Semana 28 de embarazo

Semana 28 de embarazo: desarrollo del bebé

¡Bienvenida al tercer trimestre! En la semana 28 de embarazo te esperan algunos desarrollos importantes del bebé. Por ejemplo, ya es capaz de abrir y cerrar los ojos. ¡Incluso puede tener pestañas! Con los ojos abiertos, tu bebé ya es capaz de distinguir la luz de la oscuridad. Incluso puede girarse o moverse como reacción a los cambios de luz. Su cerebro aún se está desarrollando, pero el sistema nervioso central se ha desarrollado lo suficiente como para permitirle empezar a controlar su temperatura corporal. En la semana 28 de embarazo la posición de tu bebé dentro del útero puede ser con la cabeza hacia abajo, o con las nalgas, los pies o ambos apuntando hacia abajo. En este caso, se dice que el bebé está de nalgas. Puede que el médico te diga en qué dirección está orientado tu bebé en la próxima cita si te haces una ecografía en la semana 28 de embarazo, pero no te preocupes si ahora está de nalgas o en otra posición inusual. Es probable que en las próximas semanas se dé la vuelta. Este puede ser un buen momento para empezar a seguir los movimientos del bebé (más adelante hablaremos sobre esto). Te darás cuenta de que está más activo cuando estás descansando o después de comer. Piensa que contar sus pataditas es una de las primeras experiencias de vuestro vínculo. Sigue leyendo sobre el tercer trimestre para descubrir qué te deparan las próximas semanas a medida que tu bebé crece.

NUESTRAS HERRAMIENTAS PARA EL EMBARAZO

Buscador de nombres para bebés

Filtrar por género:

NIÑA

NIÑO

Unisex

Filtrar por tema:

Tierno

Biblico

Flores

Literatura

¿Qué tamaño alcanzará el feto durante la semana 28 de embarazo?

A las 28 semanas, el feto tiene un tamaño medio similar al de una lechuga. Pesa más de 1 kg y mide más de 25 cm desde la coronilla hasta la rabadilla. Echa un vistazo a la imagen que se muestra a continuación para saber qué aspecto tiene tu bebé esta semana. ¡Más a gusto que un arbusto!

Feto en la semana 28 de embarazo

El cuerpo de la madre en la semana 28 de embarazo

Al comenzar el tercer trimestre, ten en cuenta que tanto tú como el bebé aún tenéis que crecer un poco. A las 28 semanas de embarazo la barriga puede estorbarte a veces y, a lo largo de las semanas restantes, puede que te sientas agotada con más facilidad. Tu cuerpo está haciendo un gran (y arduo) trabajo para proporcionarle un hogar a tu bebé mientras sigue creciendo y desarrollándose durante el último trimestre. Sigue prestando atención a tu dieta, comiendo alimentos saludables y nutritivos todos los días. Comer bien también puede ayudarte a mantener tus niveles de energía si te sientes agotada. Si el médico te lo recomienda, puede que tengas que tomar vitaminas o suplementos prenatales para asegurarte de ingerir suficiente calcio y hierro. Por último, seguir haciendo ejercicio (de forma moderada y como te indique tu médico) te ayudará a tener más energía. Si te preocupa el aumento de peso en la semana 28 de embarazo, consulta a tu médico para asegurarte de que tu peso aumenta de forma saludable.

Semana 28 de embarazo: síntomas

Estos son los síntomas que puedes tener durante la semana 28 de embarazo:

  • Dolor de espalda. Prepárate, porque el dolor lumbar es algo habitual para muchas futuras mamás, especialmente en el último trimestre. Para prepararse para el parto, las articulaciones y los ligamentos de la pelvis empiezan a aflojarse, lo que a veces provoca dolor lumbar y pélvico. Es posible que notes estos dolores al subir un tramo de escaleras, o al subirte o bajarte del coche. A medida que tu cuerpo se expande, tu centro de gravedad se desplaza y tu postura cambia, lo que suele forzar los músculos de la espalda. Habla con tu médico si te preocupa el dolor de espalda, de pelvis o de cadera. Utiliza zapatos de tacón bajo con apoyo y siéntate siempre que sea posible. También puedes colocarte una almohada en la espalda cuando te sientes en una silla. Tal vez te consuele saber que estos síntomas suelen desaparecer después del parto.

  • Falta de aire. A medida que el útero se expande, los órganos abdominales empiezan a estar un poco apretados. El estómago y el diafragma pueden ejercer presión sobre los pulmones, lo que hace más difícil respirar profundamente. No es algo de lo que debas preocuparte. Tu bebé recibe mucho aire, aunque parezca que tú no lo haces. Si te quedas sin aliento, procura tener en cuenta la postura. Si te mantienes erguida, tus pulmones tendrán un poco más de espacio para expandirse y te resultará más fácil respirar.

  • Hemorroides. Tu útero, en constante crecimiento, también ejerce presión sobre las venas, lo que a veces puede provocar varices en la zona rectal (hemorroides) que pueden causar dolor o picor. Si además tienes estreñimiento, la tensión intestinal puede empeorar las hemorroides. Para ayudar a mantener las hemorroides a raya, asegúrate de mantenerte hidratada e incluir mucha fibra en tu dieta. Elige alimentos ricos en fibra, como frutas, verduras, y pan o cereales integrales. Si tienes hemorroides, puedes sumergirte en agua caliente para aliviar las molestias. Pídele al médico que te recomiende algún tratamiento.

  • Contracciones de Braxton Hicks. Las llamadas falsas contracciones son una de las formas en las que tu cuerpo se prepara para dar a luz y pueden aparecer en cualquier momento. Sin embargo, estas no dilatan el cuello uterino, por lo que realmente no te pones de parto. Puedes sentir desde una ligera opresión en el abdomen hasta algo más doloroso. Es más probable que estas contracciones se produzcan por la noche o después de realizar alguna actividad física como el ejercicio o las relaciones sexuales. Pueden ser más intensas a medida que avanza el embarazo y a veces puede ser difícil distinguirlas de las contracciones de parto reales. Si te preocupa lo que estás experimentando, pide consejo a tu médico.

  • Necesidad frecuente de orinar. Es posible que te hayas encontrado con este molesto síntoma al principio del embarazo, y puede volver con fuerza en el tercer trimestre. En las primeras semanas de embarazo, las ganas de orinar se debían al aumento de sangre en el cuerpo, que hacía que los riñones trabajasen más de la cuenta. Si tienes necesidad frecuente de orinar en el tercer trimestre, probablemente se deba a que el bebé está creciendo y ejerce presión sobre tu vejiga. No reduzcas el consumo de agua y otros líquidos. Si tienes pérdidas de orina, prueba a utilizar un salvaslip.

Semana 28 de embarazo: consejos

  • Es posible que el médico te indique que la semana 28 de embarazo es un buen momento para empezar a "contar las patadas" de tu bebé. A continuación te explicamos una forma de hacerlo: siéntate en un lugar cómodo con las manos sobre el abdomen. Comprueba la hora a la que empiezas y espera hasta sentir 10 patadas, revolcones u otros movimientos. Asegúrate de que estás contando movimientos fetales buenos y fuertes, y no el hipo del bebé, por ejemplo. Si no sientes al menos 10 movimientos en dos horas en la semana 28 de embarazo, habla con tu médico. Si no sientes muchos movimientos, es posible que tu bebé esté durmiendo. Suele ser útil elegir un momento del día en el que esté más activo, como después de comer. Hay muchas herramientas en Internet que pueden ayudarte a registrar los movimientos del bebé.

  • ¿Practicas tus ejercicios de Kegel? Nunca es demasiado tarde para empezar. Si tienes problemas de pérdidas de orina, los ejercicios de Kegel son una forma estupenda de fortalecer los músculos del suelo pélvico y mejorar el control de la vejiga. Algunas futuras mamás perciben que tienen pérdidas de orina después del parto, y los ejercicios de Kegel pueden hacer que estos músculos pélvicos se fortalezcan y vuelvan a la normalidad. Sigue leyendo sobre los ejercicios de Kegel y las ventajas que ofrecen.

  • Piensa en el tipo de anticonceptivo que querrás utilizar después del nacimiento de tu bebé y consulta las opciones con el médico. Las píldoras anticonceptivas hormonales que contienen estrógenos pueden no ser adecuadas para la lactancia, así que habla con tu médico, quien podrá darte consejos específicos.

  • A medida que tu barriga vaya creciendo, puedes preguntar al médico sobre qué posturas son más cómodas y seguras para dormir. También puedes comprar una almohada para embarazadas que te sirva para apoyar el cuerpo de forma adecuada.

  • Si ahora o en las próximas semanas tienes la inusual necesidad de limpiar u organizar la casa, podría tratarse de lo que se llama el «síndrome del nido» que algunas mujeres sienten durante el segundo y el tercer trimestre. Si es tu caso, no pasa nada por ceder a tus impulsos, ya sea cocinando comida para congelarla más tarde, limpiando o preparando la habitación del bebé. No obstante, no debes excederte. Tómate mucho tiempo para descansar y relajarte, y asegúrate de guardar energía para todo lo que está por venir.

Semana 28 de embarazo: consultar al médico

  • ¿Estoy en riesgo de tener diabetes gestacional?

  • Si te preocupa estar molestando al médico con tus preguntas y falsas alarmas, puede que preguntarle cuándo debes alarmarte y cuándo relajarte te ayude a sentirte mejor.

  • ¿Es normal que disminuya el movimiento del bebé en este periodo? ¿Qué provoca esos momentos en los que tu bebé parece moverse menos?

  • ¿Qué debe incluir un plan de parto (si decides tener uno)?

  • Si me han diagnosticado placenta previa al principio del embarazo, ¿hay algo que deba tener en cuenta en las próximas semanas y meses?

  • ¿Existe algún remedio para evitar la aparición de estrías?

  • ¿Hay algún cambio que deba hacer en el trabajo ahora que estoy en el tercer trimestre? ¿Cuándo debería dejar de trabajar? (Puedes leer sobre el trabajo durante el embarazo aquí)

Semana 28 de embarazo: cosas que debes hacer

  • Asegúrate de que tanto tú como tu pareja tenéis a mano la información de contacto de tu médico (incluidos los números de teléfono para consultas fuera del horario de atención). Guardadlos en vuestros teléfonos y pegadlos en el frigorífico.

  • Averigua quién es tu médico de reserva y asegúrate de tener también sus datos de contacto.

  • Consulta con tu compañía de seguros si se te ofrecerá un sacaleches.

  • Si aún no lo has hecho, apúntate a un curso de preparación para el parto o de lactancia. Tu médico puede proporcionarte más información sobre las opciones disponibles en tu zona.

  • Cuando busques artículos para el bebé te darás cuenta de la cantidad de opciones que tienes. ¡Puede ser bastante abrumador! Puedes preguntar a otras personas para saber cuáles son los mejores productos para bebés, ya estés buscando una cuna, una silla para el coche, un cochecito o cualquier otra cosa esencial que necesites. Si tienes algo de tiempo libre esta semana, busca listas de productos de bebé necesarios antes de hacer una compra.

  • Si quieres obtener más consejos semanales sobre el embarazo, regístrate aquí:

¿Cómo hemos escrito este artículo?
La información de este artículo se basa en los consejos de expertos y se extrae de fuentes médicas y gubernamentales fiables, como la American Academy of Pediatrics y el American College of Obstetricians and Gynecologists. El contenido de esta página no debe reemplazar el consejo médico de un profesional. Consulta a un profesional médico para obtener un diagnóstico y un tratamiento completos.