¿Cómo puedo ayudar a tratar el eccema de mi hijo?

¿Cómo puedo ayudar a tratar el eccema de mi hijo?

Si lo que el niño realmente padece es un eccema atópico, se pueden hacer muchas cosas para mejorar su afección. Uno de los elementos más importantes para su tratamiento y la prevención de nuevos brotes inflamatorios consiste en mantener la piel siempre bien hidratada. En ocasiones, la intensidad de los síntomas requiere medidas de tratamiento más efectivas, que incluyen el uso de cremas o ungüentos a base de corticoesteroides tópicos capaces de aliviar el picor del niño y que al mismo tiempo son capaces de reducir la inflamación de la piel.

En algunos casos, los antihistamínicos orales también son de utilidad. Si existe alguna infección secundaria de origen bacteriano, generalmente ocasionada por el rascado, también puede ser necesario utilizar antibióticos. Personalmente, te recomiendo que el niño sea evaluado por un dermatólogo pediátrico. Mientras tanto, asegúrate de que los baños diarios del niño no duren más de 10 minutos y aplícale una crema hidratante inmediatamente después de terminar el baño. También mantén las uñas del niño muy cortas, ya que son la principal fuente de bacterias en niños con eccema sobreinfectado. ¡Que vaya bien!

 

Tal vez te interese: