Estoy en el tercer mes y no dejo de perder pelo. ¿Qué puedo hacer?

Estoy en el tercer mes y no dejo de perder pelo. ¿Qué puedo hacer?

No es raro preocuparse por las alteraciones en el crecimiento o caída del cabello durante el embarazo. El aumento de las hormonas de la gestación afecta al ciclo natural de crecimiento del cabello, que pasa por una serie de fases. Algunos cabellos crecen, otros permanecen y otros se caen. En condiciones normales, se pierden alrededor de 100 cabellos diarios.

La gestación altera estas fases. Muchas mujeres embarazadas observan que el cabello les crece más grueso y más rápido, porque tienen más cabellos en fase de permanencia. Tú, sin embargo, observas que tiene más cabellos en fase de caída. Este fenómeno puede remitir a medida que avance la gestación, pero puede reaparecer durante un par de meses después del parto o después de abandonar la lactancia materna.

Para reducir la caída en lo posible, sigue estos consejos:

  • Utiliza champú sólo cuando sea estrictamente necesario.
  • Aplícate acondicionador para evitar que se te caiga el cabello cuando intentes desenredarlo.
  • Utiliza un peine de púas anchas y evita el uso excesivo de secadores, planchas o tenacillas.
  • Utiliza cepillos de cerdas suaves (por ejemplo, cerdas de jabalí) y sin pasarte.
  • Evita los tintes y las permanentes hasta que remita la caída.
  • Pide a tu peluquero que te recomiende un peinado que reduzca o disimule la caída temporal del cabello.
  • La dieta también puede afectar al cabello. Consume alimentos saludables. De este modo mejorará el cuerpo y brillo de tu cabello y quizá frene la caída.

Y sobre todo, sé paciente. No te vas a quedar calva. Las hormonas de tu cuerpo acabarán por volver a sus niveles normales y la caída del cabello remitirá.

 

Tal vez te interese: