delante de él.

¿Cuánto comen los bebés en las primeras cuatro semanas?

La buena noticia es que no tendrás que establecer un horario de alimentación rígido para tu bebé. En su lugar, presta atención para saber cuándo tiene hambre. Este mes, las señales de hambre incluyen el reflejo de búsqueda (consulta la sección anterior), relamerse los labios o chuparse el puño. El llanto también se incluye, pero es mejor dar de comer a tu hijo antes de que llegue a ese punto. Es probable que le des al menos ocho tomas en cada período de 24 horas, tanto por el día como por la noche.

Durante los picos de crecimiento, que ocurren en diferentes momentos según el bebé (normalmente, al final de la segunda semana o entre las semanas tres y seis), tu pequeño puede tener más hambre de lo normal. Cuando está saciado, parecerá cansado o se quedará dormido. Si le das el pecho y te preocupa el volumen de leche, o bien si no sabes si el bebé come bien, pide ayuda al pediatra o a una asesora de lactancia. También puedes echar un vistazo a este artículo sobre la lactancia materna.

¿Mi hijo necesita suplementos dietéticos?

Independientemente de si tu bebé toma leche materna, de fórmula o una combinación de ambas, puedes hablar con el pediatra para saber si es necesario complementar su alimentación. Por ejemplo, puede recomendarte suplementos de vitamina D y hierro hasta que tu peque cumpla 12 meses.

Control del uso de pañales

Es normal que te preguntes si tu bebé come lo suficiente. Una forma de comprobarlo es controlar el uso de pañales (cuántos cambia y qué aspecto tienen). En los primeros días, las heces serán espesas y de color verde oscuro o negras. Se trata de las primeras deposiciones del bebé, compuestas de meconio. Una vez que haya pasado esta etapa, las heces cambiarán a un color amarillo verdoso y se volverán más blandas y líquidas. Cada bebé es diferente, pero probablemente debas cambiar seis pañales mojados y tres o cuatro sucios al día.

Otras señales de que tu hijo come lo suficiente incluyen escucharle tragar y verlo contento durante las horas posteriores a la toma. A largo plazo, el pediatra sabrá si tu bebé recibe suficiente alimento cuando controle su crecimiento.

Aunque los primeros cambios de pañales pueden ser un desafío, pronto serás toda una profesional. De hecho, cambiarás tantos pañales que creerás merecer un premio, y no es para menos. Descarga la aplicación Dodot VIP y convierte todos esos pañales y toallitas en juguetes, golosinas o cupones para usar en tu próxima compra de Dodot.

ARTÍCULO RELACIONADO

Nutrición
Cinco posiciones para dar el pecho y consejos

¿Cuánto necesita dormir un bebé?

En las primeras semanas, es probable que tu bebé duerma unas 16 horas al día, en bloques de unas tres o cuatro siestas. Dado que el estómago de un recién nacido tiene muy poca capacidad, deberás despertarlo para darle de comer durante la noche si lo hace forma natural. Aunque tu hijo aún no sepa diferenciar el día y la noche, puedes comenzar a enseñarle haciendo que las tomas nocturnas sean tranquilas. No enciendas luces brillantes, cámbiale el pañal lo más rápido posible y, en lugar de jugar, vuelve a acostarlo boca arriba.

Sueño seguro

Durante el primer año de vida del bebé, debes acostarlo siempre boca arriba. No dejes objetos en la cuna como sábanas, mantas, protectores, almohadas o juguetes. Te recomendamos colocar la cuna en tu habitación. Estos pasos cruciales te ayudarán a reducir el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), que es la muerte inexplicable de un bebé sano durante el primer año de vida. Echa un vistazo a este artículo para saber cómo prevenir el SMSL. Recuerda que el bebé siempre debe dormir solo, sobre la espalda y en una cuna.

