Síndrome de la cabeza plana

¿Has notado que un lado de la cabeza de tu bebé parece ser un poco más plano que el otro? Es posible que tu pequeño tenga el llamado síndrome de la cabeza plana, una afección que suele desaparecer con el tiempo y algunas medidas correctoras. Este síndrome puede estar relacionado con la rigidez de los músculos del cuello y los cambios en el aspecto de la cabeza de tu bebé, por lo que es importante tomar medidas preventivas y aplicar un tratamiento rápido si es necesario. Sigue leyendo para saber más sobre el síndrome de la cabeza plana, por qué se produce y cómo se soluciona.

¿Qué es el síndrome de la cabeza plana?

Los huesos en forma de placas que componen el cráneo de tu bebé son blandos y maleables para que puedan dejar sitio para su cerebro, que crece rápidamente. Cuando tu bebé pasa mucho tiempo tumbado con la cabeza girada hacia un lado, el peso de su cabeza puede hacer que una zona de la parte posterior o lateral del cráneo se aplane.

Esta afección se denomina síndrome de la cabeza plana o plagiocefalia postural.

Con el tiempo y medidas correctoras, la zona plana cambiará a una forma redondeada. Este síndrome durante la infancia no afectará al crecimiento del cerebro de tu pequeño.

Sin embargo, ten en cuenta que la rigidez del cuello que a veces se asocia al síndrome de la cabeza plana puede afectar al desarrollo temprano. Por eso, deberás seguir una serie de técnicas para cambiar la posición de la cabeza de tu bebé, los ejercicios de fisioterapia o los ejercicios que debas realizar en casa según la recomendación del pediatra.

Signos y síntomas del síndrome de la cabeza plana

Estos son algunos de los signos que indican que tu bebé tiene este síndrome:

  • Un lado de la parte posterior de la cabeza parece más plano.

  • Aparece una calva en la zona plana, porque esa zona roza superficies con más frecuencia que el otro lado.

  • La oreja del lado plano está doblada hacia delante.

  • La frente sobresale en el lado opuesto (solo si se trata de un caso grave).

  • El cuello, la mandíbula y el rostro de tu bebé tienen un aspecto desigual si la rigidez de un músculo del cuello provoca el síndrome de la cabeza plana.

Causas y factores de riesgo

La posición en la que duerme el bebé es uno de los principales factores que contribuyen a la aparición de este síndrome (y los bebés pasan mucho tiempo durmiendo), pero hay que tener en cuenta que todos los bebés deben colocarse bocarriba a la hora de dormir para reducir el riesgo de síndrome de muerte súbita del lactante. Dormir bocarriba es la posición más segura, incluso si tu pequeño tiene el síndrome de la cabeza plana. Los siguientes factores también pueden contribuir:

  • Estar sentado en una sillita para el coche durante mucho tiempo.

  • Estar en un portabebés o un cochecito durante largos periodos de tiempo.

  • Pasar periodos prolongados en una mecedora o una hamaquita para bebés.

Alrededor del 20 por ciento de los bebés con el síndrome de la cabeza plana también tienen tortícolis, una afección en la que el bebé tiene problemas para girar la cabeza hacia un lado, dado que los músculos del cuello están rígidos.

Favorecer una dirección puede hacer que se aplane una zona en el lado preferido, al tener un contacto prolongado con una superficie. Tener una zona plana puede empeorar la tortícolis, ya que tu bebé puede ser más propenso a dejar la cabeza en esa posición, lo que hace que el cuello esté aún más tenso y contraído.

Los bebés prematuros son más propensos a tener el síndrome de la cabeza plana, porque su cráneo suele ser más blando que el de un bebé nacido a término. Los bebés prematuros también pueden pasar más tiempo tumbados sobre su espalda recibiendo atención médica en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN).

No todos los casos de síndrome de la cabeza plana están relacionados con la posición de tu bebé después del nacimiento. Es posible que una zona empiece a aplanarse en el útero, por ejemplo, si el bebé está en una posición en la que la pelvis presiona el cráneo o, en el caso de los gemelos o los mellizos, si un bebé presiona la cabeza del otro.

Una zona también puede aplanarse por la presión ejercida sobre el cráneo en el canal de parto durante un parto vaginal, o si se utilizaron fórceps o se realizó una extracción con ventosa durante el parto.

¿Cómo se evita y se trata el síndrome de la cabeza plana en los bebés?

Dado que tu bebé debe colocarse siempre bocarriba a la hora de dormir para evitar el SMSL (incluso si tiene el síndrome de la cabeza plana), puedes aplicar algunas de estas recomendaciones cuando tu bebé esté despierto para corregir o evitar este síndrome:

  • Limita el tiempo que pasa en mecedoras, sillitas para el coche y hamaquitas. De este modo, tu bebé podrá mover la cabeza con libertad durante más tiempo y la presión en la zona más plana de la cabeza será menor.

  • Cuando tu bebé esté despierto, dale tiempo para estar bocabajo vigilado. Cuando tu bebé está bocabajo, se fortalecen los músculos de la espalda y el cuello y se fomenta la formación redondeada de la parte posterior de la cabeza. Además, esta postura tiene muchas otras ventajas para su desarrollo, como una visión diferente del mundo, y también aprende a impulsarse con los brazos.

  • Coge a tu bebé en brazos siempre que sea posible en lugar de colocarlo en una mecedora o un cochecito. Al coger a tu bebé en brazos, evitas la presión sobre la zona plana y la cabeza vuelve a su forma redondeada normal. Usar un fular portabebés o un cochecito frontal para transportar a tu bebé es una buena forma de permitirle mover la cabeza sin que tengas las manos ocupadas.

  • Cambia la forma de colocar a tu bebé en la cuna. Por ejemplo, colócalo de forma que esté sobre su espalda, pero de cara a la pared al mismo tiempo para que tenga que mover la cabeza y el cuello en la otra dirección para mirar hacia la habitación.

  • Cuando tu bebé esté dormido, mueve suavemente su cabeza para que el lado plano quede hacia arriba. Sin embargo, no utilices almohadas o mantas para apoyar la cabeza de tu bebé en esta posición, ya que cualquier objeto que se coloque en la cuna aumenta el riesgo de estrangulamiento o asfixia.

  • Ofrécele algo que le resulte interesante para que mire hacia el lado no preferido. Coloca un móvil en la dirección opuesta al lado que prefiere o mueve la cuna para que quiera girar la cabeza y explorar las cosas nuevas que no están en su línea de visión.

  • Cambia el brazo que utilizas para sostener a tu bebé al darle de comer. Esto hará que tu bebé tenga que girar la cabeza hacia ambos lados por igual.

  • Cámbiale el pañal desde el lado opuesto. Puede que te cueste un poco acostumbrarte pero, si colocas a tu bebé en el lado opuesto del cambiador o te colocas en el lado contrario al que prefiere tu bebé, le animarás a que intente mirar hacia ti: tu pequeño siempre querrá mirar en tu dirección, sobre todo si le estás hablando o haciendo carantoñas y sonidos divertidos.

  • Sigue el plan de tratamiento del pediatra. Para tratar el síndrome de la cabeza plana y estirar los músculos del cuello de tu bebé si tiene tortícolis, puede que el pediatra te recomiende fisioterapia y ejercicios para hacerlos en casa. El pediatra podrá mostrarte cómo hacerlos correctamente y te dirá con qué frecuencia debes hacerlos.

  • Tratamiento con casco. Es posible que el pediatra recete el uso de un casco especial moldeado a medida si se trata de un caso más grave del síndrome de la cabeza plana. El casco especial está diseñado para estimular el crecimiento de la cabeza en la zona plana, y funciona mejor hasta que el bebé cumple un cuando los huesos del cráneo aún son maleables y el cerebro está creciendo rápidamente.

ARTÍCULO RELACIONADO

Crecimiento y desarrollo
Actividades para el desarrollo psicomotriz de bebés de 3 a los 6 meses

Diagnóstico

Para diagnosticar el síndrome de la cabeza plana, el pediatra tendrá que observar la forma de la cabeza de tu bebé. Si también sospecha de tortícolis, observará cómo mueve la cabeza y el cuello tu peque para hacer un diagnóstico.

Si intuyes que tu bebé tiene el síndrome de la cabeza plana o tortícolis, lo mejor es pedir cita para una revisión con el pediatra de tu hijo para que lo examine.

