¿La ictericia puede causar ceguera, sordera o daño cerebral?

¿La ictericia puede causar ceguera, sordera o daño cerebral?

Los bebés padecen ictericia cuando los glóbulos rojos adicionales que tenían mientras se hallaban en el útero se destruyen a medida que el organismo se ajusta a la vida fuera del vientre materno. Por lo tanto, todos los bebés tienen algún tipo de ictericia. Esta ictericia normal o fisiológica no constituye un problema e incluso puede ser útil como parte de los ajustes que tiene que hacer el cuerpo del bebé.

En el caso de la ictericia fisiológica, el color amarillento comienza a notarse al segundo o tercer día de vida y empieza a disminuir cuando el bebé tiene entre una semana y 10 días de vida. Sin embargo, los niveles altos de ictericia, la ictericia en bebés prematuros, muy pequeños o enfermos, o la ictericia que se presenta con mucha rapidez, debido a la destrucción de gran parte de los glóbulos rojos del bebé, son todas afecciones que justifican la inquietud, el control o el tratamiento de este problema.

Últimamente muchos pediatras nos hemos vuelto más tolerantes con respecto a la ictericia que se presenta en los bebés mayores y saludables. Sin embargo, los pediatras de todo el mundo vigilan y se preocupan por esta afección debido a que, en casos extremos, las complicaciones que mencionas pueden ocurrir y de hecho suceden.
Una alerta un tanto excesiva puede causar algo de inquietud, pero prefiero eso a que el problema sea pasado por alto por completo. Los padres debieran estar confiados de que su hijo está sano gracias a una atención continua y un tratamiento complementario. Este es un problema muy antiguo, y muchos pediatras están perfectamente capacitados para tratarlo, así que yo no me preocuparía.

Si siguen las dudas en la familia, tal vez podríais buscar una segunda opinión. Los padres y los familiares necesitáis confiar en el pediatra del bebé, tanto ahora como en el futuro. Existen buenos médicos en todas partes, pero es necesario buscarlos antes del nacimiento del bebé o en los primeros días de permanencia en una nueva localidad. Encontrad un pediatra de confianza... antes de necesitarlo. Vale la pena entrevistarse con varios pediatras antes de que nazca el bebé e ir a hacerle un chequeo.

Tal vez te interese: