tamaño del feto a las 4 semanas

Semana 4 de embarazo: desarrollo del bebé

¿Acabas de enterarte de que estás embarazada? ¡Enhorabuena! Imaginamos que lo has descubierto porque no te venía la regla. La cuarta semana es un momento perfecto para hacerte un test de embarazo. El resultado será positivo si se detecta la hormona del embarazo hCG (gonadotropina coriónica humana), que comienza a aparecer en la orina aproximadamente diez días después de la concepción. Tanto si estás emocionada por convertirte en madre como si sigues haciéndote a la idea, es el momento de comenzar a planificar y cuidarte más que nunca. Si quieres saber cuándo llegará tu pequeño, usa nuestra calculadora de fecha de parto. Mientras tú asimilas la novedad, en tu interior no dejarán de suceder cosas. El óvulo fecundado se implantará en un lateral del útero y se dividirá rápidamente en capas de células. Algunas de ellas se convertirán en el embrión. Las capas de células pasarán a ser las partes del cuerpo de tu pequeño, como el sistema nervioso, el esqueleto, los músculos, los órganos o la piel. La placenta, que es un órgano con aspecto de disco que conecta tu sistema vital con el del bebé, comenzará a formarse y se fijará a la pared uterina donde se haya implantado el óvulo. El cordón umbilical saldrá de un lateral de la placenta. El líquido amniótico, que protegerá al bebé durante el embarazo, se acumulará dentro de una membrana denominada saco vitelino. Durante las semanas siguientes se formará el tubo neural del bebé, que es el punto de partida principal del cerebro y la columna vertebral.

¿Qué tamaño alcanzará el bebé durante la cuarta semana de embarazo?

En la cuarta semana de embarazo el embrión mide aproximadamente 1 mm (es decir, como una semillita). Si quieres saber lo que ocurre en tu interior, echa un vistazo a esta imagen:

Embrión en la semana 4 de embarazo

El cuerpo de la madre en la cuarta semana de embarazo

Esta semana puedes experimentar algunos síntomas, aunque la mayoría de las madres no notan nada todavía. Tal vez tengas calambres u observes manchitas de sangre, que suelen aparecer cuando el óvulo fecundado se implanta en el útero. Tu cuerpo comenzará a producir la hormona del embarazo hCG, que indica a los ovarios que dejen de expulsar un óvulo cada mes e interrumpe la regla. También aumenta la producción de otras hormonas, como el estrógeno o la progesterona. Si te has hecho un test de embarazo en casa y el resultado ha sido positivo, se debe a que estas pruebas detectan los niveles de hCG en la orina.

Semana 4 de embarazo: síntomas

El embarazo es un momento único para cada madre. De hecho, lo que sientas durante este periodo será diferente a lo que hayas sentido en un embarazo anterior. Para que sepas lo que está por venir, hemos recopilado una lista de posibles síntomas del embarazo en la cuarta semana:

  • Hinchazón en la tripa. Tu cuerpo se está preparando para un bebé que crecerá rápidamente durante los próximos meses. No te sorprendas si se te hincha la tripa, sobre todo la zona del abdomen. Esto se debe a que el endometrio es cada vez más grueso, por lo que ocupa más espacio que de costumbre. Puedes hacer algún test en Internet para comprobar lo que sabes de los primeros síntomas del embarazo. Sigue leyendo este artículo para saber más.

  • Manchado o sangrado leve. Algunas mujeres observan unas manchitas en la ropa interior durante la cuarta semana de embarazo, lo que se conoce como sangrado de implantación. Consulta al médico si dura más de dos días, expulsas mucha sangre o tienes dudas.

  • Cambios de humor. Otro síntoma que puedes notar en la cuarta semana de embarazo son los cambios de humor. Estas emociones extremas, que se deben al aumento de los niveles hormonales, pueden ser muy potentes durante el primer y tercer trimestre. Haz ejercicios de relajación, date masajes, descansa y sigue una dieta equilibrada para sentirte mejor.

  • Sensibilidad en los pechos. Al igual que el abdomen, los pechos se están preparando para alimentar al bebé cuando nazca. Como aumentan la cantidad de glándulas mamarias y el grosor de la capa de grasa, tus pechos se verán más grandes.

