La vida con un bebé de tres meses se basa en establecer rutinas y conoceros cada vez más. Todavía queda mucho por aprender, pero cada día te resultará más fácil gracias a la motivación y el entusiasmo que implica ser padres. A continuación, destacaremos algunos de los hitos del desarrollo que observarás y responderemos algunas preguntas frecuentes sobre la vida en esta etapa. Por cierto, aunque no duermas muy bien, que sepas que lo estás haciendo genial.

Hitos del desarrollo en bebés de tres meses

Este mes estará lleno de descubrimientos para tu pequeño, ya que será cada vez más consciente de su cuerpo y el mundo que lo rodea. Estos son algunos de los hitos del desarrollo del bebé que alcanzará.

Crecimiento y desarrollo físico: más fuerza

Gracias al desarrollo de los huesos y los músculos, tu bebé podrá estirarse. ¡Te sorprenderá lo mucho que mide ya! En promedio, es probable que crezca entre 3 y 4 cm y aumente de 0,5 a 1 kg de peso al mes, aunque cada bebé es diferente. Tu peque controla su cuerpo y sus movimientos cada vez mejor. Cuando era recién nacido, casi todo lo que hacía eran reflejos involuntarios, pero ahora ya puede mover la cabeza, las manos y los pies, entre otras cosas. Dado que tiene más fuerza en el cuello, pronto podrá mantener la cabeza erguida de forma independiente. Además, es posible que comience a coger los objetos que le ofrezcas o a seguir con la mirada a las personas y cosas que tenga cerca.

Sentidos: desarrollo de la comunicación

Hay mucho por descubrir, y tu bebé de tres meses está aprendiendo a asimilarlo todo. Su visión ha mejorado, por lo que ahora es más sensible a las formas y patrones circulares (por ejemplo, las espirales y los rizos). Las caras, especialmente la tuya, se convertirán en sus vistas favoritas.

En cuanto a la audición y el habla, tu hijo ya ha aprendido a asociar tu voz con comodidad, tranquilidad y amor. Es probable que ya sea consciente del tono y el énfasis que utilizas con algunas palabras, por lo que intentará imitarlos. A los tres meses, aprenderá que las conversaciones son un proceso bidireccional y otros conceptos de comunicación. Observa cómo interpreta la alegría que sientes ante sus balbuceos o cómo se comporta cuando le lees un cuento.

Movimiento: entrenamientos de cuerpo completo

En esta etapa, los movimientos de la mayoría de los bebés son más controlados. Es probable que observes un desarrollo significativo en las habilidades motoras de tu pequeño. Estirar el cuerpo le ayuda a fortalecer los músculos de las piernas, así como a prepararse para rodar. Lo más seguro es que no se dé la vuelta hasta dentro de dos o tres meses, pero ya lo está intentando.

¿Has probado a colocarle sobre los pies mientras lo sujetas por las axilas? Puede que flexione y estire las piernas por su cuenta. Déjale que rebote en esta posición y observa lo orgulloso que está de esta nueva habilidad.

También puedes fomentar el movimiento colocando a tu bebé bocabajo a diario, dándole juguetes y dejándole coger objetos en un móvil o un parque infantil. Estas actividades le ayudarán a mejorar el desarrollo motor, la coordinación ojo-mano y otras habilidades importantes.

Estas semanas ocurrirán más cosas importantes. Tu hijo ya puede abrir y cerrar las manos para agarrar cosas, como los juguetes o tus dedos. A estas alturas, es probable que ya controle más sus brazos, por lo que intentará coger objetos y golpear las cosas que llamen su atención. Seguramente, ya haya conseguido llevarse las manos a la boca, de modo que deberás vigilarle constantemente.

Personalidad: primeras conversaciones

Ver emerger la personalidad de un bebé es una de las mayores alegrías de la paternidad. ¿Has notado que sonríe más y responde a tu voz? Es probable que disfrute mucho jugando contigo y con otras personas, y ahora podrá expresarlo con la cara y el resto del cuerpo. Incluso puede empezar a imitar algunos de tus movimientos y expresiones faciales. Si no ves esto o tienes dudas de lo que debe hacer un bebé de tres meses, no te preocupes; todos los bebés se desarrollan a su manera y en su propia línea de tiempo.

Es posible que tu hijo ya tenga pequeñas conversaciones contigo, aunque en su mayoría consistan en intercambios de sonidos, sonrisas y gestos bilaterales. Estos ratos no solo son divertidos, sino que también le ayudan a confiar en ti y aumentar su autoestima. Si tienes más hijos, verás que tu peque se interesa cada vez más por ellos. A esta edad, los bebés suelen tener personas favoritas y sienten mucha curiosidad por otros niños.

Los bebés dan a conocer sus necesidades de varias maneras. Como padres, reconoceréis las señales sutiles (y no tan sutiles) de que vuestro hijo necesita algo. Las formas en que se comunica forman parte de su personalidad y temperamento. Por ejemplo, conocerás sus necesidades urgentes por la forma en que llora o por su lenguaje corporal, y aprenderás a distinguir estos gritos y gestos entre sí. Probablemente, los llantos de hambre sean diferentes a los llantos de dolor. Del mismo modo, sabrás cuándo simplemente está inquieto o necesita un juguete para calmarse.

¿Cómo puedes respaldar el desarrollo de tu hijo?

El pediatra te explicará varias formas en que puedes respaldar el desarrollo de tu pequeño. Muchas de estas actividades fomentarán el movimiento y le ayudarán a dominar las habilidades que necesitará para rodar, sentarse y mantener la cabeza erguida. Otras promoverán el desarrollo cognitivo y sensorial. A continuación, te mostramos algunas estrategias y actividades que puedes probar con bebés de tres meses:

  • Fortalecer los músculos de la espalda y el cuello. Coloca a tu bebé bocabajo sobre una alfombra de juego o una manta durante breves períodos de tiempo para tener más control sobre sus piernas, brazos y cabeza. Supervísalo siempre.

  • Promover la coordinación ojo-mano. Anima a tu hijo a agarrar objetos pequeños, como juguetes o tus dedos. Necesitará esta habilidad para llevarse las manos a la boca correctamente.

  • Mejorar el desarrollo visual. La visión a distancia, la visión en color y las habilidades de seguimiento seguirán mejorando este mes. Ayuda a tu peque introduciendo colores, patrones y texturas estimulantes en juguetes, libros, móviles, alfombras de juego y otras actividades.

¿Cuánto come un bebé de tres meses?

La alimentación de los bebés de tres meses es menos frecuente que cuando son recién nacidos. Independientemente de que le des el pecho, leche de fórmula o una combinación de ambas, la mayoría de los niños de esta edad necesitarán más cantidad en cada toma que durante los dos meses anteriores (unos 150 ml en promedio). Por lo tanto, comerá menos veces; quizás de seis a ocho tomas en un período de 24 horas.

¿Cómo funciona el sueño en esta etapa?

¡Vaya! Los tres meses son una etapa muy importante para los bebés. A medida que mejoran sus capacidades lingüísticas, comienzan a darse la vuelta, entender los tonos de voz y balbucear. También aprenden a rebotar, que es esencial para luego ponerse de pie, y a agarrar objetos con sus adorables manos.
Además, muchos niños de esta edad ya pueden iniciar el entrenamiento del sueño, un proceso que les ayudará a dormirse por su cuenta más rápido y durante más tiempo.

¿Cuánto duerme un bebé de tres meses?

En este punto, los hábitos de sueño de tu bebé pueden atravesar algunos cambios. Ha crecido mucho, lo que implica que comerá más durante el día y no necesitará tomas nocturnas. Dado que está más activo durante el día, tendrá más sueño a la hora de ir a la cama. Además, solo se echará dos o tres siestas durante el día, lo que también contribuye a que duerma más horas por la noche. Es posible que tu peque se despierte de madrugada, pero esto no se aplica a todos los bebés. Ten en cuenta también que, cuando hablamos de «toda la noche», a menudo nos referimos a un lapso de cinco o seis horas.

Cómo poner a dormir a tu bebé

Cuando acuestes a tu pequeño por la noche o para echar una siesta durante el día, sigue las pautas que se indican a continuación para garantizar que duerma seguro y evitar el SMSL:

  • Colócalo siempre boca arriba.

  • Nunca lo metas en la cama contigo.

  • Usa un colchón de cuna firme y no dejes ropa de cama suelta.

  • Vístele según la temperatura de la habitación.

  • Usa chupete según sea necesario.

Consejos para una buena noche de sueño

Te recomendamos seguir un horario de sueño constante que se adapte a tu rutina y la del bebé. Prueba los consejos siguientes para que la noche sea más tranquila:

  • Crea una rutina de sueño. Algunas formas de conseguir que tu bebé de tres meses se relaje después de las actividades del día son darle un masaje suave, leerle un cuento o cantarle una canción de cuna.

