ictericia neonatal

Después de tanto tiempo y planificación, tu bebé por fin ha llegado. Es un momento muy emocionante, y seguro que estás viviendo muchas cosas. Es posible que, uno o dos días después de dar a luz, la cara de tu recién nacido comience a ponerse un poco amarilla. De ser así, tal vez tenga ictericia.

Sigue leyendo para saber qué es la ictericia, cuáles son sus causas y síntomas, cómo se diagnostica o trata y cuáles pueden ser las complicaciones de la ictericia grave.

¿Qué es la ictericia?

Muchos recién nacidos que están sanos tiene ictericia. ¿Sabes cómo aparece? La descomposición normal de los glóbulos rojos en el torrente sanguíneo produce una sustancia amarilla, llamada bilirrubina. Si el hígado de tu peque aún no puede eliminar completamente esta sustancia, se acumula. Esta afección, conocida como hiperbilirrubinemia, es lo que causa la ictericia. Se da cuando la piel del bebé (y a veces el blanco de los ojos) adquieren un tono amarillento.

Síntomas de la ictericia

Si tu bebé tiene ictericia, lo más normal es que la piel de su cara se ponga amarilla. Este tono también puede extenderse al pecho, la barriga, los brazos, las piernas y el blanco de los ojos. Consulta al pediatra si observas esto.

Señales de que la ictericia está empeorando

En la mayoría de los casos, la ictericia desaparecerá por sí sola después de unas semanas. No obstante, si notas alguno de los síntomas siguientes, debes consultar al médico inmediatamente:

  • La piel se vuelve más amarilla.

  • Tiene sueño o va muy lento.

  • Es difícil despertarle.

  • Tiene un llanto agudo.

  • Come mal.

  • Tiene fiebre.

  • Arquea el cuello y el cuerpo hacia atrás.

¿Qué causa la ictericia en bebés y recién nacidos?

Estos son algunos de los factores que pueden aumentar las probabilidades de que tu hijo tenga ictericia:

  1. Le das el pecho, pero no come entre 8 y 12 veces al día (descubre cómo aumentar la producción de leche).

  2. Nació de forma prematura, ya que estos bebés tienen ictericia con más frecuencia que los que han llegado a término. Esto se debe a que tienen menos capacidad para eliminar la bilirrubina del torrente sanguíneo de manera eficiente.

  3. El bebé y tú tenéis incompatibilidad del grupo sanguíneo. Esto se da cuando tu tipo de sangre y la del bebé son diferentes y no se toleran.

  4. Nació por extracción con ventosa. Los hematomas que aparezcan en su cabeza durante el procedimiento pueden provocar una mayor concentración de bilirrubina, lo que causa ictericia. El médico puede optar por la extracción con ventosa durante el parto vaginal si cree que necesitas ayuda para dar a luz. Las posibles lesiones no suelen tener efectos duraderos en el bebé.

  5. Tiene problemas genéticos que provocan que los glóbulos rojos sean frágiles (es decir, se descomponen más fácilmente y aumentan los niveles de bilirrubina). El médico determinará si tu peque puede padecer estas afecciones.

  6. Contrae una infección en la sangre llamada sepsis.

  7. Tiene un sangrado interno de cualquier tipo.

  8. Tú, como madre, tienes citomegalovirus. Se trata de un virus muy común en las mujeres de 40 años. Aunque no suele implicar síntomas, puedes notar fatiga, dolor de garganta y fiebre. Si eres personal sanitario o trabajas con niños, es más probable que contraiga este virus. Consulta a tu médico si es el caso o si quieres hacerte la prueba.

  9. Tu factor Rh, que es una proteína que se encuentra en la superficie de los glóbulos rojos, es negativo y el del bebé es positivo.

  10. Tienes diabetes gestacional durante el embarazo. El médico te ofrecerá pruebas de detección.

¿Cuándo suele aparecer ictericia la ictericia en los bebés?

La mayoría de los recién nacidos sanos tienen ictericia fisiológica, también llamada ictericia «habitual». Suele aparecer entre dos y cuatro días después de nacer. Por lo general, no requiere un tratamiento específico y desaparece por sí sola en dos o tres semanas.

Si aparece ictericia antes o después de los dos o cuatro días posteriores al nacimiento, puede deberse a algo más grave que la ictericia fisiológica o «habitual» (por ejemplo, un trastorno genético, una infección u otra de las causas de ictericia indicadas anteriormente).

ARTÍCULO RELACIONADO

Crecimiento y desarrollo
Qué hacer si tu bebé tiene eccema

Diagnóstico de la ictericia

El médico debe comprobar si tu hijo tiene cutánea ictericia entre tres y cinco días después de nacer, ya que es ahí cuando los niveles de bilirrubina suelen ser más altos.

Hará una evaluación inicial según el tono amarillo en la piel, la edad y otros factores.

Si determina que puede tener ictericia, para diagnosticar la afección con mayor precisión podría realizar una prueba de ictericia con:

  • Un análisis de sangre.

  • Un examen de la piel (se usa un bilirrubinómetro transcutáneo, que mide el reflejo de una luz especial a través de la piel del bebé).

  • Una revisión física.

En algunos casos, es posible que sea necesario revisar al niño antes de tres o cinco días después de nacer. Esto incluye, entre otros, que:

  • El bebé haya tenido ictericia las primeras 24 horas después de nacer

  • El bebé tenga los niveles de bilirrubina altos antes de salir del hospital (la política de la mayoría de los hospitales es examinar a los recién nacidos para detectar síntomas de ictericia antes de daros el alta).

  • El bebé haya nacido más de dos semanas antes de la fecha prevista.

  • El bebé tome pecho, pero no coma entre 8 y 12 veces al día

  • El bebé tenga moratones o sangrado debajo del cuero cabelludo, generalmente como resultado de un parto difícil.

  • Tú, tu pareja o los hermanitos del bebé hayáis tenido los niveles de bilirrubina altos y hayáis recibido tratamiento por ello.

Tratamiento de la ictericia

Si el pediatra determina que tu hijo necesita tratamiento para la ictericia, puede recetarle una de las siguientes opciones según la gravedad de la afección:

  • Terapia de luz. Este tratamiento, también llamado fototerapia, consiste en colocar al bebé bajo una luz especial para reducir los niveles de bilirrubina. Se realiza en el hospital o en casa (si tienes el tipo de iluminación necesario). Se pondrá al bebé sin ropa debajo de las luces, con unas gafas especiales para proteger los ojos.

  • Inmunoglobulina intravenosa (IgIV). Si la ictericia de tu peque se debe a las diferencias entre tu grupo sanguíneo y el suyo (por ejemplo, en el caso de la incompatibilidad de grupo sanguíneo), la transfusión intravenosa de una proteína sanguínea que ayuda a retardar la descomposición de los glóbulos rojos puede resolver el problema.

  • Exanguinotransfusión. En raras ocasiones, cuando otros tratamientos no son eficaces, se realiza un tratamiento de exanguinotransfusión para reducir la ictericia. En este tratamiento, se extraen pequeñas cantidades de sangre y se reemplazan con sangre de un donante para diluir los niveles de bilirrubina en la sangre del niño. Este procedimiento se realiza en la UCI neonatal del hospital. Si el bebé debe quedarse en la UCI neonatal, recibirá cuidados especializados y expertos.

¿Cuánto dura la ictericia?

  • Lo mejor es preguntarle al médico cuándo volverán las cosas a la normalidad, ya que la duración de la ictericia puede verse afectada por la causa y el tratamiento.

  • En los casos de ictericia neonatal fisiológica («habitual»), si das el pecho al bebé, generalmente desaparecerá en dos o tres semanas sin un tratamiento específico.

  • Si le das leche de fórmula, es probable que solo dure hasta aproximadamente las dos semanas de edad, ya que la fórmula, a diferencia de la leche materna, no disminuye la capacidad del hígado para eliminar la bilirrubina del torrente sanguíneo.

  • Consulta al médico si a tu bebé le han diagnosticado ictericia «habitual», pero le dura más de tres semanas.

PREGUNTAS FRECUENTES

La ictericia leve puede hacer que la cara de tu pequeño se vuelva de color amarillo. Este tono también puede extenderse a otras partes de su cuerpo. Si la ictericia empeora y no se trata de inmediato, puede causar complicaciones graves.

Las formas leves de ictericia en recién nacidos suelen desaparecer sin un tratamiento específico. Sin embargo, en casos más graves, el médico puede decidir que tu bebé necesita algún tipo de tratamiento, por ejemplo:

  • Terapia de luz.
  • Inmunoglobulina intravenosa.
  • Exanguinotransfusión.

Por lo general, la ictericia en recién nacidos «habitual» desaparece antes de tres semanas desde el nacimiento del bebé. Si tu peque no tiene lo que se considera ictericia «habitual», la causa y la forma de tratamiento que se administre influirán en los tiempos de recuperación.

La ictericia es muy común en los bebés recién nacidos; en la mayoría de los casos, desaparece por sí sola en unas pocas semanas. Vigilia a tu hijo y consulta al pediatra si ves que la ictericia empeora o persiste más allá de un par de semanas.

Recuerda que un diagnóstico y tratamiento rápidos harán que la ictericia desaparezca antes y no le cause ningún daño al bebé. Las cosas se calmarán pronto y podrás disfrutar de esta bonita etapa. Convierte tus pañales y toallitas Dodot en recompensas y regalos con la aplicación Dodot VIP.

¿Cómo hemos escrito este artículo?
La información de este artículo se basa en los consejos de expertos y se extrae de fuentes médicas y gubernamentales fiables, como la American Academy of Pediatrics y el American College of Obstetricians and Gynecologists. A continuación, se incluye una lista con las fuentes utilizadas para elaborar el artículo. El contenido de esta página no debe reemplazar el consejo médico de un profesional. Consulta a un profesional médico para obtener un diagnóstico y tratamiento completos.

  • Mayo Clinic: Ictericia infantil
  • Cinfasalud: Ictericia
  • Kids Health: Ictericia en los recién nacidos
  • Anales de pediatría: Complicaciones neonatales a corto plazo de los partos por ventosa. Estudio caso-control
  • Libro: Your Pregnancy and Childbirth: Month to Month. Sexta edición, Paperback, 1 de enero de 2016. Por la American College of Obstetricians and Gynecologists (autor).