  • Náuseas. Durante la cuarta semana de embarazo puede que tengas náuseas, que provocan una sensación de mareo a cualquier hora del día. Este problema es diferente según la mujer, ya que algunas se marean cuando se levantan y otras incluso llegan a vomitar. Si las padeces, no estás sola, ya que aproximadamente el 85 % de las mujeres experimentan algún tipo de náuseas en el embarazo. Además, la buena noticia es que suelen desaparecer durante el segundo trimestre.

  • Flujo de color claro. Durante la cuarta semana de embarazo es normal que tengas más flujo vaginal que de costumbre. Debe ser pegajoso y de color claro o blanco. Si huele mal y notas escozor o picor en la zona de la vagina, consulta al médico.

  • Fatiga. No es de extrañar que te sientas cansada, y esto solo acaba de empezar. Tu cuerpo está trabajando contra reloj para proteger al bebé y los niveles de hormona progesterona están aumentando, lo que supone un desgaste considerable. La fatiga forma parte del embarazo, pero también puede ser un síntoma de falta de hierro. Te recomendamos preguntar al médico sobre la ingesta de hierro, ya que un suplemento puede prevenir la anemia y la sensación de sopor.

Semana 4 de embarazo: consejos

  • Si aún no lo has hecho, ahora es un buen momento para empezar una dieta saludable. Asegúrate de ingerir alimentos con hierro, como espinacas y cereales, para evitar la anemia. También es bueno tomar leche, queso o yogur, ya que contienen mucho calcio y ayudan a que los huesos del bebé crezcan fuertes.

  • Deja los hábitos poco saludables, como fumar o beber. Reemplaza el alcohol por agua u otras bebidas adecuadas para evitar el parto prematuro y los defectos congénitos.

  • Evita el tabaquismo pasivo. Varios estudios recientes han demostrado que la exposición al humo puede causar problemas, como aborto espontáneo, embarazo ectópico o peso reducido del bebé al nacer.

  • Relájate y mantén los niveles de estrés al mínimo.

  • Sigue haciendo ejercicio si el médico da el visto bueno. La mayoría de las mujeres pueden mantener su rutina de deporte a menos que haya complicaciones. Si no has hecho ejercicio antes, pregunta al médico si puedes seguir una rutina sencilla con actividades como nadar, caminar o estirar. El parto es complicado, por lo que será mejor si estás en forma.

  • Toma vitaminas prenatales a diario para sentirte bien y ayudar a que tu pequeño crezca. Busca aquellas que contengan al menos 400 microgramos de ácido fólico, que es fundamental para reducir la probabilidad de defectos congénitos.

  • Descarga nuestra guía de referencia del embarazo para saber lo que te espera en los próximos meses (por ejemplo, los alimentos que puedes comer o lo que sucede en las visitas prenatales).

  • Busca un ginecólogo para que te atienda a lo largo del embarazo si aún no sabes quién será.

  • Crea un libro de recuerdos para documentar el embarazo y que tu hijo lo vea más adelante. Puedes hacerlo tú misma o comprarlo en una tienda local o por Internet. Añade fotos de la tripa semana a semana para ver el progreso y anota fechas especiales, como el día en que te enteraste de que estabas embarazada o notaste los primeros movimientos del bebé. Tal vez quieras escribir una carta a tu pequeño para que la lea cuando pasen unos años o escribir predicciones sobre el color de ojos y pelo. Quién sabe, puede que al final tengas razón.

Semana 4 de embarazo: consultar al médico

  • ¿Hay alguna prueba específica que debas hacerte según tu historial médico?

  • ¿Cómo puedes seguir tomando o dejar de tomar los medicamentos que te recetaron antes del embarazo?

  • ¿Cuándo debes acudir a las revisiones prenatales? ¿Cómo se programan?

Semana 4 de embarazo: cosas que debes hacer

  • Pide cita con el médico para confirmar el embarazo según sea necesario.

  • Comparte la noticia con tu pareja y, si quieres, con familiares y amigos cercanos.

  • Valora los cambios que debes hacer en tu vida, como la dieta, y piensa cómo los implementarás.

  • Si quieres obtener más consejos semanales sobre el embarazo, regístrate aquí:

¿Cómo hemos escrito este artículo?
La información de este artículo se basa en los consejos de expertos y se extrae de fuentes médicas y gubernamentales fiables, como la American Academy of Pediatrics y el American College of Obstetricians and Gynecologists. El contenido de esta página no debe reemplazar el consejo médico de un profesional. Consulta a un profesional médico para obtener un diagnóstico y un tratamiento completos.