Salir a correr durante el embarazo

¡En marcha! Guía para salir a correr durante el embarazo

26/09/19
2 minutos para leer

Si te encanta correr al aire libre, en la pista o en la cinta andadora, es probable que puedas hacerlo también durante el embarazo. Correr es una actividad eficiente y saludable para tu sistema cardiovascular que también te ayudará a mantenerte en forma y a despejar la mente. No importa si corres desde hace tiempo o acabas de empezar, echa un vistazo a nuestros consejos para saber qué debes tener en cuenta para salir a correr de forma segura durante el embarazo.

¿Es bueno hacer ejercicio durante el embarazo? ¿Qué debo saber antes de salir a correr?

Ya seas novata o experta, es importante que le cuentes a tu médico qué tipo de ejercicio físico planeas hacer durante el embarazo. Hacer ejercicio durante el embarazo es importante para tu salud y la del bebé. Aunque correr es una actividad física segura para muchas mujeres embarazadas, hay algunos consejos y advertencias que deberías tener en cuenta.

Consejos
  • Mantente hidratada.
  • Lleva ropa holgada.
  • Calienta y estira siempre antes de empezar.
  • Corre por una zona segura, bien iluminada y poblada. En el caso improbable de que tengas algún problema, es importante que haya gente cerca.
  • Llévate siempre el móvil.
  • Habla con tu médico sobre tus necesidades calóricas. Correr quema muchas calorías y, como ahora comes por dos, quizás tengas que compensar ese esfuerzo adicional.
Advertencias
  • No corras cuando hace calor o hay mucha humedad.
  • No te exijas demasiado ni llegues a quedarte sin aliento.
  • No sigas corriendo si te duelen las articulaciones o el pecho o estás mareada.
  • No comas demasiado de una sentada, es mejor comer poco y con frecuencia.

Salir a correr en cada trimestre de embarazo

Primer trimestre:

Asegúrate de que tienes unas zapatillas de correr de buena calidad que amortigüen bien el impacto. Además, es importante que se ajusten bien a tus tobillos y tu arco plantar. También te convendrá llevar un buen sujetador de deporte que puedas ir ajustando a medida que tus pechos vayan aumentando de tamaño. Recuerda beber antes, durante y después de correr.

Segundo trimestre:

A medida que tu cuerpo va cambiando, también lo hace tu centro de gravedad y tu percepción del equilibrio. Evita correr en senderos irregulares, ya que puede haber obstáculos, y opta mejor por vías y caminos pavimentados. Tu bebé no para de crecer y estará empezando a ejercer presión sobre tu vejiga, así que quizás convendría que incluyeras alguna parada para ir al servicio en el trayecto. Además, a muchas mujeres les ayuda llevar un cinturón de maternidad cuando salen a correr.

Tercer trimestre:

Ahora lo más importante es que escuches a tu cuerpo. Si sientes algún dolor o molestia, para. A estas alturas, quizás convendría que, en lugar de correr, hicieras marcha o caminaras a buen ritmo, ya que supone menos presión para las articulaciones y la circulación.

Si lo que buscas es una modalidad de ejercicio menos intensa, puedes plantearte el yoga prenatal. Para preparar tu cuerpo para el parto, prueba con los ejercicios de Kegel. Además, en los ratitos de descanso siempre puedes echar un vistazo a nuestro generador de nombres de bebé. ¡Quizás encuentres la inspiración que andabas buscando!

Tal vez te interese: