dolor abdominal en niños

ARTÍCULO RELACIONADO

Crecimiento y desarrollo
Visita médica de control de los 2 años

Aunque los dolores de barriga son comunes en los niños (representan entre el 5 y el 10 % de todas las visitas al médico o el centro de urgencias), casi nunca son un motivo de preocupación grave.

La mayoría de veces, los dolores de barriga se deben a una infección viral y desaparecen en un par de días. Un estudio de la Universidad de Indiana mostró que solo uno o dos de cada cien niños tenían problemas lo suficientemente graves como para requerir tratamiento o cirugía específicos.

Si tu hijo lo sufre, haz que beba agua poco a poco con mucha frecuencia.

Identifica los síntomas

Hay algunas señales que debes comunicar al pediatra para que te ayude a determinar las causas. Curiosamente, la intensidad del dolor no es lo más importante. Un niño puede llorar de forma repentina e inconsolable si tiene gases en un asa intestinal. Aunque se retuerza de dolor en el suelo, no tendrá fiebre y no vomitará. Para que se recupere, puedes darle un baño relajante con agua tibia. Sin embargo, hay síntomas preocupantes que pueden implicar problemas más graves:

  • Un patrón de aumento del dolor durante varias horas que provoca que el niño no pueda mantenerse recto, moverse o tocarse la barriga.

  • Dolor abdominal asociado a fiebre alta.

  • Vómitos, especialmente con sangre o sustancias marrones, verdes y amarillas.

  • Abdomen distendido (tenso e hinchado, sobresale más de lo normal).

  • Dolor al orinar.

  • Sangre o pus en la orina u orina de color marrón oscuro.

  • Sangre o pus en las heces.

Si tu hijo tiene alguno de los síntomas anteriores, debes consultar inmediatamente al pediatra.

Dolor abdominal recurrente

Si tu peque se despierta por la noche con dolores de barriga recurrentes asociados a la pérdida de peso, puede tener una inflamación crónica o una infección en el intestino.

No obstante, si solo se queja en situaciones estresantes (por ejemplo, al ir a una nueva escuela o salir de viaje) y no tiene otros síntomas, simplemente estará somatizando la tensión. El problema radica en la situación y el estado del niño, no en su estómago.

Dolor y reacción alérgica

El dolor abdominal acompañado de un sarpullido similar a un hematoma en las nalgas o las piernas puede deberse a una afección llamada púrpura de Henoch-Schönlein. Quizás no hayas oído hablar nunca de ella, pero es muy común. Nadie sabe con certeza cuál es la causa, pero parece estar relacionada con una infección bacteriana o viral. La inflamación de los vasos sanguíneos más pequeños puede provocar sangrado en la piel, los intestinos y los riñones. Aunque no pondrá en peligro la vida de tu hijo, el pediatra querrá supervisarle de cerca durante varios días.

Sensibilidad a los alimentos

La sensibilidad a los alimentos, sobre todo la intolerancia a la lactosa, puede causar calambres y gases. Suele ser más común si hay algún familiar con problemas para digerir los lácteos. Si crees que este es el problema, elimina la leche y los productos lácteos (o cualquier alimento que pueda desencadenarla) durante una semana. Si los síntomas desaparecen, vuelve a introducirlos. Si vuelven a aparecer, consulta al médico para eliminar los lácteos de la dieta de tu peque y obtener calcio suficiente de otras fuentes.

Causas poco habituales del dolor abdominal en niños

Faringitis estreptocócica. Quizás no sepas que la faringitis estreptocócica puede ir acompañada de fiebre y dolores de barriga en lugar de dolor de garganta. A veces, se ha diagnosticado una infección por estreptococos a un niño que se creía que tenía apendicitis.

Las infecciones de orina y la neumonía también pueden causar dolor abdominal. El pediatra solicitará análisis de orina y radiografías de tórax si no puede determinar las causas de los dolores de barriga. Aunque la principal preocupación sea el estómago, pregunta a tu hijo si siente molestias en otras zonas.

Confía en tu instinto

Si crees que tu hijo está muy enfermo, consulta al médico, incluso si no puedes señalar nada específico. Para evitar las posibles causas del dolor de barriga, puedes hacer lo siguiente:

  • Lávate las manos con jabón antes de las comidas y después de ir al baño.

  • Usa una toalla propia.

  • Mantén el baño seco y limpio.

  • Pon los pañales sucios en bolsas de plástico antes de lanzarlos a la basura.

  • Limpia el cambiador y lávate las manos después de cambiar los pañales del bebé.

Cómo escribimos este artículo
La información de este artículo se basa en los consejos de expertos que se encuentran en fuentes médicas y gubernamentales confiables, como la Academia Estadounidense de Pediatría y el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos. El contenido de esta página no debe reemplazar el consejo médico profesional. Siempre consulte a los profesionales médicos para obtener un diagnóstico y tratamiento completos.