Un día en la vida de un bebé

Aunque la rutina con un bebé recién nacido prácticamente no existe. A continuación, te dejamos una serie de consejos que pueden resultarte útiles:

Salir a la calle

Sal con tu bebé a la calle cuando haga buen tiempo. Asegúrate de vestirlo adecuadamente, ya que todavía no ha desarrollado la capacidad de regular la temperatura de su cuerpo. La norma general es ponerle una capa más de ropa de la que está usando. Si hace sol, mantenlo a la sombra, ya que su piel puede quemarse con facilidad. Si hace mucho frío o llueve, no permanezcas mucho tiempo fuera. Compra un gorro abrigado y mantas adicionales. Para saber si tu hijo está cómodo, comprueba que su pecho esté tibio y que sus manos y pies estén un poco más fríos que el resto del cuerpo.

Cambiar pañales

Uno de los elementos fijos de la rutina diaria del bebé será el cambio de pañal. Asegúrate de tener todo lo necesario antes de comenzar. Coloca una mano sobre él en todo momento y no lo dejes solo en el cambiador o en cualquier superficie que sea más alta que el suelo, ya que puede rotar y caerse fácilmente. Para evitar la dermatitis del pañal, quítale los pañales mojados o sucios lo antes posible. A continuación, limpia la zona con una toallita suave y ponle un pañal nuevo. Lee nuestro artículos sobre cómo cambiar el pañal a tu bebé y pronto aprenderás a hacerlo.

Bañar al bebé

Para mantener seco el muñón del cordón umbilical, en las primeras semanas debes bañar al bebé con una esponja. Sigue haciéndolo hasta que el muñón se caiga por completo. Una vez que la zona del cordón se haya curado, podrás comenzar a bañar a tu peque en una bañera especial o en el lavabo. Es posible que debas limitar el baño a tres veces por semana durante el primer año, sobre todo si limpias bien la zona del pañal en cada cambio. A continuación, te damos algunos consejos para saber cómo bañar a tu bebé las primeras veces:

  • Comprueba que el agua esté tibia (pero no caliente) al tacto en la muñeca o el codo.

  • Ten a mano todo lo necesario para no dejar desatendido a tu pequeño.

  • Baña al bebé justo después de desvestirlo para que no se resfríe.

  • Sujétale la cabeza y el cuello al colocarlo en la bañera o el lavabo. Mantén la cabeza y la mayor parte del cuerpo por encima del nivel del agua para mayor seguridad.

  • Para lavar la cara del bebé, usa un paño suave y jabón para bebés. Añade champú una o dos veces a la semana.

  • Limpia los genitales con agua jabonosa, igual que lo harías con el resto de la zona del pañal. El pediatra te indicará el momento en que el prepucio se separe correctamente. A partir de entonces, podrás retraerlo y limpiarlo de forma segura.

Cuidar el cordón umbilical

Debes mantener el muñón del cordón umbilical limpio y seco hasta que se arrugue y se caiga, lo que generalmente ocurrirá cuando tenga tres semanas. Una vez que el muñón se haya caído, limpia suavemente cualquier punto en carne viva con una bola de algodón humedecida en alcohol. Si observas sangrado o síntomas de infección (por ejemplo, una secreción maloliente y amarillenta o piel enrojecida alrededor del muñón), llama al pediatra. Echa un vistazo a otros artículos sobre el cuidado del cordón umbilical del bebé para obtener más información sobre el tema.

¿Es seguro para la salud de mi hijo que le visiten otras personas?

A continuación, te mostramos algunas preocupaciones típicas cuando se tiene un bebé:

  • ¿Es seguro recibir visitas? Es natural querer que familiares y amigos cercanos os visiten en los primeros días después de que nazca el bebé, pero te recomendamos limitar el contacto a unas pocas personas para que podáis descansar y recuperaros. Durante el resto del mes, es mejor reducir la cantidad de visitantes y asegurarse primero de que no estén enfermos, ya que así evitarás que tu peque contraiga una infección. Pide a todos los visitantes que se laven las manos antes de tocarle.

  • Ictericia. Si la piel del bebé tiene un tono amarillento, es posible que tenga ictericia, una afección en la que el hígado aún no ha comenzado a eliminar una sustancia química llamada bilirrubina de la sangre. El pediatra diagnosticará y tratará esta afección.

  • Fiebre. La mayoría de los bebés tendrán fiebre en algún momento. A veces, puede ser difícil saber cuándo un recién nacido tiene la temperatura elevada. En las primeras 12 semanas, los bebés con fiebre necesitan atención médica urgente. Si notas que tu peque está acalorado o inusualmente irritable, tómele la temperatura con un termómetro rectal. Si la temperatura es de 38 grados o más, llama al médico de inmediato.

  • Cuidados posteriores a la circuncisión. Lo más importante es lavar la zona con agua y un jabón suave. Es normal que haya enrojecimiento y una secreción amarilla en la primera semana, pero si observas hinchazón, llagas con costras o una secreción líquida y turbia, llama al pediatra.

PREGUNTAS FRECUENTES

Alrededor del 80 % de los bebés nacidos a término (40 semanas) pesan entre 2,2 y 3,6 kg.

Conclusiones

Después de dar a luz, es posible que sientas una mezcla de felicidad, dolor y agotamiento. Las emociones pueden aumentar por el estrés y los cambios hormonales. Además, deberás acostumbrarte a algunas rutinas nuevas, como alimentar, cambiar pañales y acostar a su bebé. Es posible que ahora duermas mucho menos que antes. No eres ni la primera ni la última persona que se siente abrumada en este momento, y es natural llorar. Sin embargo, si tienes sentimientos intensos de tristeza, vacío, apatía o desesperación, puede que padezcas depresión posparto. Informa al médico de cómo te sientes, ya que podrá ofrecerte ayuda.

La recuperación física después de dar a luz, ya sea por vía vaginal o por cesárea, lleva tiempo. Estos son algunos de las consecuencias físicas que puedes observar en esta época:

  • Sangrado. Expulsarás la sangre y los tejidos que recubren el útero (lo que se conoce como loquios). Al principio, el sangrado puede ser intenso, pero disminuirá en las semanas siguientes. Consulta de inmediato al médico si llenas dos compresas higiénicas en una hora dos horas seguidas.

  • Contracciones uterinas. Durante aproximadamente 10 días después de dar a luz, es posible que experimentes dolores a medida que el útero vuelve a su tamaño normal.

  • Dolor perineal. Cuando das a luz por vía vaginal, la piel entre la vagina y el ano (perineo) se estira para que la cabeza del bebé pueda pasar. A veces, esta piel se desgarra y se cura por sí sola, pero otras requiere puntos de sutura. Para aliviar la hinchazón y el dolor, aplica compresas frías en la zona. También puedes sentarte en una almohada suave.

  • Abdomen hinchado. En los días posteriores al parto, es posible que tu barriga aún parezca de embarazada, ya que los músculos abdominales no se recuperan de inmediato. Dale a tu cuerpo tiempo suficiente para recuperarse y consulta al médico antes de comenzar a hacer ejercicio.

  • Estreñimiento. Ir al baño puede ser complicado en los primeros días después del parto. Es posible que tengas miedo al dolor o el estreñimiento debido a los analgésicos, o bien porque no comiste durante el parto. Pide consejo al médico sobre qué hacer. Beber más agua y comer alimentos ricos en fibra suele ser útil.

  • Sensación de cansancio. No es de extrañar, dado el enorme trabajo que has realizado tanto física como emocionalmente. Necesitarás algo de tiempo para que tus niveles de energía se recuperen. Mientras tanto, pide ayuda con las tareas del hogar, limite las visitas y duerme cuando lo haga tu bebé.

Consulta al médico si deseas tratar cualquier síntoma molesto y echa un vistazo a nuestro artículo sobre cómo curarse después del parto, especialmente si has tenido una cesárea. Intenta descansar lo máximo posible y comer de forma saludable. Cuando el médico te dé el visto bueno, incorpora el ejercicio a tu rutina. ¿Cómo hemos escrito este artículo? La información de este artículo se basa en los consejos de expertos y se extrae de fuentes médicas y gubernamentales fiables, como la American Academy of Pediatrics y el American College of Obstetricians and Gynecologists. A continuación, se incluye una lista con las fuentes utilizadas para elaborar el artículo. El contenido de esta página no debe reemplazar el consejo médico de un profesional. Consulta a un profesional médico para obtener un diagnóstico y tratamiento completos.