fiebre en bebés

De vez en cuando, puede que tu peque enferme y tenga fiebre. Obviamente, esto es incómodo para él y estresante para los padres, sobre todo si desconocen la causa. Descubre qué síntomas debes tener en cuenta, qué temperatura se considera fiebre alta en los bebés y qué puedes hacer para que tu hijo se encuentre mejor.

¿Qué es la fiebre?

La fiebre no es una enfermedad en sí misma, sino el síntoma de otra enfermedad subyacente (por lo general, una infección). Este aumento puntual de la temperatura es una señal de que el cuerpo está estimulando los glóbulos blancos para defenderse.

Los aumentos leves de la temperatura corporal no se consideran fiebre como tal ni suelen ser motivo de preocupación. La verdadera fiebre se da cuando la temperatura corporal se dispara fuera del rango normal. Sigue leyendo para saber cuáles son los rangos de temperatura normales y cómo es la fiebre en bebés y niños pequeños.

Temperatura corporal normal y fiebre en bebés, recién nacidos y niños

La temperatura corporal normal varía entre bebés, niños, adolescentes y adultos. Suele ser más alta entre las últimas horas de la tarde y las primeras de la noche, y más baja entre la medianoche y las primeras horas de la mañana.

Los bebés y los niños pequeños tienen una temperatura corporal normal más alta que los niños mayores, los adolescentes y los adultos. Además, será diferente según la edad, la actividad que esté haciendo en ese momento y la hora del día. De hecho, la temperatura normal de un recién nacido puede variar hasta 1 °C a lo largo del día.

Si tomas la temperatura de tu hijo en el recto, el oído o la frente con un termómetro de arteria temporal, una lectura de 38 °C o más indica fiebre. Las lecturas de temperatura en el recto son las más precisas en los bebés, especialmente en los menores de 3 meses.

Por el contrario, si tomas la temperatura en la axila de tu bebé, 37,2 °C o más se considera fiebre. La temperatura de corte tiende a ser más baja porque las mediciones en la axila son menos precisas.

Resumen

Las temperaturas normales en bebés y niños pequeños pueden oscilar y cambiar a lo largo del día. Por lo general, 38 °C (si se toma por vía rectal) o más se consideran fiebre.

 

¿Qué causa la fiebre en bebés?

La fiebre es un síntoma que puede presentarse con cualquier tipo de infección. Esta es la razón por la que parte del tratamiento implica resolver sus causas.

La fiebre puede deberse a cualquiera de estas afecciones:

  • Otitis

  • Resfriado común

  • Infección del tracto urinario

  • Infección de garganta o sinusitis

  • Infección intestinal

  • Virus respiratorio sincitial (VRS)

  • Crup

  • Gripe

  • Neumonía

  • Sepsis (infección de la sangre)

  • Meningitis (infección del cerebro y la médula espinal)

Otras causas de la fiebre en bebés

La dentición, que en la mayoría de los bebés comienza alrededor de los 6 meses, puede provocar un pequeño aumento de la temperatura, pero no suele ser la causa de la fiebre (descubre otros síntomas de la dentición).

Las vacunas, que pueden hacer que aumente la temperatura en bebés y niños después de administrarlas.

Los golpes de calor, que son una afección rara pero muy grave en la que el calor ambiental (no una infección ni un problema interno) provocan un aumento brusco de la temperatura corporal. Pueden ocurrir cuando un bebé está en un ambiente cálido, como la playa o un coche al sol, o bien si lleva demasiada ropa en un clima cálido y húmedo. Nunca dejes a un bebé o niño solo en un coche cerrado, ni siquiera durante un minuto. Si crees que tu peque puede tener un golpe de calor, llama al 112 o llévalo a urgencias.

Resumen

La fiebre es un síntoma de infección (por ejemplo, infección de oído, resfriado común, gripe, infección del tracto urinario, infección de garganta, infección de los senos paranasales, neumonía o infecciones más graves).

 

Síntomas de la fiebre en bebés

En ocasiones, es complicado saber si un bebé tiene fiebre. Si tu hijo actúa de una manera fuera de lo común y crees que puede ser el caso, tómale la temperatura. Recuerda que un cambio en el comportamiento o el nivel de actividad suele ser un indicador de enfermedad más fiable que la fiebre.

Los siguientes síntomas, si van acompañados de fiebre, pueden indicar que tu bebé está enfermo:

  • Cambio en el comportamiento o nivel de actividad

  • Más irritabilidad de lo habitual

  • Más sueño de lo habitual

  • Más calor de lo habitual

  • Piel roja

  • Más sudor de lo habitual

  • Más sed de lo habitual

Presta atención a los siguientes síntomas, ya que junto con la fiebre suelen considerarse enfermedad:

Consejo

Presta atención al comportamiento y los niveles de actividad de tu bebé. Si actúa de manera diferente a lo normal (por ejemplo, está más irritable, tiene más sueño, se mueve poco y está acalorado o sediento), puede que se deba a la fiebre. Si también tiene un sarpullido o parece sufrir dolor de oído, de garganta o de estómago, es muy probable que tenga fiebre provocada por una infección.

 

Cómo tomar la temperatura a los bebés

Si sospechas que tu peque tiene fiebre, especialmente tras observar algunos de los síntomas anteriores, es mejor usar un termómetro electrónico digital para tomarle la temperatura. Los termómetros de chupete digitales, las tiras para la fiebre, los besos en la frente o el dorso de la mano sobre la frente no son formas precisas de medir la temperatura.

Sigue las instrucciones que se incluyen con el termómetro, ya que cada producto puede funcionar de manera diferente, o pídele al médico que te enseñe cómo tomar la temperatura de tu bebé. Asegúrate de no dejarle desatendido mientras tanto y utilice termómetros independientes para las lecturas rectales y orales.

El mejor lugar para tomar la temperatura de un niño depende de su edad. A continuación, te mostramos qué método se recomienda usar:

  • 0 a 3 meses. Toma una lectura en el recto, ya que se considera la más precisa. También puedes usar un termómetro de arteria temporal, que es un escáner infrarrojo que pasa sobre la frente del bebé.

  • 3 a 6 meses. Toma una lectura en el recto o la axila. También puedes usar un termómetro de arteria temporal.

  • 6 meses o más. A esta edad puedes comenzar a tomar la temperatura del bebé con un termómetro digital para el oído. No obstante, puedes seguir tomando la temperatura en el recto con un termómetro digital o usar un termómetro de arteria temporal. Espera hasta que tu hijo tenga cuatro años para para tomarle la temperatura por vía oral.

Consejo

Tomar la temperatura del bebé por vía rectal proporciona los resultados más precisos. Se recomienda que a los recién nacidos y bebés menores de 3 meses se les tome la temperatura de este modo con un termómetro digital o con un termómetro de arteria temporal, que se pasa por la frente.

 

¿Qué hago si mi bebé tiene fiebre?

Si tu bebé tiene fiebre, el primer pensamiento que tengas puede ser abrigarlo, especialmente si también tiene escalofríos. Sin embargo, esto puede empeorar la situación. No le pongas más ropa ni lo cubras con una manta; debes intentar que escape el calor y que la fiebre baje, no que suba.

A continuación, te mostramos algunas formas de bajar la fiebre de un niño:

  • Refresca el ambiente. Asegúrate de que la habitación del bebé sea fresca y cómoda. Considera poner un ventilador para hacer circular el aire fresco por toda la estancia.

  • Usa ropa más ligera. Viste a tu peque con ropa ligera. Debes intentar que escape el calor corporal para que la temperatura baje.

  • Dale muchos líquidos. Asegúrate de que el bebé reciba suficientes líquidos para evitar la deshidratación. Sigue dándole el pecho o leche de fórmula si tiene menos de 6 meses. Si es mayor, puedes darle agua o una solución de rehidratación oral adicionalmente.

  • Fomenta el descanso. Aprovecha cada oportunidad para que tu hijo descanse hasta que la fiebre haya pasado.

  • Dale medicamentos. El pediatra puede recomendarte un medicamento para reducir la fiebre. Hablamos sobre esto más detalladamente en la siguiente sección.

Si la fiebre es el resultado de una enfermedad contagiosa como la gripe o la varicela, es mejor mantener al bebé alejado de otros niños, personas mayores y cualquier persona con un sistema inmunitario más débil.

ARTÍCULO RELACIONADO

Crecimiento y desarrollo
¿Qué hago si mi bebé tiene estreñimiento?

Medicamentos que reducen la fiebre

La fiebre no requiere medicamentos a menos que tu hijo se sienta incómodo. Pregunta al pediatra si hace falta un medicamento para reducir la fiebre y sigue las instrucciones de dosificación. Consulta siempre a un médico antes de administrar cualquier medicamento a un bebé menor de 2 meses.

No se recomienda dar aspirina a los niños, ya que puede provocar una afección grave llamada síndrome de Reye. Prueba a darle paracetamol o ibuprofeno si el médico te ha dado luz verde. Tal vez te receten acetaminofeno si tu bebé tiene 3 meses o más, o bien ibuprofeno si tiene 6 meses o más.

En cuanto a la dosificación, sigue las instrucciones que aparecen en la etiqueta del producto. La dosis suele basarse en el peso y la edad del bebé. Utiliza siempre el dispositivo de medición que viene con el producto, no una cucharilla que tengas por casa.

Consejo

Tomar la temperatura del bebé por vía rectal proporciona los resultados más precisos. Se recomienda que a los recién nacidos y bebés menores de 3 meses se les tome la temperatura de este modo con un termómetro digital o con un termómetro de arteria temporal, que se pasa por la frente.

 

¿Cuándo debo llamar al médico?

Aunque el pediatra te dirá concretamente cuándo debes llamarle, normalmente tendrás que hacerlo si tu bebé tiene:

  • 0 a 2 meses y una temperatura de 38 °C (llama inmediatamente).

  • 3 a 6 meses y una temperatura de 38,3 °C o más.

  • Más de 6 meses y una temperatura de 39,4 °C o más.

Asegúrate de informar al médico de la lectura exacta y el método que usarte para tomar la temperatura del bebé (rectal, en la frente, en la axila o en el oído).

Llámale de inmediato o acude a urgencias si la fiebre dura más de 24 horas o si tiene alguno de estos síntomas además de fiebre:

  • Vómitos

  • Diarrea

  • Llanto incontrolable

  • Irritabilidad

  • Lentitud

  • Labios, lengua o uñas azules

  • Punto abultado o hundido en cualquier parte de la cabeza

  • Rigidez en el cuello

  • Flacidez

  • Dificultad para respirar

  • Babeo

  • Convulsiones (más información a continuación)

Convulsiones febriles

En raras ocasiones, la fiebre puede desencadenar en lo que se conoce como convulsiones febriles, sobre todo si tu peque tiene entre 6 meses y 5 años. Este tipo de afección suele durar entre unos segundos y un minuto. Aunque ver a tu hijo con una convulsión febril puede ser aterrador, casi siempre es inofensivo.

Estos son los síntomas de una convulsión febril:

  • El niño actúa raro, se pone rígido, se contrae y pone los ojos en blanco.

  • El niño no responde o se desmaya.

  • El niño vomita u orina durante la convulsión.

  • La piel del niño se ve más oscura de lo normal.

Si tu bebé tiene una convulsión febril, siga estos pasos:

  • Acuéstalo en la cama o el suelo, lejos de cualquier objeto que pueda lastimarle.

  • Colócalo de lado para evitar que se ahogue.

  • Afloja la ropa alrededor del cuello y la cabeza.

  • Presta atención a las dificultades respiratorias (por ejemplo, si su cara se pone azul). Llama al 112 inmediatamente si tiene problemas respiratorios.

  • Si la convulsión dura más de 15 minutos, llame al 112 inmediatamente.

A continuación, te mostramos algunas pautas que debes seguir si tu peque tiene una convulsión febril:

  • No le pongas nada en la boca.

  • No le cojas ni le sujetes.

  • No le des medicamentos para bajar la fiebre.

  • No le des un baño frío o tibio.

Si tu bebé ha tenido una convulsión febril, informa al pediatra tan pronto como sea posible para que pueda programar un control.

Resumen

Llama al médico inmediatamente si tu bebé:

  • (0 a 2 meses) tiene una temperatura de 38 °C o más.
  • Tiene fiebre durante más de 24 horas.
  • Tiene otros síntomas como vómitos, diarrea, rigidez en el cuello y un punto abultado o hundido en la cabeza, entre otros.
  • Tiene una convulsión febril (una convulsión provocada por fiebre alta).

Llama al 112 si tu bebé:

  • Se está poniendo azul (visible incluso en los labios, la lengua y las uñas).
  • Tiene problemas para respirar.
  • Tiene una convulsión que dura más de 15 minutos.

 

PREGUNTAS FRECUENTES

En un bebé menor de 2 meses, una temperatura de 38 °C o más se considera fiebre muy alta. Debes informar al médico inmediatamente.

Si quieres bajar la fiebre a un bebé o recién nacido:

  • Mantén fresca la habitación.
  • Vístele con ropa ligera.
  • Dale suficientes líquidos.
  • Sigue las pautas de medicación que recomiende el médico.

Conclusiones

La fiebre es un síntoma de una enfermedad subyacente, como una infección de oído, gripe o incluso un resfriado común. La mejor manera de tratar la fiebre es resolver el problema subyacente. Sin embargo, en la mayoría de los casos, lo más recomendable es el tratamiento que se sigue en casa: hidratación y descanso.

Si tu bebé tiene menos de 2 meses y 38 °C o más, llama al pediatra inmediatamente. De este modo, podrá diagnosticar la causa subyacente y recomendar un tratamiento.

No es de extrañar que te sientas mal porque tu bebé tiene fiebre. Con el tiempo y el cuidado adecuado en el hogar, la fiebre debería disminuir. No dudes en consultar al médico si tienes alguna pregunta o duda. En poco tiempo, tu peque se sentirá mejor.

¿Cómo hemos escrito este artículo?
La información de este artículo se basa en los consejos de expertos y se extrae de fuentes médicas y gubernamentales fiables, como la American Academy of Pediatrics y el American College of Obstetricians and Gynecologists. A continuación, se incluye una lista con las fuentes utilizadas para elaborar el artículo. El contenido de esta página no debe reemplazar el consejo médico de un profesional. Consulta a un profesional médico para obtener un diagnóstico y tratamiento completos.