Semana 27 de embarazo

Semana 27 de embarazo: desarrollo del bebé

¡Has llegado a la última semana del segundo trimestre! Tu bebé está trabajando en sus patadas y estiramientos, y está empezando a hacer movimientos de agarre. También está empezando a sonreír, sobre todo cuando duerme. Y aún hay más: después de haber estado cerrados durante más de cuatro meses, los párpados de tu bebé pueden volver a abrirse. Tu pequeño puede ver las luces y sombras a su alrededor. Es posible que empiece a reconocer voces familiares, sobre todo la tuya. Al oír tu voz, su ritmo cardíaco puede disminuir, lo que significa que está tranquilo y relajado. Sus pequeños pulmones e hígado y su sistema inmunitario todavía tienen que desarrollarse por completo, pero está ganando peso y grasa de forma constante. En este momento, tu bebé se parece al bebé completamente formado que vas a ver al nacer, solo que más pequeño. Ten en cuenta que en la semana 27 de embarazo la posición del bebé en el útero puede cambiar y que puede seguir cambiando hasta el final del embarazo. Sigue leyendo sobre el tercer trimestre para descubrir lo que os espera a ti y a tu bebé en las últimas semanas de embarazo. ¡Ya se ve la meta!

¿Qué tamaño alcanzará el feto durante la semana 27 de embarazo?

En la semana 27 de embarazo el tamaño del feto será similar al de una coliflor. La siguiente ilustración puede ayudarte a hacerte una idea de cómo está creciendo y desarrollándose el bebé. ¡Qué ricura!

Feto en la semana 27 de embarazo

El cuerpo de la madre en la semana 27 de embarazo

Puede que todavía te estés adaptando a los cambios de talla y al aumento de peso del embarazo, y que notes algunos dolores nuevos a medida que crece tu vientre. Si te preguntas de cuántos meses estás en la semana 27 de embarazo, estás en el sexto o séptimo mes, dado que las semanas no se corresponden de forma exacta con los meses. En este momento, la altura del fondo uterino (la distancia desde el pubis hasta la parte superior del útero) mide alrededor de 27 cm. Esta cifra suele corresponderse con el número de semanas de embarazo, pero es probable que el médico te mida en cada visita para comprobar el tamaño de tu útero y el progreso de crecimiento del bebé. Puede resultar de utilidad leer sobre algunos temas como el alivio del dolor durante el parto y las contracciones de Braxton Hicks frente a las contracciones de parto reales. Saber qué puedes esperar aumentará tu confianza a medida que se acerca la fecha del parto. Es posible que sientas algo de ansiedad ahora que estás en la recta final del embarazo. Puedes disipar tus miedos leyendo sobre todo lo relacionado con el parto, el nacimiento y los primeros días de la maternidad. No te olvides de divertirte un poco por el camino; puede que te ayude a olvidar cualquier preocupación que tengas. Echa un vistazo a nuestros tests y diviértete un rato. Hacer yoga y dormir lo suficiente por la noche son otros métodos efectivos para combatir el estrés.

Semana 27 de embarazo: síntomas

Estos son los síntomas que puedes tener durante la semana 27 de embarazo:

  • Dolor de pelvis. Durante el embarazo, las hormonas hacen que ciertas articulaciones y ligamentos se aflojen, ya que el cuerpo se está preparando para el parto. En este momento, la articulación que conecta las dos mitades de la pelvis se vuelve más flexible, lo que a veces puede provocar dolor pélvico. Evita estar de pie durante mucho tiempo y no levantes objetos pesados.

  • Estreñimiento. Puedes notar dificultad para evacuar o deposiciones poco frecuentes en este momento del embarazo. La hormona progesterona puede ralentizar la digestión, y el útero en crecimiento también puede ejercer presión sobre el recto. Para evitar y aliviar este síntoma, mantente hidratada e incluye en tu dieta alimentos ricos en fibra. Las frutas y verduras, así como el pan y los cereales integrales son buenas opciones con un alto contenido en fibra. También puedes preguntar a tu médico qué remedios seguros de venta sin receta pueden ayudarte.

  • Flujo vaginal. Un flujo vaginal claro o blanquecino es normal, e incluso puede aumentar durante el embarazo. Sin embargo, los cambios en el color, la consistencia y el olor pueden indicar una infección como la vaginosis bacteriana o la candidiasis. Habla con tu médico si notas algún cambio de este tipo. Evaluará tus síntomas y, si es necesario, te recomendará algún tratamiento.

  • Cambios en la pigmentación de la piel. A lo largo del embarazo, tu cuerpo aumenta la producción de melanina, un pigmento que puede oscurecerte la piel. Puedes notar que tus pezones son más oscuros y que ha aparecido una línea vertical oscura llamada linea nigra, que baja desde el ombligo. A algunas futuras mamás también les aparecen manchas marrones en las mejillas, la nariz y la frente, llamadas cloasma. Estos cambios en el tono de la piel suelen ser temporales y deberían desaparecer después del parto. Asegúrate de no exponerte al sol o, si tienes que hacerlo, protégete al máximo. La exposición a los rayos UV puede agravar estas manchas oscuras.

  • Sueños vívidos. No es raro tener sueños extraños durante el embarazo, especialmente en el tercer trimestre. Aunque pueden ser entretenidos, a veces influyen en el descanso nocturno. Algo que puede ayudarte a dormir más profundamente es tomar un tentempié rico en proteínas antes de acostarte para mantener tus niveles de azúcar en sangre. Algunas buenas opciones ricas en proteínas son un poco de mantequilla de cacahuete o el queso.

  • Calambres. Si sientes calambres abdominales (con o sin diarrea) en la semana 27 de embarazo o en adelante, podría ser un signo de parto prematuro. Habla con tu médico si notas calambres abdominales.

Semana 27 de embarazo: consejos

  • ¿Cómo va tu rutina de ejercicios? Si buscas otra forma de moverte, plantéate la posibilidad de incluir la natación entre tus actividades habituales, sobre todo en la semana 27 de embarazo, cuando el vientre sigue creciendo. La natación ofrece un gran entrenamiento cardiovascular, es más suave para las articulaciones que otras formas de ejercicio y puede ayudar a aliviar los dolores y las molestias que tengas. Si estás embarazada durante los calurosos meses de verano, la natación puede ser una forma estupenda de mantenerte hidratada cuando te sientas menos cómoda.

  • Ahora es el momento de informar a tu médico si quieres extraer y almacenar la sangre del cordón umbilical de tu bebé. La sangre del cordón umbilical se recoge del cordón y la placenta después del nacimiento y contiene células madre que pueden utilizarse para tratar determinadas enfermedades. Es posible que reúnas los requisitos para donar la sangre del cordón umbilical a un banco público, en cuyo caso la sangre del cordón de tu bebé estaría disponible para cualquier persona que se considere compatible, de forma similar a un banco de sangre. Otra opción es almacenar la sangre del cordón umbilical del bebé en un banco privado, que cobra por la extracción y el almacenamiento. Ten en cuenta que es muy poco probable que la sangre del cordón umbilical de tu bebé sea eficaz para tratar cualquier enfermedad o afección que él o cualquier familiar directo pueda tener. Tu médico podrá ofrecerte más información sobre el almacenamiento de la sangre del cordón umbilical y las opciones disponibles.

  • Si los análisis de sangre preliminares indican que tu Rh es negativo, es posible que tu médico te administre una inyección de inmunoglobulina Rh entre las semanas 24 y 28 de embarazo, en caso de que el Rh de tu bebé sea positivo. Esto evitará que tu cuerpo produzca anticuerpos contra cualquier célula de la sangre del bebé que pueda haber accedido a tu circulación. Se le realizará una prueba al bebé justo al nacer. Si su Rh es positivo, se te administrará otra inyección de inmunoglobulina Rh como protección en caso de futuros embarazos.

  • Aprovecha este momento para pensar en algunos de los detalles más sutiles de tu plan de parto, si es que has decidido redactar uno. Por ejemplo, si quieres que tu pareja tenga la mágica experiencia de cortar el cordón umbilical, consúltale al médico con antelación, ya que probablemente no habrá tiempo para hablar de ello en el momento del parto. Pregúntale también a la persona que te acompañará en el parto para asegurarte de que quiere hacerlo. Ten en cuenta que ningún parto es totalmente predecible, pero tu matrona y tu médico harán lo posible para que se respeten tus preferencias siempre que sea seguro.

  • En caso de sentir el síndrome del nido, puedes aprovechar este periodo para hacer algunas cosas en casa, como organizar los armarios, escribir una lista con las pequeñas cosas que hay que arreglar o empezar a adaptar la casa para garantizar la seguridad del bebé. No obstante, no debes excederte: dedica siempre tiempo a descansar y pide ayuda para cualquier cosa que pueda resultarte peligrosa en este momento, como subir una escalera.

Semana 27 de embarazo: consultar al médico

  • ¿Estoy en riesgo de tener diabetes gestacional?

  • ¿Necesitaré una prueba de glucosa?

  • ¿Dónde puedo obtener más información sobre la formación en RCP en bebés?

  • ¿Existen recursos que puedan ayudarme a encontrar un pediatra u otro médico para mi bebé?

  • ¿Es mi peso adecuado para estar en la semana 27 de embarazo? Si no estoy en el buen camino, ¿cómo puedo conseguir un aumento de peso saludable en el embarazo?

  • ¿Corro un alto riesgo de tener un parto prematuro?

  • ¿Son recomendables las ecografías en 3D o 4D?

  • ¿Debo contar los movimientos fetales?

  • ¿Necesito vacunarme contra el tétanos, la difteria y la tosferina?

Semana 27 de embarazo: cosas que debes hacer

  • Si aún no lo has hecho, es posible que quieras preparar una lista de regalos para asegurarte de que tienes todo lo que necesitas antes de que llegue el bebé. Si vas a celebrar una fiesta del bebé, es probable que la persona encargada de organizarla quiera compartir la lista de regalos con los invitados, ya sea junto con las invitaciones de la fiesta o por separado.

  • Asegúrate de que todos los artículos y muebles para el bebé que vayas a utilizar, como la cuna, el cambiador y la silla para el coche, cumplen las normas de seguridad más recientes. También es conveniente que compruebes si se han retirado recientemente productos del mercado y que investigues bien antes de comprar productos para bebés nuevos o usados.

  • Para saber más sobre los planes de parto, puedes descargar e imprimir varias plantillas de Internet. Aunque no es necesario que te decidas ahora, quizás quieras preparar un plan de parto.

  • Si estás interesada en contratar una asistente formada para el parto, también conocida como doula, pídele recomendaciones a tu médico y empieza a entrevistar a las candidatas. Una doula puede proporcionar un valioso apoyo emocional y asesoramiento durante y después del parto.

  • Puedes preguntar a otras personas para saber cuáles son sus opciones favoritas.

  • Si quieres obtener más consejos semanales sobre el embarazo, regístrate aquí:

¿Cómo hemos escrito este artículo?
La información de este artículo se basa en los consejos de expertos y se extrae de fuentes médicas y gubernamentales fiables, como la American Academy of Pediatrics y el American College of Obstetricians and Gynecologists. El contenido de esta página no debe reemplazar el consejo médico de un profesional. Consulta a un profesional médico para obtener un diagnóstico y un tratamiento completos.