Al parecer tu hijo tiene una afección llamada acné neonatal, una forma de acné habitual en recién nacidos y bebés. Está relacionado con hormonas que circulan por la sangre del bebé y que le fueron transferidas por su madre durante el embarazo. En la mayoría de los bebés, el acné desaparece entre el cuarto y el sexto mes, a medida que las hormonas disminuyen gradualmente del cuerpo. Sin embargo, en ocasiones persiste hasta por un año.

Esta forma de acné no deja cicatrices y por lo general no requiere tratamiento, principalmente porque la mayoría de las terapias eficaces contra el acné pueden irritar la sensible piel del bebé. No te preocupes: no existe evidencia científica contundente que sugiera que los bebés con acné neonatal tengan mayores probabilidades de sufrir acné durante la adolescencia.