Embarazo ectópico: causas, síntomas y riesgos

Embarazo ectópico: síntomas, causas y tratamiento

12/02/19
5 minutos para leer

Aunque por suerte los embarazos ectópicos son poco frecuentes, cuando ocurren requieren atención médica, así que nunca está de más saber un poco sobre el tema. Descubre qué es un embarazo ectópico y cuáles son sus síntomas, factores de riesgo y opciones de tratamiento.

¿Qué hay en este artículo?

¿Qué es un embarazo ectópico? Signos y síntomas del embarazo ectópico Diagnóstico Opciones de tratamiento del embarazo ectópico Causas del embarazo ectópico Factores de riesgo Apoyo emocional Quedarte embarazada después de un embarazo ectópico Preguntas frecuentes

¿Qué es un embarazo ectópico?

En un embarazo con un desarrollo normal, un óvulo fecundado se desplaza por la trompa de Falopio hasta el útero, donde se implanta y empieza a crecer. Sin embargo, en un embarazo ectópico, el óvulo fecundado se implanta fuera del útero. Los embarazos ectópicos son poco frecuentes, ya que representan sólo un 2 % de los embarazos. En más del 90 % de los embarazos ectópicos, el óvulo fecundado se adhiere a la pared de la trompa de Falopio, un fenómeno que se conoce como embarazo ectópico tubárico. Ocasionalmente, el óvulo también puede implantarse en el ovario, el cuello del útero o la cavidad abdominal. Sólo el útero puede albergar un embrión en crecimiento, de modo que, en el resto de los casos, el embarazo no es viable.

Un embarazo ectópico tubárico puede hacer que la trompa de Falopio se rompa, causando una hemorragia interna que requiere atención médica urgente, ya que puede resultar mortal.

También oirás términos como «extrauterino» e «intrauterino». El embarazo extrauterino es lo mismo que el embarazo ectópico, mientras que el embarazo intrauterino es el término que se utiliza para hablar del óvulo fecundado que se implanta en el revestimiento del útero en un embarazo normal.

En el caso de las mujeres que se han quedado embarazadas mediante fecundación in vitro, existe un 1 % de posibilidades de que se produzca un embarazo heterotópico, es decir, que se dan al mismo tiempo un embarazo intrauterino y un embarazo ectópico. Para las mujeres que se han quedado embarazadas de forma natural, el riesgo es mucho más reducido y se estima que oscila entre 1 de cada 4.000 y 1 de cada 30.000 casos.

Signos y síntomas del embarazo ectópico

Identificar los signos y síntomas del embarazo ectópico puede resultar algo complicado, ya que pueden empezar muy pronto, cuando quizás no sepas siquiera que estás embarazada. Además, algunos indicadores del embarazo ectópico también son síntomas de un embarazo saludable que puedes notar durante el primer trimestre. Aunque el riesgo de tener un embarazo ectópico es reducido, resulta útil conocer los primeros síntomas:

  • Pechos sensibles
  • Molestias en la tripa
  • Sangrado vaginal anómalo. El sangrado al comienzo del embarazo también puede ser sangrado de implantación, así que en este caso lo mejor es consultar a tu médico.
  • Dolor en la zona lumbar
  • Dolor leve o calambres en el abdomen o la pelvis. Habla con tu médico si tienes estas molestias.

Síntomas que requieren atención médica urgente

A medida que avanza el embarazo, los síntomas pueden ir empeorando. Ponte en contacto con tu médico inmediatamente o ve a urgencias enseguida si presentas alguno de estos síntomas:

  • Un dolor agudo en la pelvis, el abdomen o en los hombros
  • Debilidad, mareo o desvanecimiento. La sensación de mareo o aturdimiento podría deberse a una hemorragia interna causada por la ruptura de una trompa de Falopio.

Ten en cuenta que las personas más adecuadas para confirmar el diagnóstico son los médicos.

Diagnóstico

Tu médico puede diagnosticarte un embarazo ectópico mediante una ecografía, con la que comprobará dónde se está desarrollando el embarazo, o con un análisis de sangre para determinar los niveles de la hormona del embarazo, la hCG. Es posible que los resultados no sean concluyentes en el momento y quizás necesites esperar unos días para hacerte más pruebas. En algunos casos, es posible que tu médico detecte un embarazo ectópico en la primera ecografía del embarazo.

Opciones de tratamiento del embarazo ectópico

Un embarazo ectópico no puede moverse al útero por sí solo ni mediante ninguna intervención. Como la gestación sólo es viable en el útero, el tratamiento del embarazo ectópico consiste en la interrupción del embarazo mediante cirugía o medicación. Tu médico te explicará cuál es la opción más adecuada en tu caso.

Medicación

El fármaco más habitual para tratar el embarazo ectópico es el metotrexato. Este medicamento detiene el crecimiento celular del embrión, lo cual interrumpe el embarazo. De cuatro a seis semanas después, tu cuerpo absorbe el tejido del embarazo. La ventaja de esta opción es que quizás no haya que extirpar la trompa de Falopio afectada, en cuyo caso evitarías pasar por el quirófano. Esta sería la opción recomendada si la trompa de Falopio no se ha roto y si tienes la posibilidad de hacerte análisis de sangre en las semanas posteriores para realizar el seguimiento de los niveles de hCG hasta que desaparezca de tu organismo. No obstante, este tratamiento quizás no sea posible o recomendable si estás en periodo de lactancia o si tienes determinados problemas de salud.

El metotrexato se puede administrar en una o varias dosis. El riesgo de ruptura de la trompa de Falopio únicamente desaparece cuando el tratamiento se ha completado, de modo que si aparecen síntomas como dolor agudo abdominal o dolor en los hombros, o si te sientes débil o mareada, acude al médico inmediatamente ya que estos síntomas podrían ser indicadores de una hemorragia interna causada por la ruptura de una trompa. Los efectos secundarios del metotrexato pueden incluir náuseas, vómitos y sangrado vaginal o manchado. Durante el tratamiento y hasta que el médico te diga lo contrario, es mejor evitar el ejercicio intenso, los suplementos vitamínicos y los alimentos que contengan ácido fólico, los antiinflamatorios como el ibuprofeno, el coito y la exposición prolongada al sol.

Cirugía

Si se ha roto una trompa de Falopio, tendrán que operarte de urgencia, aunque es posible que también tengan que hacerlo aunque la trompa no se haya roto. Se puede retirar el embarazo ectópico de la trompa, dejándola intacta, o bien se puede extirpar la trompa junto con el tejido de embarazo. Por lo general, se utilizan técnicas de cirugía laparoscópica, que consiste en pequeñas incisiones en el abdomen que se realizan con anestesia general. Durante la intervención, se retirará el tejido de embarazo y se reparará o extirpará la trompa de Falopio afectada.

No obstante, en algunos casos aislados, será necesario hacer una incisión de mayor tamaño en el abdomen. Generalmente, esto ocurre cuando el embarazo está más avanzado o si hay signos de ruptura de una trompa de Falopio.

Tu médico te recomendará un tratamiento y te explicará todos los riesgos y efectos secundarios, que pueden incluir sangrados e infección tras la operación. Después de la intervención, tendrás que ir a las revisiones con el médico para que supervise tu recuperación, lo cual incluye análisis de tus niveles de hCG para confirmar que se ha eliminado todo el tejido de embarazo.

Causas del embarazo ectópico

El embarazo ectópico se produce cuando un óvulo fecundado no logra descender por la trompa de Falopio hasta el útero. Una posible causa es la presencia de tejido cicatricial en la trompa de Falopio debido a una cirugía previa, el cual interrumpe el recorrido del óvulo hasta el útero. También puede deberse a que la trompa de Falopio tiene una forma anómala o está inflamada, a un desarrollo anómalo del óvulo fecundado o a un desequilibrio hormonal.

Factores de riesgo

Aunque la mitad de las mujeres que tienen un embarazo ectópico no presentan ninguno de estos factores de riesgo, existen más posibilidades si

  • has tenido un embarazo ectópico anteriormente,
  • te han operado de una trompa de Falopio u otras zonas de la pelvis o el abdomen,
  • has tenido determinadas infecciones de transmisión sexual,
  • has tenido enfermedad inflamatoria pélvica,
  • tienes endometriosis.

Otros factores que pueden aumentar el riesgo de sufrir un embarazo ectópico son:

  • tener más de 35 años,
  • tener antecedentes de infertilidad,
  • fumar.

Apoyo emocional

Es completamente normal sentir ansiedad, miedo o tristeza en esta situación, incluso si habías descubierto que estabas embarazada hace poco. El tratamiento puede hacer que te sientas cansada o que persistan los síntomas de embarazo, lo cual hace que pesen más estos sentimientos. Quizás te siente bien ir a terapia o buscar apoyo en los foros de Internet donde otras mujeres comparten experiencias similares. También es importante que te apoyes en tus seres queridos y que te concedas un poco de tiempo adicional para descansar y recuperarte, tanto física como emocionalmente, después del tratamiento.

Quedarte embarazada después de un embarazo ectópico

Quizás te estés preguntando si es posible tener un embarazo saludable después de un embarazo ectópico. Lo mejor es que hables con el médico para que te oriente teniendo en cuenta tu historial médico. Si la trompa de Falopio afectada sigue intacta, tienes muchas posibilidades de tener un embarazo saludable en el futuro. Incluso si te han extirpado una de las trompas, todavía existe la posibilidad de que un espermatozoide fecunde un óvulo en la otra trompa y que el óvulo fecundado llegue al útero.

No obstante, ten en cuenta que tener un embarazo ectópico aumenta las posibilidades de que vuelva a ocurrir la próxima vez, así que, si vuelves a quedarte embarazada, fíjate bien en los signos y síntomas hasta que el médico te confirme que el óvulo está en el lugar correcto, es decir, el útero.

Los embarazos ectópicos son poco frecuentes, pero si presentas algún síntoma que te preocupe, no dudes en hablar con tu médico para que te tranquilice y te aconseje.

Preguntas frecuentes

¿Puede darme positivo un test de embarazo si tengo un embarazo ectópico?

Muchos tests de embarazo sirven para comprobar la presencia de la hormona hCG, de modo que pueden dar positivo hasta que se haya finalizado el tratamiento para interrumpir el embarazo ectópico.

¿Cómo puedo saber si tengo un embarazo ectópico?

Tu médico podrá confirmártelo, pero es posible que notes algunos síntomas como sangrado vaginal anómalo, dolor agudo en la pelvis, el abdomen o los hombros, o sensación de mareo o debilidad.

Si tengo un embarazo ectópico, ¿dónde sentiré dolor?

El dolor puede aparecer en el abdomen, la pelvis o los hombros. Quizás también tengas malestar general, te sientas débil y tengas molestias en el estómago o los pechos sensibles.

¿Cuánto puede progresar un embarazo ectópico?

Una vez diagnosticado el embarazo ectópico, el médico te recomendará cuándo empezar el tratamiento. Si se te ha roto una trompa de Falopio, es probable que tengan que operarte de urgencia.

Ver todas las fuentes

Tal vez te interese: