4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40
1 2 3 4 5 6 7 8 9
1 2 3

¡Buenas noticias! Este ya es el último mes de embarazo y tu bebé podría asomar la cabecita en cualquier momento. La mayoría de las mujeres dan a luz entre la semana 38 y la 42, pero no es habitual que el bebé nazca justo en la fecha prevista.

Síntomas del embarazo durante el noveno mes

Durante el último mes del embarazo, es normal presentar algunos síntomas, tales como:

  • Ganas frecuentes de orinar
  • Expulsión del tapón mucoso
  • Aumento del flujo vaginal
  • Dolor de espalda
  • Picores en la piel
  • Presión pélvica
  • Secreción de los pechos
  • Aumento del vello facial
  • «Encajamiento» del bebé (tu bebé desciende hacia la pelvis, de modo que ya no te costará tanto respirar)
  • Menos movimiento del bebé

9 meses de embarazo: cambios por dentro y por fuera

Desarrollo del bebé: los pulmones de tu bebé siguen desarrollándose hasta el momento de su nacimiento, preparándose todo lo posible para tomar su primera bocanada de aire (y que le oigas llorar por primera vez). ¡Enseguida podrás comprobar por ti misma el volumen que alcanza!

Llegado el último mes de embarazo, tu bebé debería estar colocado con la cabeza hacia abajo. Si el bebé viene de nalgas, es decir, tiene los pies o las nalgas hacia abajo en lugar de la cabeza, es posible que el médico trate de darle la vuelta o te proponga una cesárea.

Cambios en tu cuerpo: a estas alturas, seguramente te sientas enorme, cansada e impaciente. Quizás también estés un poco inquieta al sentarte o tumbarte porque te cuesta mucho encontrar una postura cómoda. A veces, las futuras mamás sienten un subidón de energía durante esta etapa porque su cuerpo se está preparando para el parto.

Lo bueno de esta fase es que, a medida que el bebé desciende hacia la pelvis, dejará de apretarte los pulmones y te costará menos respirar (aunque quizás tengas que hacer pis con más frecuencia).

Si tienes calambres o contracciones, no olvides que las falsas contracciones y las contracciones del parto no son lo mismo, así que toma nota del intervalo entre ellas. Si crees que podrías estar de parto, llama al médico y descríbele tus síntomas.

Si tu bebé no ha nacido todavía en la semana 40, es posible que los médicos os hagan un seguimiento más exhaustivo durante las semanas 41 y 42. En este caso, lo ideal es que hables con el equipo médico para valorar si conviene provocar el parto. Si el bebé no nace a finales de la semana 42, es probable que te propongan un parto provocado para evitar posibles riesgos.

9 meses de embarazo: cosas que hacer

Déjalo todo organizado: quizás necesites a alguien que te ayude a cuidar al bebé cuando lleguéis a casa o que se ocupe de tus hijos mayores, si es que los tienes. También puedes ir planificando el cuidado del bebé para cuando sea un poco mayor.

Últimos preparativos: a los 9 meses de embarazo, quizás también empieces a tener el llamado «síndrome del nido», es decir, la necesidad de prepararlo todo para la llegada del bebé y para ejercer tu papel de mamá. Aprovecha los últimos días o semanas del embarazo para hacer los últimos preparativos y dejar la casa lista. Trata de canalizar esos breves periodos de energía haciendo cosas en casa, como cocinando un montón de comida para congelar o haciendo acopio de productos para el bebé (como pañales).

Planifica las visitas al hospital y cómo anunciar la llegada de tu bebé: piensa en quién quieres que te visite en el hospital y cómo vas a gestionar las visitas y la ayuda que te ofrezcan. Después del parto vas a tener mucho de lo que ocuparte, así que ahora es un buen momento para decidir cómo vas a presentar al bebé a tu familia y amigos.

Encuentra el nombre perfecto: si sigues dándole vueltas al nombre del bebé o has cambiado de opinión en el último momento, prueba con nuestro Generador de nombres para bebés y encuentra el nombre ideal para tu peque.

Duerme: olvídate de las cosas que tienes que hacer y trata de dormir todo lo que puedas. No sólo eso, sino que este es el momento de concederte caprichos. Esta podría ser tu última oportunidad para disfrutar de un poco de tiempo para ti, así que ve a hacerte la pedicura, date un masaje en los pies, disfruta de una peli en el sofá o pasa un rato de tranquilidad con tu pareja y tus seres queridos. Estos son los últimos días sin bebé, ¡aprovéchalos!

Suscríbete para recibir más consejos sobre el embarazo.