  • Déjale retorcerse. Es posible que tu peque necesite un minuto para calmarse y sentirse cómodo. No pasa nada por que se retuerza, balbucee o incluso llore un poco antes de quedarse dormido.

  • Reduce la estimulación. Si necesita atender a tu hijo durante la noche, intenta reducir las distracciones. Usa una luz tenue y no hables durante las tomas nocturnas para mantenerlo calmada y conseguir que se vuelva a dormir.

Un día en la vida de tu hijo

La vida con un bebé de tres meses está llena de sorpresas. Aunque todavía no puedas seguir una rutina diaria con tu hijo, echa un vistazo a esta guía con información sobre alimentación, sueño, baño y juegos para estructurarlo todo un poco mejor:

Problemas de salud en bebés de tres meses

Tal vez te preguntes si puedes hacer algo para mejorar la salud y el bienestar de tu bebé más allá del juego y las actividades diarias. Algunos niños disfrutan mucho de los masajes infantiles, ya que les resultan muy relajantes. Si sigues las técnicas correctas, podrás fortalecer el vínculo con tu pequeño y reducir sus niveles de estrés. Además, es posible que también llore menos.

Te recomendamos consultar primero al pediatra, que podrá indicarte las técnicas adecuadas. No obstante, aquí te dejamos algunas técnicas básicas que puedes probar:

  • Crea un ambiente relajante. Puedes usar el cambiador del bebé o tu propia cama. Colócalo bocarriba, mantén el contacto visual y comienza a acariciarlo.

  • Usa movimientos suaves. Pasa por todo el cuerpo, desde la cabeza, el cuello y los hombros hasta la cintura, los muslos, los pies y las manos.

  • Habla o cántale. Tu hijo se sentirá más relajado si le hablas en voz baja o le cantas su canción favorita mientras le masajeas.

  • Observa su reacción. Sigue con el masaje si crees que le está gustando. Sin embargo, si tu bebé parece inquieto o quisquilloso, para.

Debes esperar al menos 45 minutos después de dar de comer a tu peque antes de comenzar el masaje. Si ves que disfruta de esta actividad, puedes seguir haciéndola hasta bien entrada la infancia.

ARTÍCULO RELACIONADO

Crecimiento y desarrollo
El oído en bebés de 0 a 6 meses

Madres y padres: falta de sueño

¿Echas de menos esas mañanas previas al nacimiento del bebé en las que podías dormir todo el tiempo que quisieras? Otros padres primerizos te habrán dicho que la falta de sueño es algo muy común, y no les falta razón. Por mucho que quieras estar al 100 % para tu peque, la falta de sueño no lo hace fácil. A continuación, te damos algunos consejos para que las cosas sean un poco más fáciles:

  1. Trabajo en equipo. Tú, tu pareja y otros cuidadores (por ejemplo, los abuelos o la niñera) podéis colaborar para que los días no se hagan tan largos. Por ejemplo, podéis turnaros a la hora de acostar al bebé para que esta responsabilidad no recaiga únicamente en ti.

  2. Priorización. No intentes abarcarlo todo. Piensa en una o dos cosas cada día que sea necesario hacer y delega las otras tareas.

  3. Tiempo de descanso. Puede que estas palabras te parezcan utópicas, pero no lo son. Intenta sacar entre 30 y 60 minutos al día para ti. Puedes invertirlos en hacer un recado corto o dar un paseo. Es increíble lo bien que puedes sentirte después de un breve parón.

  4. A medida que tu bebé se acerque a los 4 meses, habla con el pediatra sobre el entrenamiento del sueño, un proceso respaldado por la ciencia que le enseñará a dormirse mejor y durante más tiempo.

PREGUNTAS FRECUENTES

Este punto debe cerrarse a los dos o tres meses. Recuerda que la cabeza puede verse proporcionalmente grande en comparación con el cuerpo de tu peque.

¿Cómo hemos escrito este artículo?
La información de este artículo se basa en los consejos de expertos y se extrae de fuentes médicas y gubernamentales fiables, como la American Academy of Pediatrics y el American College of Obstetricians and Gynecologists. A continuación, se incluye una lista con las fuentes utilizadas para elaborar el artículo. El contenido de esta página no debe reemplazar el consejo médico de un profesional. Consulta a un profesional médico para obtener un diagnóstico y tratamiento completos.