A largo plazo

A medida que tu bebé crezca y se desarrolle, empezará a moverse por todos lados, a pasar tiempo sentado, a gatear, a caminar y, naturalmente, mirará en todas las direcciones. También será capaz de cambiar su posición al dormir por sí mismo. Toda esta actividad y movimiento eliminará la presión de la zona plana de la cabeza. Con un tratamiento profesional o las medidas que deben tomarse en casa indicadas anteriormente, la zona plana mejorará (incluso si tu bebé tenía un caso grave de síndrome de la cabeza plana) en un periodo de meses o años. El crecimiento de un cabello más grueso también enmascarará la zona plana y será menos perceptible. Recuerda que el pediatra vigilará de cerca la forma del cráneo, el movimiento del cuello y el desarrollo general de tu bebé en cada revisión de niño sano. El desarrollo de tu pequeño está en buenas manos y la forma del cráneo de tu bebé se redondeará muy pronto.

PREGUNTAS FRECUENTES

Es probable que la forma de la cabeza se corrija por sí sola con el tiempo, sobre todo si se toman medidas sencillas para aliviar la presión en la zona plana del cráneo. Sin embargo, en algunos casos, pueden ser necesarios fisioterapia, casco o ejercicios especiales para tratar el síndrome de la cabeza plana.

El síndrome de la cabeza plana no suele ser un motivo de preocupación: no causa daños cerebrales ni afecta al desarrollo del cerebro. Piensa que se trata más bien de un problema estético que se corregirá solo cuando tu bebé controle mejor la cabeza y el cuello y empiece a pasar menos tiempo con la cabeza apoyada en una superficie plana.


No obstante, puedes tomar medidas para reducir el tiempo que tu bebé pasa tumbado sobre la espalda. Por ejemplo, puede pasar más tiempo bocabajo y menos tiempo en la sillita del coche, el cochecito, la hamaquita o la mecedora. Todo esto hará desaparecer el síndrome de la cabeza plana.

El síndrome de la cabeza plana es bastante común y no suele ser peligroso ni permanente; sin embargo, debes seguir los consejos de tratamiento del pediatra, ya sea cambiando regularmente la posición de tu bebé, con sesiones de fisioterapia o usando un casco especial.

Es posible que empieces a ver mejoras en pocos meses si tomas medidas para reducir el tiempo que tu bebé pasa tumbado con la cabeza apoyada sobre el lado plano. Por ejemplo:

  • Dale tiempo a tu bebé para que esté bocabajo.
  • Limita el tiempo que permanece en un cochecito o en una sillita para el coche.
  • Cuando tu bebé está en la cuna, gírale suavemente la cabeza en la otra dirección para que la parte plana de la cabeza no toque el colchón y esté menos presionada.

Situación general

Los expertos afirman que el mejor tratamiento para el síndrome de la cabeza plana es evitarlo desde el principio. Para ello, debes asegurarte de que el bebé no pasa demasiado tiempo tumbado cuando no está durmiendo. Dale tiempo a tu bebé para que esté bocabajo bajo supervisión, cógelo en brazos en lugar de colocarlo en una hamaquita o en un cochecito y asegúrate de que mira en distintas direcciones cuando está en la cuna. Para conseguirlo, dirige su cabeza hacia el lado opuesto al que prefiere. También puedes colgar juguetes o hacer carantoñas y ruidos graciosos para que mire al lado opuesto. Si tu bebé tiene el síndrome de la cabeza plana, sigue el plan de tratamiento de su pediatra, ya sea continuando con las técnicas para cambiar la posición de la cabeza de tu bebé que se han descrito anteriormente, mediante fisioterapia, con ejercicios especiales en casa o con un casco que ayude a tratar este síndrome. Con el paso del tiempo, la zona plana de la cabeza de tu bebé se redondeará y la forma de su cabeza volverá a ser normal.

¿Cómo hemos escrito este artículo?
La información de este artículo se basa en los consejos de expertos y se extrae de fuentes médicas y gubernamentales fiables, como la American Academy of Pediatrics y el American College of Obstetricians and Gynecologists. A continuación, se incluye una lista con las fuentes utilizadas para elaborar el artículo. El contenido de esta página no debe reemplazar el consejo médico de un profesional. Consulta a un profesional médico para obtener un diagnóstico y tratamiento completos.