AS4

Estás en la semana

Ir

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

Embarazo semana 7

¡BIENVENIDOS A LA SEMANA 7!

El bebé

  • El cerebro. El gran éxito alcanzado por el bebé la semana pasada fue el cierre del tubo neural. Esta semana, tu pequeño genio trabaja en la construcción del cerebro. Aunque este órgano no completará su desarrollo hasta mucho después del nacimiento, sus secciones fundamentales se crean ahora.

    A medida que avance la semana, el cerebro se dividirá en tres partes: el cerebro anterior, el cerebro medio y el cerebro posterior. El cerebro anterior es el responsable del razonamiento, la solución de problemas y la formación y retención de recuerdos. El cerebro medio funciona como una especie de policía de tráfico, retransmitiendo las señales eléctricas a su destino final en el cerebro. Y el cerebro posterior se ocupa de la respiración, el ritmo cardíaco y el movimiento muscular.

    Pero no toda la acción está arriba. Las extremidades también crecen a buen ritmo. Los brazos y las piernas ya han brotado, aunque en este momento parecen más bien remos.

  • Medidas. El feto mide entre 4 y 8 milímetros de longitud esta semana, un poco más que el ancho de la uña del dedo meñique.

El embarazo

  • ¡Al cuarto de baño! ¿Sientes la urgente necesidad de orinar a cada momento? Los cambios hormonales y el aumento del riego sanguíneo hacen que tu cuerpo produzca más líquidos, que luego ha de eliminar. Pero eso no significa que debas reducir tu ingesta de agua; más bien al contrario, debes hacer un esfuerzo por beber más agua que antes.
  • Hábitos saludables. Es posible que en la primera visita de atención prenatal, tu médico o comadrona te adviertan de los riesgos de toxoplasmosis, una infección que se transmite a través de la carne cruda o poco hecha y de las heces de los gatos. Esta infección es perjudicial para el feto, pero no para ti (salvo que tengas debilitado tu sistema inmunológico). Quizá ya hayas padecido toxoplasmosis sin saberlo: si es así, ya estás inmunizada. Pero si no, las probabilidades de contraer esta enfermedad en la actualidad son muy reducidas, siempre que se adopten las debidas precauciones.

    Para evitar entrar en contacto con el germen, pide que tus hamburguesas y filetes estén bien hechos y lávate las manos minuciosamente después de preparar la carne. Si realizas labores de jardinería, lleva siempre guantes para evitar tocar por accidente las heces de algún gato. Si tienes gatos, encárgale a otra persona que cambie la arena durante el resto del embarazo.

  • La voz de los expertos. ¿Te preguntas si tu trabajo puede afectar a tu salud? La mayoría de los empleos no revisten ningún peligro para las mujeres embarazadas. Pero hay excepciones, como los trabajos en los que se inhalan vapores de productos disolventes o que obligan a levantar objetos pesados. Si es tu caso, no tienes por qué dejar el trabajo, pero sí tomar algunas precauciones.