cambio de pañal

Cambiar los pañales de tu bebé es tan importante como su crianza o su alimentación. Aunque cambiar un pañal requiere un poco de práctica, se convertirá en rutina cuando le hayas cogido el tranquillo.

Sigue leyendo nuestra guía paso a paso sobre cómo cambiar el pañal de tu bebé y aprende las pequeñas diferencias que existen entre cambiar el pañal de un niño y el de una niña. También te explicaremos cómo cambiar el pañal de tu pequeño para que estés preparada para cuando tu hijo sea más activo y no deje de moverse.

Además, hemos enumerado algunas de las señales a las que debes prestar atención y que indican que tu pequeño debe usar un pañal de mayor tamaño. Así podrás evitar algunos de los indeseados reventones y fugas.

Cómo cambiar un pañal

Asegúrate de tener a mano todo lo que vas a necesitar para cambiar el pañal. Una vez que estés lista, te explicamos cómo hacerlo siguiendo unos sencillos pasos:

  1. Acuesta a tu bebé sobre la espalda y quítale el pañal usado. Envuélvelo y pega las cintas adhesivas para que el pañal se mantenga cerrado. Tira el pañal en el cubo de los pañales y apártalo para tirarlo después en el cubo de la basura. Si vas a tirar el pañal en el cubo de la basura, mételo en una bolsa de plástico para reducir el olor.

  2. Limpia suavemente la zona que estaba en contacto con el pañal y ten cuidado de limpiar bien entre los pliegues de la piel. Puedes utilizar toallitas suaves para pañales, como las toallitas Dodot Sensitive, o puedes utilizar una toallita húmeda. Recuerda que debes limpiar de delante atrás.

  3. Si tu bebé tiene dermatitis del pañal, aplica una pomada para la dermatitis del pañal o una crema protectora en la zona afectada.

  4. Levanta con cuidado las piernas y la parte inferior del tronco de tu bebé agarrándolo por los tobillos y desliza un pañal limpio debajo. Las marcas de color deben estar en la parte delantera, mirando hacia ti. A continuación, coloca la parte delantera del pañal entre las piernas de tu bebé y extiéndela sobre su vientre.

  5. Levanta las dos alas del pañal, tanto las del lado izquierdo como las del lado derecho, y pega la cinta de sujeción elástica de cada ala en la parte delantera del pañal. Asegúrate de que el pañal no quede demasiado apretado ni demasiado holgado. Para comprobar esto, pasa dos dedos entre el pañal y la barriga de tu bebé. Las lengüetas deben estar colocadas simétricamente. Gira los elásticos de las piernas hacia fuera para evitar fugas.

Cuando hayas terminado, lávate las manos y limpia la zona en la que has cambiado el pañal, incluidos el cambiador y el mueble cambiador.

Teniendo en cuenta todas las veces que vas a seguir estos pasos, te mereces recompensas; ¡muchas recompensas! Descarga la aplicación Dodot VIP para ver los regalos y los cupones que puedes obtener al comprar pañales y toallitas Dodot.

¿Qué necesitas para el cambio de pañal?

Esto es lo que necesitas:

  • Pañales. Aunque solo necesitas un pañal cada vez, puede ser útil tener muchos pañales a mano para no quedarte sin ellos cuando los necesites. Incluso puedes tener algunos de la siguiente talla para tenerlos listos cuando llegue el momento de utilizarlos. Ten los pañales a mano, pero fuera del alcance de tu bebé.

  • Toallitas. Para limpiar el culito de tu bebé, necesitarás toallitas. Otra opción es usar una toalla y agua.

  • Crema protectora o pomada para el pañal, como vaselina. Necesitarás una por si tu bebé tiene dermatitis del pañal. La mayoría de los bebés tienen dermatitis del pañal en algún momento. Es más común entre los bebés que tienen entre 8 y 10 meses. Independientemente de la edad, hay muchos factores que contribuyen a la aparición de esta dermatitis, como que no se cambie el pañal con la suficiente frecuencia, que el bebé tenga diarrea o que acabe de empezar a tomar sólidos. El pediatra podrá recomendarte qué pomada o crema utilizar.

  • Mueble cambiador. Están diseñados para facilitar la tarea del cambio de pañal. Elige uno con una barandilla lateral en los cuatro lados de al menos 5 cm de altura, ya que puede evitar que tu pequeño se caiga. Suelen tener cajones o estantes debajo para guardar lo necesario para el cambio de pañales.

