Seguramente, las primeras semanas que tu bebé ha estado en casa han sido abrumadoras. A medida que pasen los días y te adaptes a esta nueva personita, te sentirás más segura y cómoda (pero no demasiado). Los recién nacidos se desarrollan y cambian rápidamente, y tu pequeño seguirá dándote sorpresas en las semanas cinco, seis, siete y ocho. Para que estés más preparada, hemos recopilado algunos hitos típicos en bebés de un mes, consejos sobre la alimentación y el sueño y posibles problemas que pueden surgir, como los cólicos o la costra láctea.

Hitos del desarrollo en bebés de un mes

Tu bebé es único, aunque eso ya lo sabías. Es normal que crezca a su propio ritmo. No te preocupes si ves que algunas cosas cambias unas semanas después de lo previsto. A continuación, te dejamos algunos de los hitos del desarrollo que tu pequeño alcanzará con un mes.

Crecimiento y desarrollo físico: mejillas regordetas

¿Crees que tu bebé crece a una velocidad supersónica? En promedio, los bebés aumentan de 3 a 4 cm de altura y de 0,5 a 1 kg de peso en estas semanas. En la próxima revisión médica, el pediatra comprobará el peso, la altura y la circunferencia de la cabeza de tu hijo y anotará los resultados en las tablas de crecimiento del bebé. Lo importante es que crezca a un ritmo constante, aunque pegará estirones de vez en cuando.

Es posible que la cabeza de tu hijo sea desproporcionadamente más grande que el cuerpo. Esto es perfectamente normal, ya que crece un poco más rápido. También verás que tu peque se estira y desarrolla músculos más fuertes. Por suerte, todavía tendrá las mejillas regordetas un tiempo más.

¿Cómo obtener las mejores ofertas de pañales?

Los cupones son geniales, ya que todos queremos ahorrarnos unos euros al comprar pañales. ¿Pero sabías que los programas de fidelización también ofrecen descuentos e incluso tarjetas de regalo por sus compras? Por ejemplo, con la aplicación Dodot VIP ahorrarás dinero en cada pañal. Compra diez paquetes y te regalamos uno gratis. Imagina todo lo que podrías ahorrar…

 

Sentidos: ojos atentos

Mientras tu bebé esté despierto, asimilará las vistas, los sonidos y los olores a su alrededor. Este mes, es probable que pueda centrarse más en las caras y los objetos, e incluso que comience a seguirlos con los ojos cuando pasan frente a él. En el próximo mes, también intentará coger todo lo que se le ponga delante (por ejemplo, si sostienes un sonajero frente a él, comenzará a golpearlo).

Movimiento: músculos fuertes

La mayoría de los movimientos de un bebé de un mes siguen siendo reflejos. No obstante, algunas de las cosas que hacía en las primeras cuatro semanas de vida comenzarán a desaparecer y serán reemplazadas por movimientos más controlados. Cuando esté bocabajo, podrá levantar la cabeza brevemente y estirar más los brazos. También dará pataditas. Tal vez parezca poca cosa, pero se está esforzando por fortalecer los músculos de las piernas. Recuerda que los bebés muy pequeños también pueden girarse de vez en cuando, por lo que debes vigilar a tu hijo cuando esté en algún lugar alto, como un cambiador.

ARTÍCULO RELACIONADO

Cuidados
Cómo cuidar el cordón umbilical de tu recién nacido

Llanto y comunicación: aburrimiento y hambre

Este mes, tu bebé empezará a comunicarse de una manera más clara. Si está aburrido, gritará hasta que le muestres algo entretenido. Por su parte, si se divierte, sonreirá. Estas semanas también distinguirás los llantos de hambre, de cansancio y de irritación. Si aún no ha pasado, seguro que estos días verás su primera sonrisa de verdad (probablemente cuando esté despierto) en respuesta a cosas como el sonido de tu voz. Te garantizamos que tu corazón se derretirá.

HERRAMIENTAS PARA TU BEBÉ
baby-growth-chart

Tabla de crecimiento del bebé

¿Quieres hacer un seguimiento del crecimiento de tu pequeño? Controla su estatura, peso y la circunferencia de su cabeza en comparación con la media gracias a nuestra sencilla herramienta.

