tamaño del feto a las 13 semanas

Semana 13 de embarazo: desarrollo del bebé

Esta semana, los órganos de tu pequeño se formarán por completo y comenzarán a trabajar duro. Los riñones producirán orina y la liberarán en el líquido amniótico, mientras que el bazo generará glóbulos rojos para transportar oxígeno por el organismo del bebé. Los intestinos regresarán al abdomen desde el cordón umbilical, ya que por fin hay espacio suficiente para acomodarlos. Además, algunos de los huesos más grandes, como los del cráneo, se endurecerán poco a poco. ¿Qué otras cosas sucederán? Aunque no escucharás su voz hasta después de dar a luz, las cuerdas vocales de tu bebé comenzarán a desarrollarse a lo largo de estos días.

¿Qué tamaño alcanzará el feto durante la semana 13 de embarazo?

En la semana 13 de embarazo el tamaño del feto será similar al de una ciruela grande o un melocotón pequeño. Puede ser complicado imaginar lo que está sucediendo dentro de tu tripa. Echa un vistazo a esta imagen para saber cómo se está desarrollando tu bebé:

Feto en la semana 13 de embarazo

El cuerpo de la madre en la semana 13 de embarazo

Estás a punto de entrar en el segundo trimestre, que muchas madres describen como la «luna de miel del embarazo». Es posible que las molestias que has experimentado durante el primer trimestre (por ejemplo, náuseas o necesidad frecuente de orinar) desaparezcan. Además, notarás que tienes más energía. En esta etapa el flujo sanguíneo está completamente vinculado a la placenta, que seguirá creciendo a medida que avance el embarazo. En el momento de dar a luz, la placenta puede pesar aproximadamente 0,6 kg. En las próximas visitas prenatales, el médico puede controlar la altura del fondo uterino, que es la distancia entre el hueso púbico y la parte superior del útero (es decir, el fondo). Este procedimiento permite determinar cómo está el bebé a partir del tamaño del útero. La sensibilidad en los pechos puede continuar o desaparecer. Otros problemas como el estreñimiento, la hinchazón y la acidez siguen siendo normales en este punto, ya que el aumento de los niveles hormonales puede ralentizar el tránsito intestinal. Sigue leyendo sobre salud prenatal, deporte, nutrición y mucho más en nuestra guía de referencia del embarazo.

Semana 13 de embarazo: síntomas

Estos son los síntomas que puedes tener durante la semana 13 de embarazo:

  • Flujo vaginal. La leucorrea, que es una secreción inodora de color claro, puede aumentar durante esta semana. ¿Sabías que este flujo tiene una finalidad? Evita las infecciones en el canal del parto y la vagina. Si tienes mucho, ponte un salvaslip.

  • Cambios en el deseo sexual. Es normal que tu pareja y tú sintáis un aumento o una disminución del deseo sexual en varios momentos de estos meses. Si tienes un embarazo normal y ambos queréis hacerlo, disfrutad de vuestra intimidad. No te preocupes por el bebé, ya que no le pasará nada. El útero y el saco amniótico lo protegen. Consulta al médico si tienes dudas sobre esto o sobre otras cosas. Ten en cuenta que puede recomendarte no tener relaciones sexuales si hay complicaciones, como un historial de aborto espontáneo o riesgo de parto prematuro.

  • Acidez. La acidez y la indigestión pueden aparecer en cualquier momento del embarazo, ya que el bebé cambia de posición y el útero ejerce cada vez más presión sobre el estómago. Las hormonas del embarazo también hacen que el músculo de la parte superior del estómago se relaje, lo que permite que el ácido suba por el esófago y cause acidez. Es más probable que suceda esto si te acuestas después de haber comido mucho. Siéntate erguida después de comer y evita posibles desencadenantes (por ejemplo, el chocolate, los cítricos y los alimentos fritos o picantes) para aliviar las molestias.

  • Estreñimiento. Otro síntoma del que las hormonas del embarazo son culpables. La progesterona y el estrógeno desempeñan una función importante en el embarazo, pero también pueden ralentizar el tránsito intestinal. Esto implica que puedes tener problemas para ir al baño. Añade más frutas, verduras y alimentos integrales a tu dieta para aumentar la ingesta de fibra. También te recomendamos tomar zumo de ciruela, beber mucha agua y hacer ejercicio de forma regular.

  • Fugas de calostro. Tal vez observes que tus pechos expulsan un líquido espeso y amarillo. Se llama calostro y es la leche que tu hijo tomará los primeros días después de que des a luz. Aunque es normal, puedes usar discos desechables o de algodón (sin forros de plástico) para absorberlo.

Semana 13 de embarazo: consejos

  • ¿Has compartido la noticia con tus amigos y tus familiares? El comienzo del segundo trimestre es un buen momento para ello, ya que el riesgo de aborto espontáneo es menor después de los primeros tres meses. Obviamente, tú decides cuándo contarlo.

  • Si trabajas, piensa cuándo y cómo contarás a tu jefe y a tus compañeros de trabajo que estás embarazada. De este modo, podrán organizarse para cubrir tu ausencia durante la baja de maternidad.

  • ¿Haces deporte? Si es así, sigue con ello. De lo contrario, pregunta al médico cómo puedes comenzar una rutina básica de ejercicios. Si te da el visto bueno, puedes comenzar a andar, nadar o incluso practicar yoga. Tus músculos lo agradecerán, sobre todo durante los últimos meses del embarazo y los primeros meses de vida del bebé. El ejercicio te ayudará a controlar el exceso de estrés que experimentará tu organismo.

  • Si haces abdominales boca arriba, te recomendamos buscar alternativas durante el embarazo, ya que el peso del útero puede hacer que llegue menos sangre al corazón en esa posición. Pide al médico que te recomiende alternativas.

  • Ahora que hablamos de ejercicio, ¿conoces los músculos del suelo pélvico? Si los fortaleces, podrás controlar mejor la vejiga y fijar los órganos de la zona en su posición. Estos son la vejiga, el útero, el intestino delgado y el recto. Una buena forma de entrenarlos son los ejercicios de Kegel. Son ejercicios para el suelo pélvico en los que tendrás que apretar y relajar los músculos de las zonas pélvica y genital. Puedes hacerlos en tiempos diferentes (por ejemplo, apretar tres segundos y relajar otros tres o apretar y relajar rápidamente).

  • Puede que notes algunas cosas raras ahora que estás embarazada, como sueños más intensos o problemas para concentrarte. No te preocupes, es normal.

Semana 13 de embarazo: consultar al médico

  • ¿Por qué a veces me duele la zona pélvica? Algunos tipos de dolor de pelvis se asocian al dolor del ligamento redondo, causado por el crecimiento del útero. No obstante, consulta al médico para saber si tu situación es normal.

  • ¿Estoy ganando peso correctamente? De no ser así, ¿qué cambios puedo hacer para corregirlo?

  • ¿Se recomienda el análisis de vellosidades coriónicas?

  • ¿Cuáles son las diferencias entre un embarazo normal y un embarazo gemelar?

Semana 13 de embarazo: cosas que debes hacer

  • Investiga opciones de cuidado infantil. Puedes pedir recomendaciones a amigos, vecinos o compañeros de trabajo sobre cuidados en el hogar o guarderías.

  • Si trabajas, averigua cuáles son tus derechos y tus opciones respecto a la baja de maternidad, como las semanas que te corresponden y la cantidad de ese tiempo que se remunera. También puedes preguntar a tu jefe si ofrece prestaciones adicionales.

  • Piensa cómo compartir la noticia con un círculo amplio de familiares y amigos.

  • Elabora una lista de nombres para tu pequeño con ayuda de nuestro buscador de nombres para bebés.

  • Dado que vas a entrar en el segundo trimestre, echa un vistazo a nuestros artículos sobre los trimestres del embarazo y descubre lo que te espera en los próximos meses.

  • Si quieres obtener más consejos sobre embarazo, regístrate aquí:

¿Cómo hemos escrito este artículo?
La información de este artículo se basa en los consejos de expertos y se extrae de fuentes médicas y gubernamentales fiables, como la American Academy of Pediatrics y el American College of Obstetricians and Gynecologists. El contenido de esta página no debe reemplazar el consejo médico de un profesional. Consulta a un profesional médico para obtener un diagnóstico y un tratamiento completos.