A89

Patrones de sueño en bebés de 0 a 36 meses

Al principio, para los padres el sueño de los bebés es todo un interrogante. Nos preocupa saber cuánto debería dormir el niño, con cuánta frecuencia y en qué tramos, de noche, en la siesta, durante el día, según va creciendo y a medida que pasa el tiempo. ¿Lo vemos? ¡Aquí despejamos tus dudas!


No hay nada más apacible que ver a un bebé mientras duerme… Sin embargo, muchos padres te dirán que esta visión no es tan común como crees, ¡especialmente de noche!

Y es que conseguir que un bebé duerma durante toda la noche es a lo que aspira todo padre de un recién nacido… Y si no ya lo verás: pronto, los baños calientes, los pijamas suaves y los cuentos antes de dormir, se volverán parte de vuestra rutina.

Edad del bebé y cantidad aproximada de horas de sueño necesarias:

  • Recién nacido: 16 a 20 horas diarias
  • 3 semanas: 16 a 18 horas diarias.
  • 6 semanas: 15 a 16 horas diarias.
  • 4 meses: 9 a 12 horas más dos siestas (de 2 a 3 horas cada una).
  • 6 meses: 11 horas más dos siestas (de 2 a 3 horas cada una).
  • 9 meses: 11 a 12 horas más dos siestas (de 1 a 2 horas cada una).
  • 1 año: 10 a 11 horas más dos siestas (de 1 a 2 horas cada una).
  • 18 meses: 13 horas más una o dos siestas (de 1 a 2 horas cada una).
  • 2 años: 11 a 12 horas más una siesta (de 2 horas).
  • 3 años: 10 a 11 horas más una siesta (de 2 horas).


El sueño en el recién nacido
Tu bebé recién nacido no conoce la diferencia entre el día y la noche. Necesita dormir y alimentarse continuamente, de manera que el día y la noche no le importan mucho. En general, dormirá alrededor de 16 a 18 horas diarias, y normalmente de dos a cuatro horas seguidas, durante todo el día. Ah, y cuando se despierte estará hambriento.

Para empezar a enseñarle la diferencia entre el día y la noche, puedes comportarte de manera diferente a distintas horas. Durante el día, háblale más mientras lo alimentas. Durante la noche, compórtate con más calma y emplea un tono de voz más suave. Con el tiempo comprenderá la diferencia y empezará a dormir más de noche.

Un consejo: cuando tu bebé estaba en el útero, los movimientos que hacías al caminar le producían sueño… No es sorprendente entonces que siga disfrutando de ese suave bamboleo. Si esto no funciona, ten en cuenta que arroparle también le ayudará a sentirse "en casa", ¿sabías que hay muchos bebés que concilian el sueño con la música?

Cómo duerme un bebé de 3 semanas
Aunque siga despertándose para comer durante la noche, probablemente dormirá períodos ininterrumpidos más largos, quizá durante tres o cuatro horas. También empieza a permanecer despierto por períodos más largos.

Recuerda que si estás amamantándolo, tus hormonas han reorganizado sus patrones de sueño para que coincidan con los del bebé. Si te das una oportunidad, estas hormonas pueden ayudarte a evitar los trastornos del sueño. Los bebés que se alimentan con leche de iniciación pueden dormir períodos más largos, porque esta tiende a permanecer más tiempo en sus estómagos.

Sugerencia: si el bebé tiende a dormir todo el día y también mientras lo alimentas, trata de despertarlo para comer. Necesita aprender que el período de sueño más largo tiene lugar durante la noche. Ayúdale integrándole al centro de la actividad familiar alrededor de las 4 de la tarde, y aunque duerma, siéntale en posición vertical en una silla para bebés, un portabebés o una silla mecedora. Luego dale un baño alrededor de las 7 u 8 de la tarde, esto le mantendrá despierto y le relajará a la vez para caer en un sueño largo posterior.

Cuánto duerme un bebé de 2 meses
Tu bebé ya empieza a quedarse dormido por su cuenta, pero es probable que todavía necesite que le despierten para alimentarse durante la noche. A pesar de que el patrón de sueño está empezando a regularizarse, debes seguirle la pista de cerca: es demasiado pronto para establecer un horario, así que tratar de imponerle uno no sería aconsejable.

Los bebés a esta edad duermen un poco menos cada día, en comparación con un recién nacido. En promedio, duermen entre 15 y 16 horas aproximadamente. Tu bebé dormirá la mayoría de estas horas durante la noche (aunque normalmente no duerma del tirón) y permanecerá más tiempo despierto durante el día, aunque se las arreglará para dormir unas tres siestas diarias, más o menos. Como siempre, esto varía según el bebé.

Sugerencia: es normal que llore un poquito al despertarse, y aunque todavía tengas que ir a verle si se despierta y llora, dale un poco de tiempo (espera más o menos unos cinco minutos) a ver si logra calmarse por su cuenta.

Dormir a los 4 meses
En promedio, un bebé de 4 meses duerme entre nueve y once horas cada noche, y dos siestas diarias de dos a tres horas cada una. Los días que duerma menos siesta, serán los que dedique a dormir más horas de sueño durante la noche.

Ahora el niño es más capaz de quedarse dormido por su cuenta. Es tiempo de establecer una pauta, ya que la rutina es muy importante para tu bebé de 4 meses. Por tanto, trata de asegurarte de que la hora de acostarse y las siestas ocurran en el mismo horario y de la misma forma todos los días. No debes ser estricto, sino lo más consecuente posible.

Sugerencia: ya es capaz de desplazarse un poco y es probable que se mueva alrededor de su cuna. Considera ponerle un pijama para bebés, o terminará destapado y se despertará con frío. Revisa la etiqueta para asegurarse de que sea resistente al fuego.

Zzzzzz… 6 meses
Los patrones de sueño son distintos para todos, circunstancias especiales como una enfermedad o el hecho de dormir en una cama extraña (en casa de la abuela, por ejemplo) podrían afectar el patrón de sueño del niño. De lo contrario… podría decirse que tu bebé está acostumbrándose a sus propios patrones.

En promedio, un niño de seis meses duerme alrededor de 11 horas cada noche y se ha habituado a dos siestas de una a dos horas, normalmente por la mañana y en las primeras horas de la tarde. Casi todos los bebés saludables de 6 meses pueden dormir toda la noche, sin necesidad de alimentarse a medianoche o por la mañana temprano, a menos que desees estar con tu bebé o trates de mantener tu producción de leche.

Sin embargo, está empezando a ser más cabezota: esta es tu última oportunidad para decidir dónde quieres que duerma sin que él tenga voz y voto. ¡Idear rutinas rígidas para la hora de dormir le ayudarán a dormirse por su cuenta!

Sugerencia: aquí tienes algunas prácticas que te ayudarán:

  • Acuesta a tu bebé cuando todavía esté despierto, así se quedará dormido en su propia cama.
  • Ojo: si lo alimentas o lo meces para que se quede dormido, esperará que hagas lo mismo a medianoche.
  • Dale un juguete o peluche para ayudarle a quedarse dormido. Una mantita especial también le servirá.

Los “problemillas” de los 9 meses
Los problemas relacionados con el sueño son muy comunes a los 8 o 9 meses. Aunque antes durmiera toda la noche, ahora puede despertarse… ¡y despertar a todos los demás miembros de la familia!

Los bebés de 9 meses duermen alrededor de 11 a 12 horas por la noche, y al igual que antes, se despertará varias veces durante la noche. Sin embargo, lo que marca la diferencia en esta etapa es que se acuerda de ti y te extraña cada vez que se despierta. Si está acostumbrado a que lo acunen o lo mimen para quedarse dormido, esperará que ocurra lo mismo a medianoche. A ti te corresponde decidir si estás preparada para ser parte de esta rutina o si deseas que aprenda a dormirse por su cuenta.

Normalmente el niño duerme dos siestas a esta edad. Tanto la de la mañana como la de la tarde duran normalmente de una a dos horas. En tu calidad de padre o madre, sabes mejor que nadie la cantidad de horas de sueño que el niño necesita. No obstante, independientemente de cuál sea su promedio personal de horas de sueño, dormirá menos por la noche si sus siestas son muy largas.

Sugerencia: los niños tienden a dormir más cuando están enfermos, y es poco común aumentar la siesta habitual en más de una hora. Si tu bebé duerme más de una hora adicional debido a la enfermedad, programa de inmediato una visita a tu pediatra.

La rutina de sueño con 1 año
En el primer año, comienzan los problemas a la hora de dormir. El niño está tan entusiasmado con sus nuevas capacidades que lograr que se tranquilice para ir a dormir se hace cada vez más difícil. Así que hará lo imposible para que lo cojas en brazos... Sin embargo, mantener una rutina a la hora de acostarse os ayudará a ambos en los meses venideros.

El típico niño de un año duerme entre 10 y 11 horas por la noche y un par de siestas de una a dos horas en el día. Como siempre, dependen del niño las horas de sueño que va a necesitar.

Sugerencia: tal vez notes que la siesta de la tarde del niño es un poco más corta y que él disfruta jugando un momento en su cuna antes de llamarte para que lo vayas a buscar. Pon algunos juguetes pequeños en su cuna para estimular esta conducta. Pero asegúrate de que no sean muy grandes, pues podría aprender a apilarlos y luego tratar de bajarse de la cuna haciendo uso de ellos.

Dormir bien a los 18 meses
La vida es tan entretenida e intensa para un niño de un año y medio que ir a dormir es lo último que quiere hacer. Necesita de tu ayuda para tranquilizarse en la noche y así lograr ese merecido descanso.

Los niños de 18 meses necesitan normalmente 13 horas de sueño diarias. Esto a menudo significa menos horas de sueño de lo que sus padres creen que necesitan y de lo que ellos quisieran que durmieran. Debido a que las necesidades de sueño varían en cada niño, tendrás que averiguar lo que es correcto para tu bebé.

Aquí hay algunas sugerencias que te pueden ser útiles:
Dentro de poco, tu niño tal vez sólo necesite una siesta al día, pero es probable que necesite dos períodos de descanso, aunque uno de ellos sea breve. Muchos de los niños que van a la guardería duermen dos siestas, y eso que no siempre las necesitan… Esto significa que tu niño necesitará dormir menos durante la noche.

  • Si no quieres enfrentarte al problema de que el niño se vaya a dormir muy tarde o se despierte muy temprano, tal vez quieras consultar a tu guardería para cambiar la cantidad de horas que tu pequeño duerme durante el día.
  • Si tienes otro hijo mayor, en realidad, es posible que éste necesite acostarse más temprano que su hermano menor.
  • Esto es aún más evidente si el mayor no duerme siesta durante el día. La hora de la siesta de tu bebé es una buena oportunidad para dedicar tiempo exclusivo a su otro pequeño.

Sugerencia: darle un biberón por la noche es un mal hábito, ¡es malo para los dientes! Si esto se transforma en parte de su rutina, lo necesitará siempre para quedarse dormido, aun cuando despierte a medianoche.

El descanso en los 2 años
Un niño de dos años todavía está tratando de alterar un poco las reglas. Por esta razón, los forcejeos para irse a dormir son algo común. Tu pequeño no quiere despedirse de ti ni tampoco que se acabe su el día, ¡ha sido tan apasionante! Así que vamos a ver qué se puede hacer:

  • Establece hábitos y rutinas para la hora de acostarse. Es la mejor forma de estimular hábitos de sueño apropiados.
  • La cantidad necesaria de horas de sueño no es igual para todos los niños. Pero, en general, a los dos años necesitan dormir 13 horas diarias. Es típico que duerman entre 11 y 12 horas por la noche y quizás una siesta de una a dos horas por la tarde.
  • Cuesta mucho que se vayan a dormir, así que hay que ser firmes a diario respecto de las reglas y rutinas a la hora de acostarse. Es la mejor manera de enseñar buenos hábitos de sueño a tu hijo y hacer las cosas más fáciles para ti.

Aquí puedes encontrar algunas sugerencias:
Comienza a disminuir la actividad después de la cena. Al disminuir tu ritmo de actividad y el del niño, se facilitará la transición a la hora de acostarse. Leer, cantar o entretenerse con un juego relajado son mejores actividades para entrar en “modo descanso” que andar corriendo por ahí.

Procura que la rutina previa a irse a la cama sea breve y placentera: bañarlo, cepillarle los dientes y llevarlo a hacer sus necesidades no debería llevarte más de media hora aproximadamente. Si esto dura más tiempo, tu niño empezará a animarse y tú a sentirte frustrado.

Ojo: Es probable que el niño se niegue, al menos algunas veces, a ir a la cama. Sé firme y consecuente con las reglas de la hora de acostarse. Los niños a esta edad no necesitan sus propios dormitorios. De hecho, muchos niños de esta edad duermen mejor con alguien más en la habitación, otro niño de 3 a 5 años sería un buen compañero de habitación. Los niños mayores normalmente duermen perfectamente aunque haya un poco de alboroto.

Sugerencia: Deja un libro o un juguete “no bullicioso” en la cama de tu niño de modo que pueda entretenerse una vez se despierte. Él no puede entender el concepto " es demasiado temprano", pero tú puedes decirle que permanezca en su dormitorio hasta que la luz entre por la ventana o te escuche a ti decir "buenos días".

Cómo es su sueño a los 3 años
Los niños de 3 años duermen un promedio de 12 horas diarias aproximadamente. Esto normalmente significa 10 u 11 horas por la noche y una siesta de una a dos horas. Los horarios de la siesta son más variables en los niños de tres años que en los de dos años.
Un niño de tres años tal vez necesite más o menos horas de sueño, y esto va a depender de las actividades del día, alguna enfermedad, cambios en su rutina o el desarrollo por el que esté pasando. La cantidad de horas que el niño duerma de forma natural durante el día es justo la cantidad que necesita.

El niño de tres años lleva ya una vida muy agitada, la cual se ve estimulada por su imaginación y su capacidad lingüística. Por la noche, esto puede reflejarse en sueños intensos y pesadillas... que tú no puedes tratar de evitar, ya que estos le ayudan a enfrentar los obstáculos propios de su vida diaria. Sin embargo, puedes ayudarlo a tranquilizarse cada noche mediante una rutina simple y calmada a la hora de acostarse.

Sugerencia: el niño presenta dificultades para dormirse con la luz apagada, instala un regulador de luz en el interruptor y permite que él mismo gradúe la intensidad. Felicítale cada vez que disminuya la intensidad y, al cabo de pocas semanas, se acostumbrará a dormir con una luz muy suave. Si esto no funciona, trata de disminuir gradualmente, durante varias semanas, la potencia en vatios de la bombilla de la lámpara de su mesa de noche.

¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Te ha gustado? ¡Dale un like o déjanos un comentario! Esperamos que te haya sido de ayuda. Por aquí puedes leer más acerca del sueño del bebé.

Tal vez te interese: