4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40
1 2 3 4 5 6 7 8 9
1 2 3

Semana 4 de embarazo: desarrollo del bebé

Si acabas de descubrir que estás embarazada, ¡enhorabuena! Quizás te hayas dado cuenta al notar que se retrasaba la regla. En la semana 4 de embarazo, un test de embarazo casero podría dar positivo si detecta la presencia de la hormona hCG (gonadotropina coriónica humana), que empieza a estar presente en tu orina unos diez días después de la concepción. Puede que ya estés muy ilusionada con la idea de ser madre, pero también es posible que todavía estés asimilándolo. En cualquier caso, es el momento de empezar a hacer planes y cuidarte como te mereces en esta nueva etapa. Si te estás preguntando cuándo va a nacer tu bebé, ¡prueba nuestra Calculadora de la fecha de parto!

Mientras tú te hacías a la idea de tener un bebé, tu cuerpo ha estado muy ocupado. El óvulo fecundado se está implantando en el útero y se divide rápidamente en capas de células, algunas de las cuales se convertirán en el embrión. Las capas de células empezarán a crecer y formar las distintas partes del cuerpo de tu bebé, como el sistema nervioso, el esqueleto, los músculos, los órganos y la piel. La placenta, un órgano en forma de disco que conecta los distintos sistemas de tu cuerpo con los del bebé, empieza a desarrollarse y se fija a la pared del útero, donde se implanta el óvulo. Más adelante, de un lado de la placenta saldrá el cordón umbilical, mientras que el líquido amniótico, que rodeará a tu bebé durante el embarazo, ya está empezando a formarse dentro de una membrana que la recubre, el saco vitelino. En las próximas semanas, se irá formando un tubo neural, que dará lugar al cerebro y la columna vertebral de tu bebé.

¿Qué tamaño tiene tu bebé en la semana 4 de embarazo?

El embrión que acaba de implantarse en tu útero es muy pequeñito, solo mide 1 milímetro, como una semilla de amapola.

Semana 4 de embarazo

Cómo cambia el cuerpo de la mamá en la semana 4 de embarazo

Esta semana, es posible que notes algunos síntomas del embarazo, aunque algunas mujeres embarazadas todavía no notan nada a estas alturas. Quizás tengas calambres y es posible que te encuentres con un ligero manchado en tu ropa interior. Estos síntomas son normales y se producen cuando el óvulo se implanta en el útero.

Tu cuerpo está empezando a producir la hormona del embarazo, conocida como hCG. Esta hormona les ordena a los ovarios que dejen de producir un óvulo cada mes, de ahí que se interrumpa la menstruación. También aumenta la producción de otras hormonas, como los estrógenos y la progesterona. Si te has hecho un test de embarazo y ha dado positivo es porque estas pruebas están diseñadas para detectar los niveles de hCG en la orina.

¡Pero eso no es todo! En la semana 4 de embarazo, es posible que presentes algunos otros síntomas.

Semana 4: síntomas del embarazo

  • Tripa hinchada. Tu cuerpo se está preparando para alojar a un bebé que crecerá muy rápido en los próximos meses. Es normal sentirse un poco hinchada, especialmente en la zona abdominal. El revestimiento del útero se está volviendo más grueso, así que la hinchazón se debe a que el útero ocupa más espacio de lo normal. Echa un vistazo a este artículo sobre los primeros síntomas del embarazo para saber más sobre esta etapa.
  • Manchado o sangrado leve. Algunas mujeres notarán un ligero manchado en la semana 4 de embarazo, lo que se conoce como «sangrado de implantación». Si hay mucha sangre o el manchado se prolonga más de dos días, o si hay algo que te preocupe, ve inmediatamente al médico.
  • Cambios de humor. Otro de los síntomas del embarazo que quizás notes durante la semana 4 son los cambios de humor que se producen por el aumento de los niveles hormonales. Estos cambios de humor pueden ser de mayor intensidad durante el primer y el tercer trimestre. Para sentirte un poco mejor cuando aparezcan estos altibajos emocionales, prueba a hacer ejercicios de relajación, darte masajes, dormir mucho y llevar una dieta equilibrada.
  • Pechos sensibles. Al igual que tu abdomen, tus pechos también se están preparando para la importante tarea de alimentar al recién llegado. Por eso, aumenta el número de glándulas mamarias y la capa de grasa se vuelve más gruesa, lo cual hará que tus pechos aumenten de tamaño.
  • Náuseas. Durante la semana 4 de embarazo, es posible que tengas lo que se conoce como náuseas matutinas, una sensación de mareo y ganas de devolver que, al contrario de lo que su nombre puede sugerir, aparecen en cualquier momento del día. Este síntoma es totalmente distinto en cada mujer: algunas notarán sólo náuseas moderadas, a otras quizás les produzca incluso vómitos, o puede que no presentes náuseas en ningún momento. Si las tienes, ¡no estás sola! Aproximadamente el 85 % de las mujeres tienen náuseas durante el embarazo, en mayor o menor medida. Lo bueno es que este síntoma tan molesto suele remitir durante el segundo trimestre.
  • Flujo de color claro. En la semana 4 de embarazo, es normal que tengas más flujo vaginal de lo habitual. El flujo debería ser pegajoso y de color claro o blanco. Por el contrario, si el flujo huele mal o notas escozor o picor cerca de la vagina, es importante que vayas al médico.
  • Fatiga. Que no te sorprenda si de pronto te sientes agotada, ¡y prepárate porque esto es sólo el principio! Tu cuerpo está trabajando sin descanso para traer al mundo a un bebé y tus niveles de progesterona van en aumento, todo esto puede dejarte muy cansada. El cansancio es algo normal durante el embarazo, pero también puede ser un indicador de que no tienes suficiente hierro en tu organismo, así que quizás te convenga hablar con tu médico sobre tu ingesta de este nutriente. Es importante tener suficiente para evitar la anemia, que puede producirte cansancio y apatía.