What is your child*
Este campo es obligatorio

Este campo es obligatorio

Este campo es obligatorio

Este campo es obligatorio

Este campo es obligatorio

*Información de la última vez que mediste a tu bebé. **Fuente: Organización Mundial de la Salud

¿Cómo puedes respaldar el desarrollo de tu hijo?

Estas son algunas de las cosas que puedes probar este mes:

  • Abrazos. Abraza a tu peque tanto como sea posible, ya que es una excelente manera de que os unáis más. Los expertos dicen que cuanto menos tardes en consolar a tu bebé cuando esté molesto durante los primeros seis meses, menos exigente será cuando sea mayor.

  • Estimulación visual. En esta etapa, es posible que tu hijo prefiera objetos que tengan líneas rectas, como rayas o patrones a cuadros. Escoge un móvil o un juguete con colores y patrones brillantes y contrastantes. No podrá apartar la vista de ese festín visual.

  • Juguetes. Tu pequeño también conoce el mundo a través del tacto. Dale juguetes con diferentes texturas, formas y tamaños.

  • Conversaciones. Habla con tu bebé y déjale que se exprese usando arrullos, gorgoteos y sonrisas. Utiliza palabras, sonidos y expresiones faciales. Con el tiempo, aprenderá a imitarte. Además, estas conversaciones tempranas son ideales para su desarrollo.

  • Contacto físico. Estira suavemente los brazos de tu bebé para dar un aplauso, muévele las piernas como si fuera en bicicleta y sigue colocándolo bocabajo un ratito cada día. Todo esto le ayudará a desarrollar los músculos y el movimiento.

  • Vínculo. Dar seguridad y confianza a tu pequeño le permitirá alcanzar su máximo potencial.

Ten en cuenta que hay un límite de información nueva que los bebés pueden asimilar. Presta atención a las señales para saber si tu hijo ya ha tenido suficiente (por ejemplo, mira hacia otro lado o llora) y déjale descansar.

¿Cuánto come un bebé de un mes?

Quizás te preguntes cuánto come un bebé de un mes a medida que tu peque crece. Es fácil: dale de comer cada vez que parezca tener hambre. A esta edad, probablemente sea unas ocho veces en un período de 24 horas si le das el pecho o cada tres/cuatro horas si toma leche de fórmula. Si tu hijo está dando un estirón, es posible que quiera comer más a menudo.

Si das el pecho, echa un vistazo a este artículo para saber cuáles son los conceptos básicos esenciales de la lactancia.

Hacer eructar a un bebé

Los bebés suelen tragar aire cuando comen, sobre todo si lo hacen con biberón. Esto les hará sentir incómodos y molestos. Para evitarlo, haz que tu pequeño eructe mientras toma el biberón o al cambiarlo de un pecho a otro. Asegúrate de cubrir la ropa con un trapito o un paño para que no se manche de leche si regurgita. Prueba también alguna de estas posiciones y técnicas para eructar:

como hacer eructar a un bebe

Controlar el uso de pañales

En esta etapa, los bebés pueden mojar entre cuatro y seis pañales al día. Cuando se trata de las heces, hay muchas cosas «normales». La mayoría de los niños evacúan al menos una vez al día, pero algunos pueden pasar varios días o incluso una semana sin hacer nada. No hay de qué preocuparse, siempre que la consistencia de las heces sea normal (en otras palabras, blandas y un poco líquidas) y que tu pequeño coma bien y aumente de peso. Consulta al pediatra si tienes dudas con algo.
Ten en cuenta que la piel de tu bebé necesita pañales suaves y cómodos, como los Dodot Sensitive. Descarga la aplicación Dodot VIP y convierte los pañales y las toallitas húmedas que compres en recompensas y descuentos.

 

¿Cuánto duerme un bebé de un mes?

Con cuatro semanas de edad, los bebés duermen entre 14 y 17 horas al día, entre las que se incluyen aproximadamente cinco siestas. Con un poco de suerte, tu pequeño comenzará a dormir períodos más largos durante la noche a partir de las seis semanas. Es posible que te sientas muy cansada, y es normal. Con el tiempo, el ciclo de sueño biológico natural de tu bebé se regulará, pero ahora debes dejarle dormir siempre que tenga sueño. Así, descansará mejor. Recuerda colocarle siempre bocarriba. Preparar a tu recién nacido para que adquiera hábitos de sueño saludables desde una edad temprana será muy beneficioso más adelante, ya que tendrá una rutina a la hora de acostarse. Si tu bebé llora al tumbarlo, intenta calmarlo meciéndolo, poniendo música relajante o hablándole suavemente. Levántalo unos minutos y vuelve a colocarlo en la cuna cuando parezca estar tranquilo otra vez.

 

¿Cómo funciona el sueño en esta etapa?

Los bebés de un mes crecen y se desarrollan a un ritmo acelerado. Su visión es cada vez mejor, y comienzan a sonreír a las personas y cosas que los hacen felices. Además, el llanto adquiere matices (es decir, no es igual si necesitan amor, quieren comer o tienen el pañal sucio).

A medida que tu peque crezca, tendrás más ganas de abrazarlo, hablarle y llamar su atención con juguetes, tal y como te explicamos a continuación.

Todos estos cambios pueden ser agotadores, por lo que dormirá mucho todavía (entre 14 y 17 horas al día). Aunque el sueño sigue siendo muy desorganizado, es probable que cambie al cumplir tres meses, cuando los ritmos circadianos comiencen a tomar forma.

 

Un día en la vida de tu hijo

A continuación, te mostramos un ejemplo de rutina para bebés de un mes. Incluye actividades como bañarlo, darle de comer, dormirlo y jugar con él:

que hace un bebe de 1 mes

Higiene temprana

Es posible que ya le hayas pillado el truco y que tu bebé se divierta mucho a la hora del baño. Si no es así, echa un vistazo a este artículo sobre el baño y otros temas relacionados.

Problemas de salud en bebés de un mes

Todos los bebés lloran de vez en cuando. No obstante, el llanto puede deberse a los cólicos si:

  • El bebé llora todas las noches durante horas.

  • El llanto suena agudo.

  • El llanto no tiene un motivo aparente.

  • Te cuesta calmarlo cuando llora.

El pediatra diagnosticará cólicos si tu pequeño llora durante más de tres horas al día, más de tres días a la semana, durante al menos tres semanas seguidas. Este problema suele aparecer cuando el bebé tiene entre dos y cuatro semanas, y puede durar hasta los tres o cuatro meses.

Los expertos no están seguros de la causa de los cólicos, pero algunos factores incluyen:

  • Gases. Puede que tu bebé llore debido a las molestias asociadas a los gases. Si notas que tiene el estómago hinchado y expulsa gases mientras llora, es lo más seguro. Colócalo bocabajo sobre tus rodillas para aliviar las molestias, ya que esta presión adicional sobre la barriga le hará sentir mejor. Una forma de evitar que tu peque tenga gases es no sobrealimentarlo.

  • Sensibilidad a la estimulación. Tu hijo puede sentirse abrumado y no saber calmarse solo, lo que lo hace llorar. Intenta consolarlo sujetándolo mientras caminas, meciéndolo, colocándolo en un asiento para bebés que vibre o dando un paseo.

  • Alergias alimentarias. Algunos bebés que toman pecho pueden ser intolerantes o sensibles a un alimento en la dieta de la madre, lo que causa molestias y llanto. En raras ocasiones, la incomodidad se debe a la alergia a la proteína de la leche de fórmula. El pediatra diagnosticará cualquier alergia o intolerancia a los alimentos.

  • Problemas médicos. En algunos casos, tu pequeño puede estar reaccionando a las molestias que provoca una enfermedad u otro problema (por ejemplo, una hernia). El pediatra controlará y tratará la afección.

Aunque los cólicos solo suelen durar unos meses, puede parecer que es toda una vida, ya que siempre se pasa mal al oír llorar a un bebé. A veces, creerás que nada puede calmarlo y te pondrás nerviosa. Nunca sacudas a tu pequeño; en su lugar, colócalo en la cuna durante un tiempo e intenta descansar en otra habitación, o bien pide a un ser querido que lo cuide durante unas horas y disfruta de tiempo para ti. Piensa que, en unos meses, esos episodios de llanto probablemente llegarán a su fin.

Otros problemas de salud típicos en bebés de un mes son los siguientes:

  • Costra láctea. Esta afección hace que aparezcan parches escamosos en la cabeza del bebé. Lávale el pelo y peina suavemente las escamas para aliviarla. Si esto no funciona, el pediatra te recomendará un champú especial. Echa un vistazo a este artículo para obtener más información.

  • Diarrea. Si las heces de tu peque son blandas o acuosas y superan la cantidad de veces que ha comido en un día, informa al pediatra.

  • Estreñimiento. Si tu hijo no ha defecado en varios días, o bien crees que puede estar estreñido, consulta al médico.

  • Vómitos. Si tu bebé vomita con fuerza (es decir, «escopetazos»), vomita durante más de ocho horas o después de un par de tomas y tiene fiebre o diarrea, consulta al médico.

  • Regurgitación. Regurgitar un poco de líquido después de comer o eructar puede ser normal, especialmente durante la hora posterior a la toma. Si el bebé se irrita o muestra otros signos de malestar, llama al pediatra para asegurarte de que todo esté bien.

  • Acné del bebé. A principios de este mes, pueden aparecer granitos en la cara de tu bebé. Se cree que son el resultado de las hormonas que le transmites a través de la placenta, que provocan la estimulación de las glándulas sebáceas. Coloca una mantita limpia debajo de su cabeza mientras esté despierto y lávale la cara una vez al día con un jabón suave para bebés.

Controles médicos regulares y vacunas

Los controles regulares en esta etapa temprana suelen realizarse cuando el bebé cumple uno y dos meses, respectivamente. Por supuesto, puedes llamar al pediatra siempre que tengas dudas, incluso entre visitas. En los controles, el pediatra:

  • Controlará el crecimiento y desarrollo de tu pequeño.

  • Le hará un examen físico.

  • Hará cualquier prueba de detección que esté pendiente.

  • Te preguntará cómo estás y te dará consejos según considere.

  • Responderá a todas tus preguntas.

  • Te indicará lo que sucederá en las próximas semanas o meses.

  • Programará y administrará las vacunas que puedan ser necesarias en las próximas semanas de vida del bebé.

Madres y padres: mastitis

Seguro que este mes te sientes más segura, ya que parte de la incertidumbre que sentiste durante las primeras semanas de vida del bebé ha desaparecido. No obstante, comenta cualquier duda que tengas con tus seres queridos o el médico. Un problema compartido se lleva mucho mejor, y te sentirás más aliviada conociendo las opiniones de otras personas que ya han pasado por lo mismo.

Si das el pecho, es posible que notes molestias debido a una infección mamaria llamada «mastitis». Consulta al médico si sientes dolor en los pechos, fiebre o náuseas. No deje de dar el pecho, ya que esto empeorará la situación. No pasa nada por que el bebé coma aunque tengas mastitis, ya que la leche no se infecta. El tratamiento incluye la extracción de leche, ya sea de forma natural o con instrumentos, aunque el médico también puede recomendarte antibióticos. Descansa lo suficiente y bebe mucha agua para que tu cuerpo pueda combatir la infección. Echa un vistazo a este artículo sobre qué es la mastitis y cómo tratarla.

PREGUNTAS FRECUENTES

Si das el pecho, espera hasta que tu bebé tenga un mes para darle un chupete. Es mejor ofrecérselo entre las tomas o cuando termine de comer para no interrumpir el proceso. El uso de un chupete para dormir ayuda a reducir el riesgo de SMSL. Es posible que a tu hijo le guste el chupete, ya que succionar le supone un alivio, pero si no lo quiere, no lo fuerces.

¿Cómo hemos escrito este artículo?
La información de este artículo se basa en los consejos de expertos y se extrae de fuentes médicas y gubernamentales fiables, como la American Academy of Pediatrics y el American College of Obstetricians and Gynecologists. A continuación, se incluye una lista con las fuentes utilizadas para elaborar el artículo. El contenido de esta página no debe reemplazar el consejo médico de un profesional. Consulta a un profesional médico para obtener un diagnóstico y tratamiento completos.