Nutrición de 9 a 12 meses: recomendaciones generales

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

Nutrición de 9 a 12 meses: recomendaciones generales

Sugerencias para alimentar correctamente a tu hijo y darle una equilibrada nutrición de 9 a 12 meses:

A los 9 meses la mayoría de niños ya toleran la leche entera, pero muchos pediatras recomendamos continuar con leches adaptadas hasta los 15 o 18 meses. El consumo diario de leche o derivados (yogur, queso) debe ser de 400 a 500 ml. Puedes iniciarlo con queso fresco poco graso, (tipo "Burgos" o requesón), Danonino desnatado u otros quesos desnatados.

El niño debe consumir diariamente todo tipo de verduras y cereales, alimentos bien tolerados y necesarios por su aporte energético y vitamínico. A partir de los 10-11 meses, ofrécele por la noche a días alternos, puré de verdura (con queso, yema de huevo cocida o pescado, pollo, etc.) o caldo con sémola de trigo o arroz o tapioca de maíz, en lugar de papilla de leche y cereales.

La textura de los alimentos debe ser más gruesa, aplastando la verdura con el tenedor, en lugar de triturarla. Ofrecer al niño pequeñas cantidades de alimentos troceados, blandos y de fácil ingestión (manzana, pera, galletas, pescado o pollo) junto con los alimentos triturados, para favorecer el aprendizaje de la masticación.

 

Alimentos nuevos a partir de los 9 meses:

Puedes iniciar la introducción de lácteos desgrasados y de consistencia blanda, como el queso fresco, (tipo "Burgos" o requesón), Danonino desnatado u otros quesos similares.

También puedes introducir el pescado blanco (30-50 g) y, a los 15 días la yema de huevo (cocida, una a la semana) alternando con carnes magras (ternera, pollo, 30-60 g) y pescado para completar el aporte diario de proteínas.

La introducción de nuevos alimentos debe practicarse como un juego. La hora de la comida debe ser agradable para la madre y para el niño.

 

¿Qué debemos evitar?

  • Dejarlo solo mientras se lleve alimentos u otros objetos pequeños a la boca: tu hijo podría atragantarse y aspirarlos al pulmón. Esto es válido también para todos los alimentos que son de consistencia demasiado sólida o de forma pequeña y/o redondeada (aceitunas, caramelos...).
  • La clara de huevo, fresas y otros alimentos capaces de producir alergia alimentaria no deben iniciarse antes del año de edad. Ello es particularmente importante si el niño o sus familiares directos presentan antecedentes de alergia.
  • Evitar forzar al niño. La introducción de nuevos alimentos debe practicarse como un juego. La hora de la comida debe ser agradable para la madre y para el niño.

Tal vez te interese:

Toallitas

Toallitas Dodot

Limpieza y cuidado en una sola pasada