AS35

Estás en la semana

Ir

Contenidos
avalados por:

Partnership logo

Embarazo semana 38

¡BIENVENIDOS A LA SEMANA 38!

El momento del parto

¡Tu bebé ya está listo para nacer!

 

EL BEBÉ YA ESTÁ LISTO PARA NACER, aunque oficialmente todavía queden dos semanas para que se cumpla el plazo establecido. El ochenta y cinco por ciento de los bebés nacen en las dos semanas anteriores o posteriores a la fecha prevista, de modo que el parto puede tener lugar en cualquier momento de las próximas cuatro semanas.

 

(Si tu bebé ha nacido, por favor, actualiza tus datos para recibir las newsletters.)

El desarrollo del bebé.

El parto será muy estresante para el bebé, con tanto apretujón y tanto empujar con la cabeza. Pero está preparado, con un cráneo adaptable, un cuerpo flexible y un sistema nervioso que pone todos sus sistemas corporales a punto durante todo el parto.

 

La fuerza que tiene que hacer durante el parto le ayudará a vaciar sus pulmones de líquido y a liberar adrenalina, una hormona que pone en marcha ajustes posnatales como el cierre de los canales cardiacos fetales y la movilización de los glóbulos blancos.

 

El bebé practica estos ajustes durante las falsas contracciones (Braxton-Hicks) que pueden notarse durante la gestación. Es posible que tu ginecólogo o comadrona te pida que cuentes los movimientos del bebé o incluso que compruebes su respuesta a algunas contracciones, sólo para asegurarse de que todos los sistemas funcionan. Por lo general, el ritmo cardiaco del bebé se ralentiza durante una contracción, pero vuelve a la normalidad cuando termina.

Aliviar los dolores de parto.

Las mujeres experimentan molestias durante el parto en muy diversos grados. Afortunadamente, hay toda una serie de opciones disponibles para aliviar estos dolores.

 

TÉCNICAS NO MÉDICAS PARA ALIVIAR EL DOLOR

Las técnicas de relajación, los masajes, la respiración sosegada, la creación de imágenes visuales y la música son técnicas no invasivas para reducir la tensión muscular y el dolor durante el parto. Quizá ya hayas practicado alguna de estas técnicas en tu curso de preparación para el parto. ¡Ánimo!

 

MEDICACIÓN Y ANESTESIA

Es posible aplicar durante el parto anestesia epidural. Esta inyección en la columna vertebral elimina prácticamente toda sensación de las contracciones. No obstante, la anestesia epidural conlleva algunos riesgos, por lo que es importante que comentes con tu obstetra los pros y los contras antes de la fecha del parto. Obtén ahora toda la información posible, para que cuando llegue el momento estés en condiciones de tomar la mejor decisión para ti y para tu bebé.

 

Por Elaine Zwelling, R.N., Ph.D.

Dar el pecho por primera vez.

Tras varias horas de esfuerzos, por fin tienes a tu bebé en tus brazos. Estás eufórica y agotada. Una de las mejores maneras de continuar tu vínculo con esta increíble personita y de procurarle un comienzo lo más sano posible es darle el pecho nada más nacer.

 

El niño estará muy despierto después del parto y deseoso de mamar. De hecho, los estudios demuestran que existen más probabilidades de que la lactancia materna tenga éxito si se inicia en la primera media hora de vida del niño. Si no puedes ponerlo a mamar en ese intervalo, sencillamente empieza cuando ambos estéis listos.

 

El agudo sentido del olfato que tiene tu pequeño le guiará hasta tu pecho si lo tienes sobre tu regazo. Dale un empujoncito para ponerle al pecho, pide a la enfermera o comadrona que te ayude. Sostén el pezón en contacto con su mejilla. Esta sensación pondrá en marcha un reflejo instintivo y el bebé abrirá la boca. Cuando lo haga, ponle el pezón dentro y deja que mame todo el tiempo que quiera, cambiándolo al otro pecho cuando baje la intensidad de succión.

 

No hay que preocuparse en exceso para que todo vaya perfecto la primera vez. Lo importante es que la succión del bebé ayuda a liberar hormonas del cuerpo de la madre que disparan la producción de leche y contraen el útero. Esta contracción reduce el sangrado del útero. El bebé adquiere algo de práctica, además de ingerir el calostro, o primera leche, un poderoso factor de protección contra las enfermedades.

 

Por Suzanne Dixon, M.D., M.P.H.

 

Artículos relacionados:

El apoyo durante el parto.

Una de las mejores maneras de convertir el parto en una experiencia positiva es contar con personas que te ayuden a satisfacer tus necesidades: tu pareja, tu madre o tu mejor amiga.

 

Una buena comadrona respaldará tus deseos en relación con el parto. Ella comprende los aspectos físicos y emocionales del parto y te proporcionará la información que necesites. Por ejemplo, quizá te recomiende cambiar de posición, se ofrezca a hacerte un masaje o te explique cómo respirar correctamente. Cuando nazca el bebé, te ayudará con la lactancia.

 

Por Elaine Zwelling, R.N., Ph.D.

 

Artículos relacionados:

El miedo escénico de los padres.

¿Me desmayaré? ¿Vomitaré? Los padres primerizos se preocupan mucho por cómo van a sentirse y comportarse durante el parto. La buena noticia es que casi todos los que se preocupan acaban haciendo su papel perfectamente. Hay menos sangre que en una película normal para todos los públicos. Piensa en positivo y recuerda que habrá gente a tu alrededor que lleva años haciendo estas cosas. ¡Ya lo han visto todo!

 

Por Lawrence Kutner, Ph.D.

 

Artículos relacionados: