4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40
1 2 3 4 5 6 7 8 9
1 2 3

El camino ha sido largo, pero el octavo mes de embarazo te tiene preparadas un montón de cosas fantásticas. A finales de la semana 37, tu bebé ya está casi listo para conocerte.

Recuerda que sólo un 5 % de los bebés, aproximadamente, nace exactamente en la fecha prevista y la mayoría de las mujeres se ponen de parto entre la semana 38 y la 42. Esto significa que a finales del octavo mes de embarazo, podrías ponerte de parto en cualquier momento.

Sin embargo, aunque existe la posibilidad de que el bebé nazca este mes, también podrían quedar varias semanas todavía, así que aprovecha este tiempo para prepararte.

Preparación al parto

Prepararte para el parto y conocer sus síntomas es muy importante. Sabrás que estás de parto y que no se trata de falsas contracciones (o contracciones de Braxton-Hicks) cuando las contracciones sean regulares y se produzcan en intervalos cada vez más cortos. Cuando te pongas de parto, quizás también te duela la zona lumbar, tengas calambres o sientas presión en la pelvis. Es posible que rompas aguas y quizás también tengas un poco de flujo con sangre, algo que se conoce como "pérdida del tapón mucoso".

Si empiezas a notar los síntomas del parto, ¡que no cunda el pánico! Ponte en contacto con tu médico y te aconsejará cuánto tiempo tienes que esperar en casa y cuándo deberías ir al hospital.

Síntomas del embarazo durante el octavo mes

A los 8 meses de embarazo, quizás tengas algunas molestias. ¡Lo bueno es que ya no queda nada! Los síntomas del embarazo propios de este mes pueden incluir los siguientes:

  • Torpeza
  • Secreción de los pechos
  • Falsas contracciones (contracciones de Braxton-Hicks)
  • Acidez de estómago
  • Indigestión
  • Incomodidad general debido al tamaño de la tripa
  • Dificultad para respirar
  • Cansancio
  • Dificultad para dormir
  • Pérdidas de orina
  • Sofocos
  • Cambios de humor
  • Picores en la piel
  • Aumento de peso

Dieta y ejercicio a los 3 meses de embarazo

Muchas mujeres empiezan a notar que las náuseas remiten y, en cambio, tienen más energía. Aprovecha este momento para empezar o continuar una rutina de ejercicio saludable para el embarazo. Si no estás habituada a hacer deporte, es mejor hablar con tu médico antes de empezar, aunque algunas actividades como el yoga y la natación pueden ser opciones adecuadas y seguras.

Es especialmente importante que te asegures de llevar una dieta equilibrada con comidas regulares y en pequeñas cantidades en las que incluyas proteínas, verduras, frutas y cereales integrales. Acuérdate de beber suficiente agua y no tomes más de 200 miligramos de cafeína al día.

Aunque tu médico podrá darte unas pautas de alimentación específicas para tu caso, ten en cuenta que las mujeres embarazadas deben evitar los pescados con un alto contenido de mercurio, así como el alcohol, el queso y la leche sin pasteurizar, las carnes procesadas y el huevo crudo. Además, no te olvides de lavar bien la fruta y la verdura con agua del grifo antes de comerla o cocinarla.

8 meses de embarazo: cambios por dentro y por fuera

Termina de planificar el parto: si ya llevas tiempo planificando el parto, asegúrate de que tienes copias impresas para el equipo médico que te va a atender.

Ten preparada la bolsa del hospital: prepara una bolsa de viaje para tu estancia en el hospital con todos los artículos que tú y tu pareja necesitaréis durante el parto y la estancia en el hospital. Mete también ropa y otros productos que el bebé necesitará en el hospital y de camino a casa.

Haz un simulacro: planifica cómo irás al hospital cuando llegue el momento. Piensa en varias posibles rutas por si acaso tu bebé decide nacer en hora punta, cuando haya mucho tráfico. Si el hospital lo permite, ve a conocer el área de maternidad para saber a dónde ir una vez allí. Guarda en tu móvil el teléfono del equipo que te va a atender durante el parto y la dirección del hospital y deja los datos a mano, por ejemplo, pegados a la nevera, para no tener que buscarlos en el último momento.

Ponlo todo a punto: descansa todo lo que puedas, haz los últimos retoques a la habitación del bebé y asegúrate de que la casa es segura para su llegada. Es importante estar relajada, así que procura despejar tu agenda y disfrutar de este momento.

Tu bienestar es lo primero: puedes tomar algunas medidas para estar un poco más cómoda durante el octavo mes de embarazo, como hacer ejercicios de Kegel y de respiración, practicar una buena postura y beber suficiente agua.

Suscríbete para recibir más consejos sobre el embarazo.