Consejos para la semana 4 de embarazo

  • Es un buen momento para comenzar un plan de alimentación saludable, si no lo has hecho todavía. Asegúrate de incluir alimentos con un alto contenido en hierro, como espinacas y cereales, para evitar la aparición de anemia, así como el calcio que podrás obtener de la leche, el queso y los yogures para que tu bebé desarrolle unos huesos fuertes.
  • ¡Adiós a los malos hábitos! Deja de fumar y cambia el alcohol por el agua y otras bebidas saludables para evitar el parto prematuro y las anomalías congénitas.
  • Evita estar alrededor de personas que fumen. Algunos estudios recientes demuestran que la exposición al humo del tabaco puede aumentar el riesgo de complicaciones, como bajo peso al nacer, aborto espontáneo o embarazo ectópico.
  • Trata de relajarte y reducir al mínimo los niveles de estrés.
  • No dejes de hacer ejercicio, con el visto bueno del médico. La mayor parte de las mujeres pueden seguir haciendo ejercicio durante el embarazo, siempre y cuando no haya ninguna complicación. Si antes de quedarte embarazada no hacías ejercicio, pregunta a tu médico si puedes empezar con una rutina que incluya actividades moderadas como nadar, caminar y hacer estiramientos. El parto no es tarea fácil, así que cuanto más en forma estés, mejor preparado estará tu cuerpo.
  • Empieza a tomar complementos vitamínicos para reforzar tu salud y ayudar a crecer a tu bebé. Busca un complemento vitamínico para el embarazo que contenga al menos 400 microgramos de ácido fólico, un nutriente importante a la hora de reducir la probabilidad de que se produzcan anomalías congénitas.
  • Descárgate nuestra guía de referencia del embarazo para descubrir más información que te será de gran ayuda a lo largo de los próximos meses, como consejos sobre nutrición, consultas médicas y mucho más.
  • Empieza a pensar en qué tipo de profesional médico quieres que te atienda durante el embarazo, si todavía no tienes a ninguno en mente.

Semana 4 de embarazo: consulta a tu médico

  • ¿Necesitas hacerte alguna prueba específica debido a tu origen étnico o tu historial médico?
  • ¿Cómo puedes seguir tomando (o dejar de tomar) de forma segura ciertos medicamentos que tomabas antes de quedarte embarazada?

Cosas que hacer en la semana 4 de embarazo

Programa una cita para confirmar tu embarazo, en caso de que lo necesites

Comparte la buena noticia con tu pareja, y quizá con algunos familiares y amigos íntimos

Sigue unos hábitos alimenticios saludables y no te olvides de tomar tus vitaminas prenatales

Regístrate para obtener consejos para el embarazo

Cosas que hacer en la semana 4 de embarazo

Programa una cita para confirmar tu embarazo, en caso de que lo necesites

Comparte la buena noticia con tu pareja, y quizá con algunos familiares y amigos íntimos

Sigue unos hábitos alimenticios saludables y no te olvides de tomar tus vitaminas prenatales

Regístrate para obtener consejos para el embarazo