  • Cambiador. El cambiador va en la parte superior del mueble cambiador. Elige uno que sea curvo, de forma que el centro sea más profundo y los lados estén elevados. Suele ser fácil de limpiar. La mayoría de los modelos vienen con un cinturón que puedes usar para sujetar a tu bebé. Aunque este cinturón es un extra de seguridad, lo más seguro es mantener siempre una mano sobre el bebé y no dejarlo nunca sin vigilancia en el mueble cambiador. También puedes comprar un cambiador desechable o portátil que quepa en tu bolso cambiador para cuando salgas con tu pequeño.

  • Toalla o manta. No es necesario que uses un cambiador o un mueble cambiador. Cualquier superficie plana puede servir, como la cama, el sofá o el suelo. Solo tienes que poner primero una toalla o una manta para ayudar a mantener limpia la zona. Si tu bebé está en una superficie elevada (como la cama o el sofá), mantén siempre una mano sobre él para evitar caídas. Puede que te resulte más fácil cambiar a tu bebé en el suelo si es especialmente inquieto.

  • Cubo para pañales. Es útil tener un lugar donde almacenar los pañales malolientes de tu bebé. Puedes usar un cubo para evitar el olor de los pañales.

Puedes instalar un cambiador de pañales en la habitación del bebé, donde tendrás todo lo necesario para cambiar el pañal y la ropa que le pondrás a tu pequeño. Así, lo tendrás todo al alcance de la mano y no tendrás que apartar la vista ni las manos de tu bebé.

Zona para el cambio de pañales

Cómo cambiar un pañal de niño

Sigue la guía paso a paso a paso descrita anteriormente para saber cómo cambiar el pañal de tu hijo. Es conveniente que le cubras el pene con un pañal o una gasa mientras le cambias el pañal para evitar que el pis llegue a ti o a la pared.

Otro consejo es colocar el pene hacia abajo antes de cerrar el pañal, ya que así puedes evitar fugas.

Cómo cambiar un pañal de niña

Sigue la guía paso a paso a paso descrita anteriormente para descubrir cómo cambiar el pañal de tu pequeña, con especial cuidado de limpiarla de delante atrás. Esto reduce el riesgo de que contraiga una infección, como una infección del tracto urinario, que son especialmente comunes entre las niñas pequeñas. No olvides limpiar de una forma suave y correcta entre los pliegues de la piel.

Cómo cambiar el pañal de tu recién nacido

Si eres primeriza, es posible que necesites varios intentos para acostumbrarte a cambiar el pañal de tu recién nacido. Seguir los pasos anteriores te ayudará a cogerle el tranquillo.

Justo después de que nazca tu bebé, la matrona, la doula o una de las enfermeras pueden darte algunas clases prácticas.

Ten en cuenta que tu recién nacido usará unos 10 pañales al día, así que tendrás muchas oportunidades para practicar cómo cambiarle el pañal.

Durante las primeras semanas, mientras esperas a que se le caigan los restos del cordón umbilical, puedes aprovechar algunos de los cambios del pañal para limpiar suavemente la zona del cordón umbilical y comprobar si hay signos de infección, como una secreción amarilla o piel roja alrededor. Si notas algo similar, ponte en contacto con el pediatra.

Las primeras cacas de tu pequeño serán espesas y verdosas, casi como el alquitrán: se llama meconio. Cuando tu bebé vaya expulsando el meconio, sus cacas pasarán a ser de un color verde amarillento.

No te sorprendas si encuentras un poco de flujo vaginal en el pañal de tu pequeña; es normal. También es posible que veas un poco de sangre en sus heces los primeros días. Esto es bastante común y no representa ningún peligro, pero, si lo detectas, comentárselo al pediatra no es mala idea.

Asegúrate de consultar al pediatra si tienes dudas sobre lo que encuentras en el pañal de tu recién nacido.

Cómo cambiar un pañal de niño más grande

A medida que tu pequeño crece, puede que te resulte cada vez más difícil mantenerlo quieto para cambiarle el pañal. Al fin y al cabo, tu bebé tiene muchas cosas que hacer y descubrir, y el cambio del pañal suele interrumpir toda la diversión y la actividad.

Puedes utilizar pañales con laterales elásticos para cambiar el pañal de tu inquieto pequeño. Estos pañales solo tienes que subirlos como si fueran unos pantalones. Luego, solo tienes que rasgar los laterales para quitárselos fácilmente.

Cuando cambies el pañal de tu hijo, puedes explicarle qué vas haciendo para que empiece a familiarizarse con lo que está ocurriendo, como si fuese un primer paso hacia el aprendizaje para ir al baño. También puedes verter la caca del pañal en el inodoro o en el orinal del bebé delante de él, para que empiece a entender que es ahí donde debe ir la caca.

Cómo cambiar un pañal con caca

Sigue los mismos pasos que hemos indicado anteriormente y asegúrate de cambiar el pañal de tu bebé en cuanto haya hecho caca.

Dejar el pañal con caca en contacto con la piel del bebé aumenta el riesgo de que se produzca dermatitis del pañal y hace que el pequeño sea más propenso a tener afecciones como la candidiasis.

Cuando cambies el pañal de tu bebé, asegúrate de limpiar bien toda la caca con una toallita o una toalla húmeda.

ARTÍCULO RELACIONADO

Pañales y toallitas
Consejos para cuidar la zona del pañal

¿Cada cuánto se cambia el pañal?

Los expertos recomiendan cambiar el pañal después de cada caca y a veces entre caca y caca para garantizar que tu bebé no esté en contacto con un pañal mojado durante un largo periodo de tiempo.

Es posible que tu bebé haga caca después de cada comida, una vez al día o incluso una vez a la semana, en función de su edad, de si toma el pecho, el biberón o come sólidos, así como de otros factores, como los problemas digestivos. Todo esto puede ser normal.

En lo que respecta al pis, tu pequeño puede orinar cada hora o cada tres horas, o solo unas seis veces al día.

Recuerda que al principio tendrás que cambiarle el pañal a tu recién nacido unas 10 veces al día.

¿Cómo sabes que ha llegado el momento del cambio de pañal?

Algunos pañales tienen un indicador de humedad para que puedas ver si tu bebé necesita un cambio de pañal.

También podrás saber si tu bebé necesita un cambio de pañal si:

  • Metes el dedo en el pañal y está húmedo.

  • Hueles o ves pis o caca.

El pañal está caído o la parte inferior del pañal está abultada.

¿Cuándo cambiar la talla del pañal?

Estas son algunas de las señales que te indican que tu bebé necesita un pañal más grande:

  • Las cintas no llegan al centro de la cintura.

  • No caben dos dedos debajo entre el pañal y la cintura.

  • Hay marcas rojas en la barriga o en los muslos de tu bebé.

  • El pañal no cubre el culito del bebé.

  • Tu bebé parece estar incómodo (por ejemplo, tira del pañal).

Nuestra guía de tallas de pañales puede ayudarte a conseguir el ajuste correcto. Asimismo, en Internet podrás encontrar otros recursos que te ayudarán a saber cuál es la talla que tu bebé necesita.

como debe quedar puesto un pañal

Cómo cambiar un pañal si gotea

Si empiezan a producirse fugas y reventones, quizá sea el momento de usar un pañal de una talla más grande. A medida que tu bebé crece, también aumenta la cantidad de pis y caca que hace. Un pañal más grande no solo se ajusta mejor, sino que también puede retener más líquido.

Aunque el pañal sea de la talla adecuada, podrían darse fugas si no se lo pones correctamente. Asegúrate de que no esté demasiado apretado ni demasiado holgado, de que las cintas estén colocadas simétricamente y de que los elásticos de las piernas estén hacia fuera.

Sigue leyendo sobre cómo reducir las fugas y los reventones.

Aunque no siempre te gusten los cambios de pañal, te encantará saber que tu pequeño está cómodo y seco. Además, a medida que te conviertas en una profesional de los pañales, cambiar un pañal te resultará cada vez más fácil. ¡Antes de que te des cuenta ya habrás terminado!

PREGUNTAS FRECUENTES

  • El bebé puede orinarse cuando le cambias el pañal, por lo que es conveniente que le cubras el pene con un pañal o una gasa para evitar que el pis llegue a ti o a la pared.

  • En el cambio de pañal, ten especial cuidado de limpiarla de delante atrás. Esto reduce el riesgo de que contraiga una infección, como una infección del tracto urinario, que son especialmente comunes entre las niñas pequeñas.

¿Cómo hemos escrito este artículo?
La información de este artículo se basa en los consejos de expertos y se extrae de fuentes médicas y gubernamentales fiables, como la American Academy of Pediatrics y el American College of Obstetricians and Gynecologists. A continuación, se incluye una lista con las fuentes utilizadas para elaborar el artículo. El contenido de esta página no debe reemplazar el consejo médico de un profesional. Consulta a un profesional médico para obtener un diagnóstico y tratamiento completos.