Mujer con su bebe

Cinco posiciones para dar el pecho y consejos

16/10/19
4 minutos para leer

Tu bebé y tú tenéis vuestras propias necesidades, por lo que es posible que una única forma de dar el pecho no les venga bien a todas las madres y a todos los bebés. Existen muchas posiciones diferentes para dar el pecho, desde la posición sentada sobre brazo opuesto hasta la posición de fútbol americano. De hecho, es buena idea cambiar de posición para dar el pecho de vez en cuando para que los pechos se vacíen por completo y evitar enfermedades como la mastitis. Lee más sobre las diferentes posiciones y descubre útiles consejos sobre la lactancia materna.

La posición sentada sobre brazo opuesto

La posición sentada sobre brazo opuesto

Esta es una de las mejores posiciones para dar el pecho por primera vez. Busca una silla cómoda con apoyabrazos y siéntate recta. Coloca al bebé a lo largo de la parte delantera de tu cuerpo, con su barriga pegada a la tuya. Sostenlo en el ángulo que forma el codo contrario al pecho que le vas a dar. Usa el brazo derecho para el pecho izquierdo y el brazo izquierdo para el pecho derecho. Sostén la cabeza del bebé con la mano abierta y, con la otra mano en forma de U, agárrate el pecho por debajo. Dirige con cuidado la boca de tu bebé hacia el pecho sin inclinarte hacia delante. Sostén al bebé contra el pecho. Esta es una buena posición si el bebé tiene dificultades para agarrarse al pezón, porque así te resulta más fácil dirigirle la cabeza y adoptar una posición más adecuada sosteniendo la parte posterior de su cuello entre tu pulgar y el resto de los dedos.

La posición sentada sobre el mismo brazo

La posición sentada sobre el mismo brazo

Similar a la posición sentada sobre brazo opuesto, pero sostienes al bebé con el brazo del mismo lado que el pecho que le das. Debes sentarte recta en una silla cómoda con apoyabrazos y sostener al bebé contra tu pecho con la cabeza cómodamente apoyada en el ángulo que forma el codo, mirando hacia el pecho. Asegúrate de que la cabeza del bebé esté alineada con el resto de su cuerpo, y no girada hacia un lado. Para estar más cómoda, puedes colocarte una almohada en el regazo.

La posición de fútbol americano

La posición de fútbol americano

Si te estás recuperando de una cesárea o tienes los pechos grandes, la posición de fútbol americano puede resultarte cómoda para amamantar. Mantener esta postura puede resultar más fácil porque el abdomen no soporta el peso del bebé. Con el codo doblado, coloca a tu bebé junto a ti a la altura de tu cintura. Sostén la cabeza del bebé con la mano abierta y haz que mire hacia el pecho. La espalda del bebé descansará sobre tu antebrazo, como si sostuvieras un bolso de mano o un balón de fútbol americano. Sostente el pecho con la otra mano formando una C. Esta posición también es muy buena para los bebés prematuros.

La posición tumbada de lado

La posición tumbada de lado

Si estás cansada después del parto o sueles tener sueño, puedes tumbarte para dar el pecho, pero asegúrate de permanecer despierta. Dar el pecho tumbada de lado, y no sentada, es una buena opción si te han practicado una cesárea. Túmbate de lado, coloca al bebé mirando hacia el pecho y asegúrate de sostener a tu hijo con una mano. Usa la otra mano para sostenerte el pecho y llevar el pezón hasta los labios del bebé. Cuando se agarre, puedes usar un brazo para sostenerte y el otro para mantener cerca a tu bebé.

La posición para amamantar a gemelos

Si tienes gemelos, puedes darles el pecho por separado o al mismo tiempo; en este último caso, puedes adoptar la posición de fútbol americano, sosteniendo a un bebé en cada brazo.

Posturas que debes evitar al dar el pecho

Ten cuidado y evita determinadas posturas que pueden ser perjudiciales para ti o para el bebé, como las siguientes:

  • Encorvarte sobre el bebé
  • Que el cuerpo y la cabeza del bebé miren en direcciones diferentes
  • Mantener el cuerpo del bebé alejado del pecho.

Consejos para todas las posturas de lactancia materna

En cualquier posición, haz todo lo posible para que tu bebé y tú estéis cómodos. Prueba lo siguiente:

  • Apoya bien tu cuerpo. Elige una silla con apoyabrazos y usa muchas almohadas para apoyar la espalda y los brazos. Un sofá normal no ofrece suficiente apoyo, puedes usar un reposapiés o apoyar los pies en una mesita baja.
  • Sostente los pechos. Es probable que sientas los pechos más pesados a medida que se llenan de leche. Usa las manos para sostenerlos mientras amamantas. No acerques los dedos al pezón ni la areola para que el bebé no los chupe por error. Si tienes los pechos grandes, puedes colocar una toalla o una manta enrolladas bajo ellos para mantener el pezón en ángulo recto respecto a la boca del bebé.
  • Sostén al bebé. Asegúrate de que el bebé esté cómodo y seguro para que pueda mamar tranquilamente. Usa el brazo o la mano para sostenerlo, o coloca una manta o una almohada bajo su cabeza y su espalda para que tenga más apoyo y la cabeza a la misma altura que el pecho. También puedes colocarte una almohada en el regazo y el bebé encima, para que ambos estéis más cómodos. Es una opción especialmente recomendada si te estás recuperando de una cesárea.
  • Alterna las posturas de lactancia materna. Esto puede contribuir a prevenir el dolor de pezones, la obstrucción de los conductos lácteos y las infecciones de pecho.
  • Alterna entre pechos. Cuando el bebé vacíe un pecho, ofrécele el otro. También puedes empezar con el pecho lleno la próxima vez. Esto contribuirá a aumentar la producción de leche y a prevenir la mastitis.
  • Relájate. Asegúrate de estar relajada antes de dar el pecho y mientras lo das, pues así la experiencia será mejor tanto para ti como para el bebé. La lactancia materna es una oportunidad maravillosa para establecer un vínculo con tu bebé y, cuando se agarre, también puede ser una experiencia agradable para ti.

Si tienes alguna pregunta sobre cómo dar el pecho o quieres obtener más información sobre la lposiciones para amamantaren general, echa un vistazo a nuestras preguntas frecuentes sobre la lactancia materna.

La experiencia de dar el pecho es diferente para cada mujer, y es normal tener un comienzo lento. Cuanto más des el pecho, más fácil será. Habla con un consultor de lactancia o con un médico si estás preocupada o tienes alguna pregunta.

Los padres tienen altibajos todos los días, así que, ¿por qué no te recompensas por tu duro trabajo? Regístrate en nuestro programa Regalos si aún no lo has hecho y consigue obsequios para ti y tu bebé.

Ver todas las fuentes

Tal vez te interese: