¿Puedo seguir trabajando embarazada?

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

¿Puedo seguir trabajando embarazada?

Muchas mujeres se preguntan si deben seguir trabajando embarazadas o bien dejar de trabajar durante el embarazo, pero no deben preocuparse. En la gran mayoría de los casos, la mujer puede continuar trabajando hasta el mismo día del parto, si así lo desea. Trabajar no perjudica al bebé. No obstante, si la mujer presenta un embarazo de alto riesgo (por ejemplo, si está gestando gemelos o existen antecedentes de parto prematuro) puede ser preferible que solicites la baja por maternidad antes, a fin de disfrutar del reposo que necesitas.

Estrategias en el trabajo

Aunque tu embarazo no sea de alto riesgo, conviene aplicar estas medidas de sentido común para mantenerte en buen estado de salud y no agotarte durante la jornada laboral:

  • Tómate algún descanso y siéntate con los pies en alto varias veces al día. La circulación se ralentiza durante el embarazo y levantar los pies mantiene la sangre en movimiento, lo cual ayuda a reducir las hinchazones en pies y tobillos.
  • Intenta agobiarte lo menos posible en el trabajo. Si tu trabajo es muy estresante, es el momento de aprender alguna técnica antiestrés, como el yoga o la meditación.
  • Duerme bien por las noches. Algunas mujeres embarazadas observan que se sienten más cansadas durante el día. Para combatir la somnolencia diurna, aumenta tus horas de sueño nocturno. O bien, si es posible, haz la siesta.

Consideraciones especiales

Algunos trabajos pueden conllevar riesgos para ti y para tu bebé, en cuyo caso quizá tengas que reducir o modificar tu actividad. Si tu trabajo te obliga a realizar una intensa actividad física, consulta con tu médico. Es posible que te encuentres en tan buena forma que no tengas que cambiar nada. Sin embargo, la mayoría de los médicos te aconsejarán que evites las actividades que requieran un buen equilibrio; el embarazo cambia el centro de gravedad del cuerpo y existen más posibilidades de sufrir caídas.

Igualmente, si tu trabajo requiere levantar pesos, trata de hallar maneras de evitar forzar tu espalda, sobre todo durante el segundo y el tercer trimestre, que es cuando más crecerá tu abdomen. Si puedes evitar levantar pesos por completo, mejor que mejor.

También deberás consultar con tu médico si trabajas con productos químicos agresivos. Es posible que baste con llevar máscara y guantes protectores, pero ello dependerá del producto de que se trate.

Artículo realizado por el Dr. Gorski y el Dr. Jim Thornton.

Tal vez te interese: